'Mens sana in corpore sano': qué debes comer para que tu cabeza funcione al máximo
  1. Alma, Corazón, Vida
alimentos para el cerebro

'Mens sana in corpore sano': qué debes comer para que tu cabeza funcione al máximo

La alimentación cumple un papel fundamental en nuestra productividad diaria. No importa si estudias o trabajas, hay ciertos nutrientes que no deben faltar en tu dieta

placeholder Foto: ¿No sabes qué comer en un día duro de trabajo? (iStock)
¿No sabes qué comer en un día duro de trabajo? (iStock)

¿Quién te ha dicho que no puedes, no sabes, es difícil, que lo dejes...? Muchos estudiantes de bachillerato y primeros cursos de universidad se desaniman con los estudios y se plantean abandonarlos, buscar un trabajo poco cualificado o vías más fáciles y rápidas que les permitan acceder a la vida laboral sin hacer el gran esfuerzo que supone estudiar. Sobre todo cuando nada les garantiza que al finalizar sus carreras van a encontrar un trabajo acorde con lo que han estudiado y con el tiempo y esfuerzo invertidos.

En 'No te rindas nunca' (Temas de hoy) David Calle propone una serie de estrategias para rendir más en nuestros estudios –y, por qué no, en nuestro trabajo–. En este extracto del libro explica que tipo de alimentación debemos llevar para que nuestra mente esté siempre al 100%:

El aguacate y el salmón son altamente recomendados debido a sus altos contenidos de ácidos grasos omega 3 que mejoran el nivel de concentración.

Los arándanos fortalecen la capacidad de memoria a largo plazo. Son antioxidantes ricos en vitamina C y ayudan a activar las enzimas que protegen el cerebro y mejoran la memoria. Además, tienen potasio, que ayuda a generar impulsos nerviosos.

La avena contiene proteínas y grasas saludables que mejoran la memoria a corto plazo. Y además es altamente beneficiosa para la piel y el sistema nervioso por tener mucha vitamina B1.

La deshidratación (aunque sea leve) puede deteriorar la función cognitiva y el rendimiento mental

Aunque hay que tener cuidado con el colesterol, la yema y la colina del huevo poseen aminoácidos y vitamina B que mejoran la capacidad de atención y memoria a largo plazo.

Las nueces y almendras, además de reducir el colesterol, mejoran la capacidad intelectual por ser ricas en fósforo.

El plátano posee un alto contenido de potasio y vitamina C, por lo que es fundamental para los atletas y estudiantes. La vitamina B6 que contiene también ayuda a la producción de neurotransmisores asociados a la concentración, como la serotonina o la dopamina.

El antioxidante betacaroteno que contienen las zanahorias (ya lo decía mi madre, toma zanahoria, que es buena para la piel…), además de beneficiar a nuestra piel, aumenta la capacidad de retención.

La vitamina B12 que poseen la leche, el pollo, el pavo y los huevos es fundamental para proteger y mantener las habilidades cognitivas, evitando el deterioro mental.

Come sushi. El pescado en general mejora el funcionamiento del cerebro.

El chocolate amargo (mi perdición…) también es muy buena opción.

Las tres normas más importantes

1. Bebe mucha agua y toma frutas. Esto es muy importante: si has tomado mucho café o bebidas energéticas, algo a lo que se suele recurrir durante épocas de exámenes, debes tener siempre una botella de agua a mano cuando estés estudiando, pues tiene un efecto deshidratante. La deshidratación (aunque sea leve) puede deteriorar la función cognitiva y el rendimiento mental.

2. Evita las comidas copiosas. Hartarse de comer antes de estudiar es imposible. No se estudia bien después de comerse dos hamburguesas dobles y dos raciones de patatas.

3. Evita, por supuesto, el alcohol o la marihuana (son depresores del sistema nervioso central, crean un efímero estado de euforia que lleva rápidamente a la apatía y el sueño) y, por todo lo contrario (excitan, aumentan el ritmo circadiano), las bebidas energéticas y las drogas químicas… ¡¡¡No!!! ¡Drogas no! Ni en broma.

La felicidad se demuestra andando Neurociencia Colesterol Nutrición Alimentación
El redactor recomienda