UNA COMBINACIÓN POTENCIALMENTE LETAL

Síntomas aparentemente inocentes por los que deberías ir de inmediato a Urgencias

De forma individual estas señales pueden no implicar nada grave, pero la mezcla de ambas puede ser un indicativo de que se está padeciendo una enfermedad grave

Foto: La fiebre puede ser el primer indicativo de que está pasando algo grave. (iStock)
La fiebre puede ser el primer indicativo de que está pasando algo grave. (iStock)

Hay señales que nos avisan de que algo no va bien en nuestro cuerpo, pero no siempre sabemos a qué debemos dar importancia y a qué no.

La fiebre o, más bien, la hipertermia –esto es, el aumento de la temperatura del cuerpo por encima de los límites normales–, es un síntoma común de muchas enfermedades, pero puede ocurrir por tantos motivos que no solemos acudir al médico si no va acompañada de otras complicaciones. Lo mismo ocurre con los sarpullidos o erupciones cutáneas, hinchazones o enrojecimientos de la piel que pueden aparecer por mil motivos, y que no suelen preocuparnos a no ser que sean especialmente dolorosos, vistosos o duren mucho tiempo. 

De forma individual estos síntomas pueden no implicar nada grave, pero como ha advertido el Colegio Americano de Médicos de Emergencia Osteopática, la combinación de ambos puede ser una señal de que se está padeciendo una enfermedad grave, que requiere intervención médica inmediata. (Es necesario recordar que, al contrario que en muchos países de Europa, en EEUU la Osteopatía es una rama de los estudios de medicina y sólo acepta prácticas incluidas dentro de la práctica médica convencional).

Si tienes una enfermedad eruptiva lo suficientemente grave como para causar fiebre, debes ir al médico de inmediato

La doctora Christine Giesa, autora de estas recomendaciones, ha asegurado en el comunicado de presentación de las mismas que la combinación de fiebre por encima de los 38 grados y erupciones cutáneas “puede ser un claro indicio de una enfermedad sistémica aguda que requiere investigación y, en algunos casos, una intervención inmediata”.

Como advierte en 'Yahoo Health' el doctor Pritish Tosh, especialista en enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo, que tengas estos síntomas no significa que padezcas una de estas enfermedades: hay muchas cosas que pueden causar fiebre y erupciones, entre otras las reacciones alérgicas y el sarampión. Pero “si tienes una enfermedad eruptiva lo suficientemente grave como para causar fiebre, debes ir al médico de inmediato”, explica el doctor. La razón: son enfermedades muy peligrosas, que necesitan un tratamiento fulminante, y es mejor descartar cuanto antes que las padeces.

Estas son las enfermedades cuya primera manifestación incluye estos dos síntomas:

1. Síndrome del Choque Tóxico

Este trastorno poco frecuente pero potencialmente letal es provocado por algunas toxinas secretadas por bacterias como el 'Staphylococcus aureus' o el 'Streptococcus pyogenes'. Aunque puede darse en hombres y mujeres, en torno a la mitad de los casos están asociados al uso de tampones. Según un estudio de la Universidad de Minnesota, aproximadamente una de cada 100.000 mujeres que usa tampones contrae la enfermedad.

Una versión más peligrosa de la enfermedad se da en niños infectados por el 'S. pyogenes', en los que la patología evoluciona rapidamente al shock séptico con fracaso multiorgánico, lo que provoca la muerte.

2. Necrólisis epidérmica tóxica

Esta enfermedad cutánea grave se caracteriza por la aparición de ampollas y lesiones exfoliativas de la piel (pellejos) que se generan, normalmente, por la reacción a un medicamento. Es muy peligrosa: tiene una mortalidad de aproximadamente el 30%. La enfermedad suele comenzar con fiebre alta y la aparición súbita de máculas rojizas por todo el cuerpo.

3. Síndrome de la piel escaldada por estafilococo

También conocida como enfermedad de Ritter, este síndrome dermatológico está causado por la toxinas que liberan distintas bacterias del genero estafilococo y que causan un desprendimiento de la piel. La enfermedad comienza con fiebre, malestar general y eritema (enrojecimiento de la piel debido a la inflamación de ésta).

4. Fiebre de las Montañas Rocosas

Esta enfermedad debe su nombre a que es frecuente en esta región de EEUU, pero en los países europeos existe una enfermedad muy parecida llamada Fiebre botonosa mediterránea. Ambas están causadas por bacterias del genero rickettsia, que se transmiten a través de las garrapatas y cursan de forma parecida. Después de ser picado por una garrapata, y tras un periodo de incubación de 1 a 3 semanas, aparece fiebre alta, dolor de cabeza y fotofobia y, tras esto, erupciones en la piel.

5. Meningococemia

Esta enfermedad es causada por una bacteria llamada 'Neisseria meningitidis'. Ésta suele hospedarse en las vías respiratorias de una persona, sin provocar signos visibles de la enfermedad (que no tiene por qué desarrollar), y puede contagiarse fácilmente al toser o estornudar. En la mayoría de sujetos las bacterias no pasan al torrente sanguíneo, pero cuando esto pasa, normalmente porque el sistema inmune está debilidato, la enfermedad es grave y requiere de una intervención inmediata.

En la mayoría de los casos se cura de forma satisfactoria, pero, en algunas ocasiones, sobre todo cuando la sufren los niños, la enfermedad deriva en lo que se conoce como sepsis meningocócica o “púrpura fulminante”, una respuesta inflamatoria del cuerpo que suele tener un desenlace fatal. En muy poco tiempo un niño que parecía sano desarrolla fiebre, decaimiento y manchas violáceas en la piel y, en cuestión de horas, se produce un fallo multiorgánico de tal magnitud que suele provocar la muerte.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios