LA HERENCIA ES LO QUE IMPORTA

El “repugnante” hijo que cobra 550 euros a su madre por ir a verla a la residencia

Un consultor financiero británico no ha dudado en confesar al juez que cobraba a su madre por visitarla y manejar sus bienes lo mismo que cobraba a sus antiguos clientes

Foto: La soledad es un gran problema para las personas mayores. (iStock)
La soledad es un gran problema para las personas mayores. (iStock)

Aunque muchas familias no tienen más remedio que llevar a sus mayores a una residencia de ancianos, hay otras que, sencillamente, utilizan este recurso básico para deshacerse de ellos, más aún cuando pueden hacerlo sin gastar un duro utilizando los ahorros del internado.

Se trata de una acusación dura pero, por desgracia, existen hijos que nadie querría tener. Como informa 'The Daily Mail', un juez británico del 'Court of Protection' –un juzgado especial encargado de velar por los intereses de las personas incapacitadas– ha tenido que procesar a un consultor financiero de 62 años, Martin, por cobrarle a su madre de 87 años, Sheila, 400 libras al día (550 euros) por visitarla en la residencia.

El juzgado se percató de la situación cuando el asilo en el que vivía demandó al representante legal de la anciana, su hijo, el pago de una factura de 29.000 libras (unos 40.100 euros), avisando además de que “raramente iba a visitarla”. El juez encargado del caso, Denzil Lush, descubrió entonces el hombe había sustraído 120.000 libras (166.000 euros) de la cuenta de su madre desde que se había declarado su incapacidad por sufrir demencia senil y, aun así, debía dinero.

Martin debía facturas de la residencia de su madre desde junio de 2014 porque se negaba a pagar sus costos de cuidado personal

Martin, que había trabajado como jefe de proyecto en Ernst and Young, tenía plena potestad para manejar los bienes de su madre –incluida su casa, que había vendido hace nueve años por 189.000 libras– y actuar como su abogado. Y no dudó en confesarle al juez que le cobraba por visitarla en la residencia y manejar sus bienes lo mismo que cobraba a sus antiguos clientes de la consultoría.

“Nos cobraban demasiados artículos de higiene”

Martin no sólo cobró a su madre por las visitas, además retiró de su cuenta 49.143 libras (68.000 euros) por sus servicios al demandar al Servicio Nacional de Salud de Gales, que, según él, debía pagar las facturas de su anterior asilo. Martin ganó la demanda y recibió un cheque de 68.146 libras, que cobró él “como parte del pago por los costes en que había incurrido”.

El juez descubrió también que Martin debía varias facturas de la residencia de su madre desde junio de 2014 porque se negaba a pagar sus costos de cuidado personal. “Nos cobraban un montón de productos de higiene”, explicó el consultor en la vista. “Además, no creo que necesite teñirse el pelo. Sé que son minucias. Pague los cargos en 2014 y los pagaré este año”.

Es difícil encontrar a un abogado más cruel y calculador, que abuse de forma tan flagrante de su posición de confianza

El consultor no dudó, además, en advertir al juez que “no tenía mucho sentido” hacer que devolviera el dinero a su madre: “Yo soy el único beneficiario de la herencia y cualquier restitución volverá a mi cuando mi madre se muera, que teniendo en cuenta su estado actual de salud, es probable que sea más pronto que tarde”.

El juez Lush calificó la actitud de Martin como “repugnante” y le explicó que, aunque no tuviera sentido, le iba a hacer pagar por lo ocurrido: “Es difícil encontrar a un abogado más cruel y calculador, que abuse de forma tan flagrante de su posición de confianza y actué con mala fe de forma persistente. Este juzgado pondrá a Sheila en el centro del proceso de toma de decisiones por primera vez en 11 años, en vez de considerar que es más importante la conservación y mejora de la herencia de su hijo”.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios