habla a través de lenguaje gestual y táctil

Una clínica catalana implanta por primera vez en España un ojo biónico a un sordociego

A pesar de ser sordo, ciego y mudo, Carlos Martínez ha llevado una vida dentro de la normalidad: se ha casado tres veces, ha tenido una hija y se ha lanzado en paracaídas

Gracias a las novedades en tecnología, una persona sordociega podrá recuperar parte de la visión después de pasar por quirófano. El responsable de realizar la operación fue el Centro Oftalmológico Barraquer, líder en España en el desarrollo de la visión artificial, que implantó el pasado martes un 'ojo biónico' a través de la tecnología Argus II a un paciente sordociego, en una operación pionera en España y Europa, ha anunciado la clínica.

El coordinador adjunto del departamento de vítreo retina del centro y uno de los dos únicos cirujanos en España habilitado para realizar este tipo de cirugía, Jeroni Nadal, fueel encargado de ejecutar esta cirugía. Se trata de un tratamiento innovador que, por segunda vez en el mundo, se aplicará a un paciente con síndrome de Usher, es decir sordociego que solo puede comunicarse a través del lenguaje de los signos.

El sistema de prótesis de retina Argus II, fabricado y desarrollado íntegramente por la empresa americana Second Sight, es conocido como 'ojo biónico' o 'implante de retina' y se propone activar una estimulación eléctrica de la retina para aumentar la percepción visual en personas ciegas. Una micro cámara alojada en las gafas del paciente captura las imágenes y éstas se envían a un pequeño ordenador que el paciente lleva encima, donde se procesan y transforma en instrucciones, y éstas se transmiten de forma inalámbrica a la antena del implante de retina.

Estos impulsos estimulan las células sanas que quedan en la retina y transmiten la información al cerebro a través del nervio óptico para crear la percepción de patrones de luz, los cuales los pacientes aprenden a interpretar.

"Iré a ver la Torre Eiffel"

Carlos Martínez, como así se llama el primer sordociego de España en recibir este ojo biónico –en Europa ya hubo un caso anterior–, tiene claro que lo primero que hará cuando consiga ver será viajar a París para ver la Torre Eiffel. Así lo ha confesado en una entrevista concedida a ABC, donde además reconoce que su ceguera no es de nacimiento, sino que le llegó cuando tenía 40 años.

A pesar de ser ciego, sordo y mudo, Carlos ha llevado una vida normal. Se ha casado tres veces y ha tenido una hija, actualmente tiene pareja y no sale a la calle sin su inseparable perro guía y su bastón. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios