"No podemos indignarnos por los enchufes de un alcalde y tolerar el Excel de Deloitte"
  1. Alma, Corazón, Vida
¿SON DISTINTOS EL NEPOTISMO PÚBLICO Y EL PRIVADO?

"No podemos indignarnos por los enchufes de un alcalde y tolerar el Excel de Deloitte"

¿Merece el mismo reproche el enchufe privado que el público? ¿Por qué en nuestro país importan más los contactos personales? ¿El trabajo de las grandes auditoras afecta solo al sector privado?

Foto: "No podemos indignarnos por los enchufes de un alcalde y tolerar el Excel de Deloitte"
"No podemos indignarnos por los enchufes de un alcalde y tolerar el Excel de Deloitte"

"Deloitte, empresa privada, puede contratar a chimpancés si eso les hace felices. Otra cosa es que sea más o menos productivo, pero no nos afecta". "Entiendo la sorpresa por que se haga público, pero todas las empresas tienen 'el Excel de los enchufados". "Si Deloitte hace enchufismo, peor para ellos. El mercado al autorregularse les penalizará... jajajajaja perdón, no, todo seguirá igual".

Estas son solo algunas de las muchas reacciones que se podían leer este martes en las redes sociales después de que El Confidencial publicase un documento interno de la firma de consultoríaen que se ponede manifiesto cómo los altos cargos de la compañía 'recomendaban' la contratación de más de 100 jóvenes. Como se apreciaen el archivo, los socios de mayor jerarquía tienen mayor capacidad de 'referir' nuevos empleados.Algunos incluso 'refieren' a chicos con los que comparten apellido.

Pero los testimonios recabados por este diario entre empleados del sector y los datos de distintas encuestas dejan claro que Deloitte no es la únicaque emplea estas prácticas y que España es un país especialmente propenso a que los jóvenes encuentren su primer trabajo por contactos familiares.

El asunto de fondo remite a la desigualdad de oportunidades en nuestra sociedad, y las reacciones a la noticia demuestran que algunas preguntas no tienen una única respuesta. ¿Merece el mismo reproche el enchufe en la empresa privada que en la función pública? ¿Por qué en nuestro país importan más los contactos personales? ¿Realmente el trabajo de las grandes auditoras afecta solo al sector privado?

"No puede ser que nos parezca fatal que un alcalde enchufe a su parentela y que en una empresa nos parezca normal", considera Elisa de la Nuez, coeditora de '¿Hay Derecho?'. "Hay una cierta esquizofrenia en eso. Es la cultura de un país atrasado, en la que no solo se está perjudicando a unas personas frente a otras sino también a la sociedad: la cultura del amiguismo nos hace perder a gente con talento".

"Yo he visto el 'intercambio de cromos' en reuniones, en cenas: 'Tu hijo hace las prácticas en mi despacho y el mío en el tuyo, ¿vale?'. Y entonces hay chicos que no la hacen en ningún despacho", apunta la secretaria general de la fundación ¿Hay Derecho?, que considera que es necesario que "haya debate público" sobre estas cuestiones.

%3Cblockquote%20class=%22twitter-tweet%22%20lang=%22es%22%3E%3Cp%20lang=%22es%22%20dir=%22ltr%22%3EA%C3%B1ado%20m%C3%A1s%20pesta%C3%B1as%20al%20Excel%20de%20Deloitte:%22Tienen%20tierras%22%20%22Su%20padre%20pag%C3%B3%20la%20piscina%20de%20su%20colegio%22%20%22Ha%20estrellado%20ya%20tres%20coches%20de%20papi%22%3C/p%3E—%20Mar%C3%ADa%20(@Merita5)%20%3Ca%20href=%22https://twitter.com/Merita5/status/661497052371820544%22%3Enoviembre%203,%202015%3C/a%3E%3C/blockquote%3E%20%3Cscript%20async%20src=%22//platform.twitter.com/widgets.js%22%20charset=%22utf-8%22%3E%3C/script%3E

Luis Enrique Alonso, catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, también considera que la aceptación de este tipo de prácticas perjudicaa toda la sociedad. "La igualdad de oportunidades o el criterio del mérito son esencias de la modernidad. Si eso se rompe, se rompe uno de los pilares de la organización moderna, sea pública o privada. Las mejores calidades organizativas están en los países que respetan esas normas, mientras que los que se entregan al 'familismo' están más lejos de la racionalidad capitalista".

"Alguien bueno no recomienda gente mala"

Menos alarmista se muestra el 'headhunter' Alfonso Villarroel (Villarroel&Hunter), que trabaja para grandes multinacionales españolas yconoce bien los procesos de selección de las 'big four'. "Lo principal es tener en cuenta una cosa: alguien que sea bueno nunca te recomienda un 'maula", señala. "Un socio no dice 'este entra sí o sí', eso ya no funciona como en el franquismo. Todo el mundo da referencias para los trabajos, pero al final lo que quieres es que te pinten bien la pared. Nadie contrata a un referenciado si no te sabe pintar la pared. Yo he evaluado candidatos referenciados que eran familiares directos y han sido descartados, nadie hace tonterías".

"Hemos mejorado mucho desde hace años, cuando había un concepto mucho peor que el enchufado: el prisionero. Ese era el hijo tonto, o el cuñado tuercebotas, y se veía mucho en las 'utilities' (electricidad, gas...). Hemos ido a mejor, en esas ya no pasa ahora que estamos en competencia. Es cierto que en empresas como Renfe o Aena es distinto, y posiblemente sus procesos sean mejorables", continúa Villarroel.

"Aunque sí hay empresas más ancladas en la comodidad y cogen siempre gente del mismo perfil porque saben cómo son. Ya sean 'icades', 'carlos terceros'... La diversidad es un valor muy positivo, pero se ve a largo plazo. A corto plazo lo que ves es 'este es de los míos, esquía donde voy yo, juega al rugby donde jugaba yo'. De manera inconsciente,buscan sentirse cómodos desde el primer día", relata el 'headhunter'.

El enchufismo y la falta de competencia

"En el caso de España, las estadísticas acerca de cómo encuentra trabajo la gente muestran que nuestras conexiones son menos informativas y están más asociadas al favoritismo", explica Manuel Bagues, profesor de la School of Economics de Helsinki y experto en procesos de selección. "La teoría económica sugiere que esto reflejaría que las empresas españolaso bien tienen problemas de gobernanza, o bien operan en mercados poco competitivos, y por eso se pueden permitir el lujo de no contratar a los mejores".

Una variable, la de la escasa competencia, afecta de lleno a las cuatro grandes auditoras (Deloitte, KPMG, EY y PwC), que copan el mercado en una cierta condición de oligopolio: estas cuatro firmas gestionan las tareas de vigilancia de la práctica totalidad del Ibex 35, avalando sociedades cotizadas que apelan al ahorro del gran público. No en vano, el mundo anglosajón diferencia entre empresa 'estatal'(propiedad del Estado) y 'pública'(cotizada en bolsa). Como es sabido, varias de las grandes compañías del Ibex son herederas de monopolios públicos, gestionan servicios universales o dependen en gran medida de contratos de la Administración.

"Pero el trabajo hay que hacerlo igual, así que las auditoras no se pueden permitir a gente mala", apunta Villarroel. "Yo achaco la importancia de los contactos en España a que aquí somos mucho más sociales. Los anglosajones han inventado hace poco el 'networking', pero aquí siempre hemos sido más relacionales, más humanos. Yo voy a cenar fuera, el 'maître' se entera de que soy 'headhunter' y a la que puede me empieza a hablar de su hija".

Deloitte Nepotismo Recursos humanos Consultoría Desigualdad
El redactor recomienda