Basta de cursos interminables

El método definitivo para hablar un idioma en solo una semana

Ya sea para entenderte en tu próximo viaje al extranjero o para internacionalizar tu negocio local de una vez por todas, es interesante que sepas comunicarte en otras lenguas

Foto: Él sonríe y asiente, pero no entiende ni 'papa'. Que no te ocurra lo mismo cuando visites sus frías tierras natales. (iStock)
Él sonríe y asiente, pero no entiende ni 'papa'. Que no te ocurra lo mismo cuando visites sus frías tierras natales. (iStock)

Tampoco vamos a engañar a nadie. Hablar fluido un idioma que desconoces en apenas siete días, siendo capaz de mantener conversaciones largas e intensas, razonando en la nueva lengua y pronunciando a la perfección, siempre que no seas un humanoide, posible no es. Pero aprender a comunicarnos para salir adelante en un entorno hablante distinto al habitual en una semana sí lo es.

Conseguir pedir los mejores platos de la carta, caer bien a los lugareños e incluso hacer negocios hablando una lengua hasta hoy desconocida para ti, está al alcance de tu mano. Al menos así lo asegura Rana Good, quien plantea en 'Men's Journal' los cuatro pasos que debemos seguir para aprender en pocos días los conceptos básicos y ser capaces de hablar otro idioma.

No entendiste ni que te estaban pidiendo el pasaporte y te has quedado en tierra. Aprende lo básico, por el amor de dios. (iStock)
No entendiste ni que te estaban pidiendo el pasaporte y te has quedado en tierra. Aprende lo básico, por el amor de dios. (iStock)

Paso 1. Establece tus prioridades

No tienes demasiado tiempo, así que tienes que ir al grano en los conceptos a asimilar. Dependiendo de tus objetivos, necesitarás centrarte en un vocabulario u otro. Coge papel y lápiz y hazte una lista con los términos que vas a necesitar para empezar a memorizarlos y pronunciarlos. Ya sean monumentos históricos, nombres de calles, hoteles o negocios locales que quieras visitar, lleva siempre el listado a mano pero procura que los nombres te sean tan familiares que, una vez llegado al lugar, no te haga falta sacar la 'chuleta'.

Paso 2. Aprende a conjugar los verbos básicos

“Si pretendes aprender una lengua en una semana, no pierdas el tiempo con libros y CDs porque el tiempo que te llevará ir a comprarlos estaría mejor invertido en practicar el idioma”, comenta Good, quien recomienda acudir a plataformas online para empollar las lecciones rápidas y ser capaces de vocalizar frases enteras lógicas que nos ayuden a defendernos una vez llegados al terreno. La idea es conversar más allá de hacer señales en el mapa de turno que lleves en la mano, piensa que la pronunciación, las palabras más comunes y los verbos básicos en el idioma son claves para poder comenzar una conversación.

Nadie juzga tu orgullo patrio, pero hay vida más allá de nuestras fronteras y no hablan castellano. (iStock)
Nadie juzga tu orgullo patrio, pero hay vida más allá de nuestras fronteras y no hablan castellano. (iStock)

Paso 3. Conceptos básicos de supervivencia

“No importa lo que hagas, vas a tener que ir a lugares y vas a tener que comer”, nos recuerda el autor. Asegúrate de superar el 'buenos días, buenas tardes y buenas noches' que tanto repitió el personaje de Truman en aquel 'show' en formato película, y adquiere también vocabulario básico como como 'muchas gracias', 'por favor', 'podría ayudarme', 'disculpe', 'cómo se va a' o 'cómo llego a', 'sí, por favor' y, como no, las siempre útiles 'izquierda' y 'derecha'. Apúntalas y repite tantas veces sea necesario. Con estos básicos podrás llegar mucho más lejos de lo que crees sin apenas hablar el idioma nativo.

Paso 4. Queda bien: la conversación básica

Si has seguido los anteriores pasos, es probable que cuando llegues a destino le hagas relativa 'gracia' a los lugareños y quieran entablar alguna conversación contigo para saber qué haces allí. Gracias a tu esfuerzo semanal ellos creen que chapurreas su idioma, así que lánzate a hablar, no sin antes repasar, en un descuido de tus expectantes nuevos amigos, la pequeña lista con frases necesarias para mantener una conversación básica como de dónde provienes, a qué te dedicas, qué haces allí, algunos de tus gustos y aficiones y, por supuesto, la réplica para descubrir las respuestas personales de tus interlocutores.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios