La dieta de Jimmy Kimmel

“Con mi dieta como lo que quiero y he logrado perder 11 kilos”

Sigue ingiriendo pizzas, pasta y carne sin privarse en las cantidades, pero el famoso presentador estadounidense se mantiene en sus 82 kilos de peso sin apenas esfuerzo. Así es como lo hace

Foto: El antes y el después de Jimmy Kimmel. (Corbis)
El antes y el después de Jimmy Kimmel. (Corbis)

Para adelgazar es fundamental mantener un estilo de vida saludable: hacer algo de ejercicio, comer menos cantidades, más fruta y verdura y evitar carnes rojas y carbohidratos, ¿no? El actor, guionista y productor de televisión estadounidense, conocido especialmente por ser el presentador del 'talkshow' de la cadena ABC 'Jimmy Kimmel Live!', no está tan de acuerdo. Y a su realidad se remite. El humorista ha conseguido perder cerca de 12 kilos en un tiempo récord gracias a una dieta radical, y ahora, no duda en recomendarla encarecidamente.

Con su 1,85 metro de altura, en el año 2010 el peso del famoso presentador se había disparado hasta los más de 94 kilos, por lo que muy contento no estaba. Fue entonces cuando decidió seguir alguna dieta especial que en poco tiempo le ayudó a perder los excesivos kilos de más que cargaba en su rostro y abdomen, y encontró la respuesta en la Dieta 5:2. “Para mi sorpresa, mi cuerpo se mantiene en el mismo peso”, asegura Kimmel en una entrevista con 'Men's Health'.

Así de feliz luce su rostro ahora. (Corbis)
Así de feliz luce su rostro ahora. (Corbis)

La estrategia (a medias) de Jimmy Kimmel

En esencia, la Dieta 5:2 se basa en poder comer todo lo que uno quiera durante cinco días a la semana mientras que los otros dos restantes su ingesta de alimentos no puede superar las 500 calorías.

Como explica el cómico, crecer en una familia italiana rodeado de guisos y platos deliciosos pero altos en calorías y carbohidratos, ha sido su gran perdición. Confiesa que siempre ha tenido problemas para controlar las porciones que comía, por lo que necesitaba un régimen que no restringiese las cantidades de sus raciones a un tamaño ridículo, y lo encontró. “El lunes y el jueves tengo que comer menos de 500 calorías al día, así que el resto de la semana como como un cerdo. Para mi sorpresa, mi cuerpo se mantiene en el mismo peso”.

Jimmy Kimmel ha perdido más de 11 kilos y actualmente se mantiene, sin demasiado esfuerzo, en un peso medio de 82 kilos

“En los días de ayuno es bastante desagradable estar cerca de mí”, admite Kimmel en la mencionada entrevista. “Sobre todo me dedico a beber café y como pepinillos sin límites. A la hora de almorzar tomo un poco de mantequilla de cacahuete y una manzana o la clara de un par de huevos duros, y si estoy realmente hambriento, un tazón de avena. El resto de la semana soy un glotón y me alimento de pizza, pasta y carne”, asegura.

Claro que, como la inmensa mayoría de los regímenes, la Dieta 5:2 requiere mantener una rutina de ejercicios, la cual Kimmel, asegura saltarse radicalmente. ¿Su excusa para obviar el programa de actividades físicas?: “Simplemente, lo odio”, asegura tajantemente.

Imagen de Kimmel, bastante desmejorado, en el año 2010. (Corbis)
Imagen de Kimmel, bastante desmejorado, en el año 2010. (Corbis)

¿Funciona realmente el ayuno?

Pese a que algunos profesionales han puesto en entredicho los beneficios reales y la salubridad de esta dieta, Kimmel afirma que a él le ha funcionado a la perfección. A sus 48 años de edad, ha perdido más de 11 kilos y actualmente se mantiene, sin demasiado esfuerzo, en un peso medio de 82 kilos.

Como todas las dietas exprés que prometen adelgazar de forma rápida y eficaz, la polémica se ciñó sobre este régimen alimenticio desde el primer día, y lleva desde 2013 dando que hablar.

En los días de ayuno es bastante desagradable estar cerca de mí. Sobre todo me dedico a beber café y como pepinillos sin límites

Los nutricionistas que se han posicionado a favor centran sus argumentos en que el ayuno reduce los niveles de la hormona llamada IGF-1, que juega un papel muy importante en el crecimiento infantil y la pubertad, pero años después continúa teniendo efectos anabolizantes. Sus altos niveles en la edad adulta aumentan el riesgo de las divisiones celulares, tales como las del cáncer. De ahí que se relacione el ayuno intermitente con una mayor esperanza de vida y con la reducción del riesgo de padecer cáncer, diabetes y alzheimer.

Del otro lado, la postura de la comunidad médica difiere bastante de estos argumentos al negar que existan evidencias científicas sobre el hecho de que intercalar dos días de ayuno a la semana tenga beneficios para la salud. Rick Miller, portavoz de la Asociación Dietética Británica, país en el que más popular se hizo la dieta desde el primer momento, advertía en una declaraciones a 'The Independent' que este régimen puede producir hipoglucemia, problemas digestivos y estreñimiento si no se aumenta considerablemente el consumo de agua. Asimismo, el experto recalcaba que los únicos estudios científicos que hablan de los efectos del ayuno sobre la salud se han realizado en ratones de laboratorio “sin ninguna garantía de éxito en humanos”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios