LOS CHINCHES NO SON EL MAYOR PELIGRO

Por qué no deberíamos dormir desnudos en las camas de los hoteles

Dormir en cueros, ¿siempre o en casa? Aunque la ciencia nos hable de sus beneficios para la salud, hay algunas excepciones. Estas son las situaciones que podrían ocurrirte

Foto: A saber lo que habrá bajo las sábanas... (iStock)
A saber lo que habrá bajo las sábanas... (iStock)

Seguro que recuerdas ese chiste clásico sobre un cliente que se queja al camarero de que en su sopa hay una mosca, y a quien el mesero responde: 'Cállese que no hay para todos'. ¿Por qué podemos formar un escándalo si encontramos un cabello en una crema de apio y, sin embargo, hacemos la vista gorda si el pelo está en la almohada de una habitación de hotelnbsp;Jamás pensamos: 'Eh, ¿hace cuánto han cambiado las sábanas?'. Y más aún si se acostumbra a dormir desnudo, cosa que, por otro lado, algunos médicos recomiendan, y seguimos haciéndolo fuera. Pero, ¿realmente es recomendable dormir piel con sábana en un lugar extraño?

Esta misma pregunta se la hicieron los lectores de 'Quora', en relación al post de un usuario que, alegremente, presumía de dormir siempre en cueros cuando viajaba, y añadía: “¿De qué os preocupáis? Ni los pijamas ni la ropa interior os protegerán contra los ladrones, los chinches ni el monstruo que vive debajo de la cama”.

Exceptuando a este último, al que puede ser que asustes tú más que al contrario si te encuentra en bolas y roncando, la advertencia contra chinches y visitas inesperadas son dos de los mayores “pero” que los usuarios de la web encontraron para no dormir desnudo en hoteles, y menos en pensiones, por no hablar de albergues (ya que la cosa puede acabar en cama redonda).

Algunos hoteles de tres estrellas hacen limpieza a fondo de las habitaciones cada tres o cuatro meses y lavan las colchas cuatro veces al año

¿Alguna vez has pensado cada cuánto limpian los cuartos de los hoteles? Cada semana, como en casa, dirás. Aquí van algunos datos publicados el pasado año en 'Buzzfeed' que tal vez te produzcan un leve picor generalizado: según el 'site', una anónima cadena de hoteles de tres estrellas hace limpieza a fondo de los cuartos cada 3 o 4 meses, y cuando decimos “a fondo” nos referimos a quitar las sábanas bajeras, airear y dar la vuelta al colchón. ¿Y las cortinas de la ducha y las colchasnbsp;Cuatro veces año, que hay que economizar… Y ten, además, en cuenta que los colchones deberían renovarse cada cinco años, dicen los expertos, inclusive si se giran a menudo.

Que no te pillen en pelotas

Si bien es cierto, como apuntó otro internauta, que los chinches pueden traspasar la ropa y los insectos te picarán tanto si llevas pijama como si no, hay otro tipo de situaciones en las que vestir un triste calzoncillo (mejor sin calcetines), te resultará menos vergonzoso. Por ejemplo, en caso de que haya un incendio, ¿estás seguro de que te dará tiempo de ponerte los pantalones?

Así lo explicaba la blogger de viajes Dalia Lourenço, quien jamás recomendaría a nadie dormir desnudo, ya que nunca se sabe cuándo va a haber una emergencia. “Si aun así decides hacerlo, asegúrate de tener como mínimo el albornoz junto a la cama”, aconseja.

Aunque tal vez la respuesta más imaginativa y un tanto beoda la dio cierto usuario, a quien debió ocurrir la siguiente situación: “Si en el hotel hay bar y tomas unas cuantas cervezas antes de irte a la cama, ve al baño justo al entrar en la habitación. De lo contrario, igual te levantas a oscuras en mitad de la noche y confundes la puerta del lavabo con la de la habitación, y apareces desnudo en mitad del pasillo y sin llave del cuarto (¡y encima necesitas orinar!)”.

Dormir desnudo también tiene sus beneficios: regula la temperatura de nuestro cuerpo y nos ayuda a descansar más y tener un sueño reparador

No obstante, quién puede negarnos que dormir desnudo y sentir el frío tacto de las sábanas nada más meterte en la cama no es placentero, además de saludable en más de un sentido.

De acuerdo a la doctora y nutricionista Sarah Brewer, dormir como nuestra madre nos trajo al mundo regula nuestra temperatura corporal y nos ayuda a descansar mejor. “El motivo es que las personas tienden a dormirse más rápidamente y su sueño es más reparador cuando la temperatura es más baja”, aseguró a 'MailOnline'.

Además, evitar pijamas podría afectar postivamente a las personas que sufren alguna enfermedad de la piel y previene el sobrecalentamiento corporal. Aunque a veces también lo provoque, pero de otra manera... Porque el contacto físico entre dos cuerpos desnudos mejora la intimidad de la vida en pareja, “nos da una mayor sensación de libertad y nos hace sentir más sexis”, explica Brewer.

También beneficia a los hombres con déficit de testosterona, equilibrando los niveles hormonales; e igualmente ayuda a combatir los dichosos sofocos de la menopausia en las mujeres.

Así que ya sabes, si te encanta dormir desnudo y quieres seguir haciéndolo cuando salgas de viaje, ten en cuenta los posibles inconvenientes, como que entre un ladrón en la habitación. Aunque si está bien plantado y es de guante blanco, igual hasta sacas provecho.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios