UN APRENDIZAJE INMERSIVO

El método infalible para aprender inglés que se ha extendido en la India

Fue colonia británica y la mayoría de 'call centers' están instalados allí; sin embargo, solo un 30% de la población hablaba el idioma de la reina Victoria. Hasta ahora

Foto: Este hombre se tomó la inmersión lingüística al pie de la letra. (iStock)
Este hombre se tomó la "inmersión" lingüística al pie de la letra. (iStock)

Todos hemos oído hablar del sistema de castas en la India, que divide a las personas en estratos sociales según su origen, siendo los brahmanes la casta superior y los intocables (parias) la más baja, tanto que ni siquiera los consideran dentro del propio sistema, sino como animales. A nadie le sorprenderá que a esta segregación social y económica tradicional se le una otra separación más sencilla, la de las personas que hablan inglés y las que no. Y es que muchos de nosotros creemos que la mayoría de los indios dominan el idioma de la reina Victoria, ya que la India fue colonia británica desde 1857 (tras la rebelión de los cipayos) hasta 1947 (Gandhi y su protesta no violenta de desobediencia civil). Pero solo un 30% de una población de cientos de miles habla inglés; los demás se comunican en uno de los 400 idiomas nacionales o 2000 dialectos del país.

Imaginen entonces lo que debe representar haber nacido en una ciudad como Nueva Delhi, caótica y veloz, y no ser capaz de entender lo que dice el rótulo de una tienda o el menú de un restaurante, el prospecto de un medicamento, una multa de tráfico... Y en el fondo, piensan los poderosos, ¡qué importa! Tampoco pueden permitírselo; y mientras, la rueda de molino de las desigualdades gira a perpetuidad. ¿Podremos detenerla?

Cada vez más personas en la India dan importancia al intercambio cultural y abren sus hogares para recibir a extranjeros y practicar idiomas

La globalización, sin embargo, también tiene sus ventajas, al menos si sabes ver la oportunidad. Hoy en día muchos ciudadanos indios están aprendiendo esta lengua tan necesaria para moverse en una sociedad sin fronteras, aunque sí de clases, gracias a su ambición profesional, y sin acudir a una academia. ¿Cómo? A través de las plataformas de economía colaborativa que en los últimos años se han extendido en ciudades como Calcuta o Bombay.

La necesaria inmersión lingüística

Prashant Choudhary nació en Nueva Delhi y jamás ha asistido a clases de inglés; no obstante, en muy poco tiempo lo habla con fluidez por un giro del destino y su deseo de progresar laboralmente. Trabajaba en una agencia de seguros cuando decidió que quería ser su propio jefe, así que se convirtió en taxista de Uber, una aplicación que une a conductores profesionales con pasajeros necesitados de transporte. De esta forma, el recién estrenado como autónomo tuvo que enfrentarse a manejar una aplicación tecnológica en un idioma desconocido y dar servicio a turistas de todas partes con pocos o ningún conocimiento de la lengua: “Ser taxista de Uber ha aumentado mi confianza y, como tengo que hablar constantemente con clientes de diferentes países, he mejorado muchísimo mi dominio del inglés”, explicaba a la BBC.

Un caso parecido es el de Ram Kidambi, una madre de familia del sur de la India que se ha unido a AirBnB para alquilar habitaciones a extranjeros que pasan cortas temporadas en el país. Si bien confiesa hablar inglés con fluidez, este tipo de intercambio le ayuda a aprender nuevas frases y argot norteamericano. “Exponerme a diferentes culturas y lenguas en mi propia casa y en un ambiente informal es una de las experiencias más gratificantes”, sostiene. Y no es la única: más de 9.000 hogares indios participan en esta plataforma y sus usuarios valoran sobre todo el intercambio cultural, que permite a mayores y niños interactuar con viajeros de todo el mundo.

En India el inglés es el idioma vehicular de las élites y los negocios y una inmensa mayoría de los ciudadanos se sienten desplazados en su propio país

Esta tendencia está en alza en todo el país y no únicamente en cuestión de alojamientos o transportes. Por ejemplo, si un extranjero quiere probar la verdadera comida hindú puede acudir a casa de alguno de los usuarios de PlateCulture para degustar un plato casero y charlar.

Una posible baza contra la desigualdad

“La forma más inteligente de aprender inglés es en la calle, haciendo frente a las necesidades y situaciones que se te plantean en tu vida diaria”, dice Lea Aylett, directora académica en 'The Language Gallery'. Porque los profesores de idiomas han notado la increíble mejora de sus alumnos gracias a tener acceso a la tecnología y abrirse al mundo. No obstante, como ya comentábamos, no siempre aprende el que quiere, y una gran mayoría de la población del país no puede beneficiarse de una academia de idiomas. Y aun cuando el gobierno intenta incentivar políticas inmersivas, estas oportunidades laborales son un filón de crecimiento para los indios y podrían reducir las grandes desigualdades que existen entre una élite anglófona, que estudia en el extranjero o en escuelas privadas, y el resto. Aunque, conviene recordar, que todavía hay una miseria mayor, la de entre 577 y 630 mil personas analfabetas.

Un rayo de luz se abre paso entre los nubarrones de contaminación y las extensísimas zonas de chabolas de la India, donde miles de personas viven sin acceso a agua ni electricidad, y en condiciones de higiene muy pobres. Si un mayor número de ciudadanos consigue hacerse camino internacional gracias al aprendizaje de idiomas, la brecha entre la élite y los demás se reducirá y el intercambio cultural favorecerá nuevas formas de pensamiento más abiertas, que no naturalicen la pobreza.

Y si no, siempre podemos recurrir a la ley del karma...

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios