¿ES UN MITO LA CRISIS DE LA MEDIANA EDAD?

A los 40 años vivimos mejor. Y desde luego, somos más felices que con 18, dice un estudio

Una vez que abandonamos la juventud y abrazamos la madurez somos conscientes de que no nos queda tanta vida por delante pero ¿realmente disminuye nuestro bienestar?

Foto: ¿De verdad eras más feliz con veinte años, cuando no tenías un duro? (iStock)
¿De verdad eras más feliz con veinte años, cuando no tenías un duro? (iStock)

Aunque la llamada “crisis de la mediana edad” es un fenómeno muy popular y ampliamente aceptado, sus bases científicas son (cuanto menos) endebles. Tirando por lo alto, sólo un 10% de las personas reconocen sufrirla y no está nada claro que la infelicidad en esta época de la vida pueda atribuirse simplemente a la edad y no a otros muchos factores variables que nada tienen que ver con ésta.

Cierto es que la idea tiene su lógica: una vez que abandonamos la juventud y abrazamos la madurez somos conscientes que no nos queda tanta vida por delante. Pero ¿somos realmente más infelices a los 40 que a los 18? De ninguna manera, asegura un nuevo estudio llevado a cabo por los profesores de psicología en la Universidad de Alberta Nancy Galambos, Harvey Krahn y Matt Johnson.

En opinión de los investigadores la crisis de la mediana edad no es más que un mito, reforzado por la cultura pop, pero falso

La mayoría de investigaciones que han tratado de desentrañar cómo cambia nuestro nivel de felicidad a lo largo de la vida han sido estudios transversales, que comparaban el bienestar percibido entre personas de diferentes edades. La novedad del nuevo estudio, que ha sido publicado en la revista 'Developmental Psychology', es que ha seguido el devenir vital de las mismas personas desde su juventud hasta su madurez. Y su conclusión es clara: la felicidad no disminuye al alcanzar los cuarenta, de hecho aumenta sin parar desde la veintena.

Un estudio de fiar

Tal como explica Krahn en la nota de presentación de la investigación, este estudio se ajusta más a la realidad que los realizados anteriormente. “No hemos hecho una basura de estudio transversal”, apunta. “Si quieres ver cómo la gente cambia a medida que se hace mayor tienes que observar a los mismos individuos a lo largo del tiempo”.

El equipo ha seguido la evolución de dos grupos, uno que ficharon en el Instituto y han estudiado desde los 18 a los 43 años y otro que reclutaron en la universidad y cuya evolución han seguido de los 23 años a los 37. Los científicos tuvieron en cuenta los hitos más importantes en la vida de los sujetos, como los cambios en el estado civil, la situación laboral o el estado de salud, pero aun teniendo esto en cuenta (además de todo tipo de variables socioeconómicas), ambos grupos mostraron un aumento general de la felicidad después de abandonar el instituto y la universidad.

¿Quién dice que a los 40 no se puede disfrutar de las cosas buenas de la vida? (Rolf Bruderer/Corbis)
¿Quién dice que a los 40 no se puede disfrutar de las cosas buenas de la vida? (Rolf Bruderer/Corbis)

Hasta la fecha, las investigaciones más celebres sobre la crisis de la mediana edad habían sido las realizadas por el profesor de Economía de la Universidad de Warwick Andrew Oswald, creador de la idea de que la felicidad tiene forma de “U”. Según este, los picos de nuestro bienestar se encuentran en el alba y el ocaso de nuestra vida, es decir, durante nuestra adolescencia (aproximadamente a los 20 años) y nuestra senectud (con un pico en los 70).

Para Oswald nuestra felicidad toca fondo en torno a los 40 años y no es hasta cumplir los 50 cuando comenzamos a escalar por la pared de la “U” y nuestro bienestar va aumentando. Pero para Galambos y sus colegas esta teoría es tan falsa como un billete de 60 euros pues, si bien es posible observar un pequeño descenso de la felicidad percibida al cumplir los 43 años, en líneas generales los niveles de felicidad no dejan de ascender según vamos cumpliendo primaveras. La felicidad no tiene forma de "U": es una rampa ascendente. 

A los 40 años vivimos mejor. Y desde luego, somos más felices que con 18, dice un estudio

La crisis de mediana edad no existe

En opinión de los investigadores la crisis de los cuarenta no es más que un mito, reforzado por la cultura pop y muy conveniente en lo que respecta al 'marketing', pero falso. Y hay cinco conclusiones de su estudio que refuerzan la idea:

1. En términos generales, la gente es más feliz en sus primeros cuarenta que con 18 años.

2. La felicidad empieza a aumentar con más velocidad en torno a los 18, pero también se acelera a partir de los 30.

3. La felicidad es mayor en los años en que las personas están casadas y gozan de mejor salud física (algo que suele ocurrir a los 40) y es menor cuando están desempleados algo que, al menos en España, es más frecuente entre los jóvenes.

4. El aumento de la felicidad entre la adolescencia y la cuarentena no es consistente con lo que entendemos como “crisis de la mediana edad”.

5. El aumento de la felicidad en la mediana edad refuta la teoría de que la felicidad tiene forma de “U”, que asume que ésta disminuye entre la adolescencia y la cuarentena.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios