¿DEBEMOS LIBERALIZAR EL MERCADO DE medicinaS?

Estas son las “peligrosas” consecuencias de vender fármacos en cualquier supermercado

Un informe de Competencia insta a liberalizar el mercado de fármacos, algo que, asegura, beneficiaría a todos los consumidores. ¿Qué pasaría si pudiéramos comprar paracetamol en todas partes?

Foto: La venta de medicamentos sin receta en los supermercados es habitual en países como EEUU, Reino Unido o Alemania. (IStock)
La venta de medicamentos sin receta en los supermercados es habitual en países como EEUU, Reino Unido o Alemania. (IStock)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó ayer un informe en el que insta a liberalizar el mercado de los medicamentos en España, ya que, en su opinión, la regulación actual “tiene un impacto negativo sobre la competencia y, en consecuencia, perjudica a los pacientes como consumidores de estos productos, incrementa el coste de aprovisionamiento del sector público y reduce el bienestar general”.

El informe de la CNMC echa toda la carne en el asador: insta a que se permita la venta de medicamentos sin receta en cualquier establecimiento, pide la liberalización de la venta 'online' de todo tipo de fármacos –también los de prescripción (aunque bajo supervisión de un técnico competente)–, y recomienda que se supriman la mayoría de restricciones que hasta ahora rigen la apertura de nuevas oficinas de farmacia, lo que posibilitaría su concentración vertical, esto es, la aparición de cadenas.

Hay que apuntar, además, que la CNMC recomienda la venta libre de medicamentos en cualquier establecimiento pudiendo “valorar la conveniencia de la intervención de un técnico competente”, esto es, se plantea incluso que se vendan medicamentos en los supermercados sin ningún tipo de asesoramiento.

En Argentina han tenido que aprobar el retorno de los medicamentos sin receta a las farmacias porque se abusaba de la medicación

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no tardó en leerle la cartilla a la CNMC, defendiendo el modelo español de farmacia vigente en un comunicado en el que asegura que las prácticas propuestas “pondrían en riesgo la salud de los ciudadanos”, ya que “equiparan el medicamento con cualquier otro bien de consumo”.

Pero, pese a la presta respuesta de la cartera que dirige Alfonso Alonso, la CNMC ha vuelto a abrir el melón de la liberalización de las farmacias, un debate que resurge periódicamente envuelto en polémica.

La venta de fármacos sin receta aumentaría la automedicación. (iStock)
La venta de fármacos sin receta aumentaría la automedicación. (iStock)

“Todos los medicamentos son tóxicos”

Es habitual escuchar que los farmacéuticos sólo buscan defender una regulación proteccionista inexistente en otros sectores. Ellos, claro está, defienden que los medicamentos no pueden venderse como si fueran chucherías. Pero lo primero que deberíamos plantearnos es qué impacto tendría sobre nuestra salud la posibilidad de adquirir los medicamentos en un supermercado o una página web.

En opinión de la doctora Isabel Portero, profesora de Medicina de la Universidad Complutense de Marid especializada en el desarrollo de fármacos, la venta de medicamentos sin receta fuera de las farmacias tendría muchas consecuencias, y no buenas: “Aunque haya medicamentos que no necesiten receta médica como tal no significa que no necesiten el apoyo del farmacéutico. Vender medicamentos en el supermercado presupone un conocimiento muy alto por parte de la población general sobre qué son y cómo funcionan. El riesgo es alto, porque la mayoría de la gente no sabe de estas cosas y en un supermercado no hay nadie que les pueda aconsejar”.

Este tipo de medidas pueden ser peligrosas e inducir a error, pues dan a entender que los medicamentos sin receta no son peligrosos

De la misma opinión es Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos que asegura además que en los años 90 muchos países adoptaron sistemas similares al que propone Competencia y tuvieron que dar marcha atrás: “En Argentina el Parlamento ha tenido que aprobar el retorno de los medicamentos sin receta a las farmacias porque estaban causado problemas de abuso de la medicación”

Según un reciente estudio elaborado por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos, el 23,7% de los españoles que consumen analgésicos para el dolor lo hace de forma automedicada, un porcentaje que presumiblemente podría crecer si se aprobaran las medidas de la CNMC.

En opinión de Portero, es necesario que sepamos que los medicamentos que pueden adquirirse sin receta son también peligrosos: “Todos los medicamentos tienen toxicidad asociada. El 100%. Si los paracetamoles se vendieran en los supermercados a lo mejor hay gente que interpretaría que son inofensivos como un caramelo, pero no es cierto, una intoxicación por paracetamol es muy grave y se alcanza con una dosis pequeña. No se pueden vender medicinas como se venden tampones”.

La doctora advierte también del efecto psicológico que tendría la posibilidad de adquirir medicamentos en cualquier establecimiento: “Si a la gente le dejas se acaba automedicando. Que una persona sana se tome un ibuprofeno en casa porque le duela la cabeza lo veo normal y no necesitas ir al médico para eso. Pero hay personas con enfermedades graves, ancianos con montón de medicación, niños…, colectivos vulnerables en los que este tipo de medidas pueden ser peligrosas e inducir a error, pues dan a entender que los medicamentos sin receta no son peligrosos”.

En España hay una farmacia por cada 2000 habitantes, uno de los mayores ratios del mundo. (Efe)
En España hay una farmacia por cada 2000 habitantes, uno de los mayores ratios del mundo. (Efe)

Un paso más en la liberalización de la salud

No cabe duda de que la CNMC es un organismo público cuya misión es garantizar la libre competencia y regular los mercados y, en este sentido, su informe cumple su cometido, pero ¿hasta que punto deben usarse criterios económicos en la organización de un sistema sanitario?

La propia comisión asegura que es “plenamente consciente de la necesaria protección del interés público, en cuanto a la seguridad y acceso a los medicamentos, que es inherente a la regulación de su distribución minorista”; pero, al mismo tiempo, insta a acabar con la mayoría de restricciones en lo que respecta a los fármacos sin receta, algo que ya han hecho países europeos como Alemania, Reino Unido, Holanda o Irlanda, donde pueden adquirirse en supermercados, tiendas de comestibles o gasolineras.

En España hay mucha población vulnerable, porque estamos muy envejecidos. Me imagino a los ancianos haciendo cola en el supermercado

En opinión del portavoz de los farmacéuticos, el informe de Competencia es duro, pero es más de lo mismo. “Ya sabíamos que iba a salir el informe y cuál iba a ser el resultado”, asegura. En un comunicado la institución que preside ha zanjado el tema de forma breve y concisa: “Los modelos regulados de Farmacia –como el español– han sido ya analizados y varias sentencias del Tribunal Europeo de Justicia han establecido que dicha regulación no es contraria al Derecho de la Union Europea y está justificada al ser beneficiosa para los ciudadanos y el sistema nacional de salud”.

“Cuando todo el mundo está en la misma linea, todo el mundo pone en valor este sistema, dice que es un modelo a exportar, los tribunales te han dado la razón y los profesionales se han pronunciado diciendo que esto es bueno…, que nos expliquen ellos por qué hay que cambiarlo, porque no lo veo”, zanja Aguilar. El portavoz de los farmacéuticos asegura, además, que estas medidas no abaratarían el precio de los medicamentos: “En Portugal cambiaron la ley hace unos años y el precio de los medicamentos sin receta ha aumentado un 18% mientras que ha bajado el precio de los fármacos para los que se necesita prescripción médica”.

Portero no discute que en lo que respecta a la cuestión económica el informe de la CNMC no sea acertado, pero cree que la salud debería estar por encima de cuestiones relativas a la competencia. “Es preferible tener un monopolio si eso garantiza la salud de los ciudadanos”, asegura la doctora. “¿Quiere asumir esto la sociedad? Yo creo que no debería. En España hay mucha población vulnerable, porque estamos muy envejecidos. Ya me estoy imaginando a los ancianos haciendo cola en los supermercados”.

La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, que representa a las compañías que según Aguilar se beneficiarían más de las propuestas de Competencia, ha valorado positivamente el informe de Competencia, y asegura que “la reserva de la actividad de dispensación de medicamentos a las oficinas de farmacia supone una restricción de la competencia desproporcionada e innecesaria para asegurar la protección de la salud pública”. En su opinión, siempre que se impogan una serie de requisitos sanitarios mínimos de conservación e higiene, las medidas propuestas serían positivas pues “reducirían el precio de los medicamentos, como consecuencia de una mayor competencia”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios