Idiomas: Brutal: así es como enseñan el inglés en los institutos chinos de élite
UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE LA ESCRITURA

Brutal: así es como enseñan el inglés en los institutos chinos de élite

Un puñado de imágenes virales nos ayudan a entender mejor la formación que reciben los alumnos orientales en alguno de los centros más exigentes y cómo será el futuro de una tradición milenaria

Foto: Un ejemplo de los trabajos de los estudiantes chinos.
Un ejemplo de los trabajos de los estudiantes chinos.

Durante los últimos días han comenzado a circular por la red las imágenes de unos trabajos realizados por los alumnos de un colegio chino de la provincia de Heibei, al norte del país, justo al otro lado del Río Amarillo. No es de extrañar. Acostumbrados a que nuestra caligrafía sea cada vez peor, y no sólo en las prescripciones de los médicos o en los apuntes universitarios, sorprende el cuidado con el que cada una de las letras está escrita. Si nos dijesen que es una tipografía generada por un ordenador, no nos extrañaría.

Los textos llaman la atención no sólo por la rigidez del trazo, que provoca que no haya ninguna de las variaciones de intensidad tan habituales al escribir rápido, sino también por la irreal semejanza entre todas las representaciones de la misma letra y la distancia de separación entre una y otra. De hecho, las correcciones más habituales se refieren a estas dos últimas características: en un ensayo, por ejemplo, se señala una “a” porque, al parecer, está mal escrita (aunque a nuestro ojo parece perfectamente normal), y en otro, el profesor tacha varias líneas puesto que las letras –y esta vez es evidente– están demasiado pegadas.

Este es el modelo que los estudiantes deben imitar.
Este es el modelo que los estudiantes deben imitar.

“Ni una línea más, ni una línea menos”, es uno de los comentarios del profesor en una de las pruebas. No sólo la caligrafía es bella, sino que debe ser obediente: el desafortunado alumno que escribe las “g” con un único trazo ve cómo todas ellas aparecen tachadas. Cada cual debe decidir si, más allá de la belleza estética de los documentos (que resulta indudable), es preferible favorecer la comodidad y el pragmatismo o una correcta caligrafía.

China cada vez está más preocupada por la enseñanza del inglés, algo que le ha llevado a ofertar muchas plazas para estudiantes extranjeros que conocen el idioma. Como explica 'Around the World in 80 jobs', la mayor parte de puestos son cubiertos con profesoras, ya que se considera que son más amigables y entienden mejor a los niños. Por lo general, las aulas orientales son mucho más grandes que en Occidente (pueden llegar a los 80 alumnos), aunque depende de la zona del país. Se favorece ante todo la enseñanza del inglés oral, especialmente después de que en 2008 se replantease por completo la enseñanza de dicha lengua introduciendo programas voluntarios de 9 años que adoptan el sistema internacional.

Lo que está claro es que este no es un colegio chino cualquiera. Se trata de uno de los institutos más famosos de todo el país, hasta el punto de que incluso tiene una entrada en Wikipedia. Según señala esta, es “un colegio semimilitar, lo que quiere decir que los estudiantes deben obedecer un estricto conjunto de reglas y normas”. La tasa de abandono del centro es muy alta, ya que se exige a los estudiantes dedicarle 15 horas al día a su formación, los 7 días de la semana, como aseguraba un artículo publicado en 'Business Insider', en el que algunos acusaban al colegio de producir robots.

El poder de la buena letra

Se trata de una discusión mucho más vigente de lo que podemos pensar, debido a que estamos viviendo un cambio cultural y educativo sin precedentes gracias a móviles, ordenadores y tablets en el que, por primera vez desde la invención de la imprenta, amenace de muerte la escritura a mano. El pasado mes de diciembre, Finlandia tomó la decisión de acabar con la caligrafía en cursiva, manteniendo la de letra de imprenta, para potenciar el uso del teclado, mucho más utilizado en el presente. Por el contrario, estas escuelas parecen estar favoreciendo la escritura a mano, pero hay una buena razón cultural para ello.

La caligrafía tradicional china se enseña cada vez menos en los colegios, sustituida por el pinyin

Uno de los problemas más frecuentes a los que han tenido que enfrentarse los jóvenes chinos es su incapacidad para escribir a mano los caracteres chinos que conforman su lengua tradicional. La disgrafía, como explica un artículo publicado en 'The Atlantic', es decir, la incapacidad de escribir, tiene su origen en la falta de concentración que provocan los dispositivos electrónicos. Ello ha provocado que hoy en día gran parte de estudiantes escriban en pinyin, la transcripción fonética del chino mandarín aceptada oficialmente, y para el cual se utiliza la escritura latina. En definitiva, se prescinde de la complejidad del sistema tradicional, compuesto por miles de hanzis, para abrazar la sencillez del pinyin.

Se trata de un cambio sustancial respecto a lo que ha ocurrido durante décadas. Como explica el calígrafo Ma Tianku, los mayores de 40 años no tienen ningún problema con la escritura manual, puesto que la caligrafía fue obligatoria hasta los años ochenta. En ella se insistía en la práctica de la escritura de hanzis, lo que ha provocado que, incluso en el caso de que no la utilicen frecuentemente, sean capaces de recordarla si es necesario. Por el contrario, los que tienen 30 años o menos apenas han practicado este sistema, lo que los más apocalípticos consideran que puede ser el primer paso para la desaparición de un sistema de escritura milenario (y especialmente fomentado a partir del siglo XIX) que, no obstante, no se adapta a las necesidades del mundo moderno.

Resulta curioso, por lo tanto, lo que ocurrió en la China de Mao en los años cincuenta y sesenta. Debido al analfabetismo de gran parte de la población, durante la primera mitad de siglo se promovió la utilización del pinyin desde círculos reformistas debido a su facilidad para que la mayor parte posible de la población aprendiese a escribir. La alfabetización de la lengua china parecía inevitable. Sin embargo, el Partido Comunista chino terminó rechazando este sistema, considerado como una consecuencia de la contaminación extranjera y optando por una vía intermedia: la simplificación de los caracteres tradicionales.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios