todos tenemos miedo

Si eres europeo, esto es lo que de verdad te da miedo, según un significativo estudio

El Observatorio sobre la percepción del riesgo de los europeos recoge desde 2012 nuestros principales miedos. Y, como era de esperar, no son los mismos en todos los países

Foto: El miedo es un mecanismo natural de protección. (iStock)
El miedo es un mecanismo natural de protección. (iStock)

El miedo es una emoción desagradable que sentimos cuando tenemos la sensación de que nos amenaza un peligro. Y, por mucho que lo veamos como algo negativo, lo necesitamos para vivir. Como explica Luis Garcia Villameriel en Psicología del miedo (Grupo 5), esta emoción “al igual que el dolor o el estrés, es un maravilloso regalo a nuestra naturaleza humana que permite preparar al organismo para afrentar amenazas y peligros, reales o imaginarios, que de una u otra manera pueden poner en riesgo nuestra existencia o bienestar”.

Los miedos, como es lógico, cambian en función de las amenazas. Si alguien trata de partirnos la cabeza experimentaremos temor, al igual que lo habrían sentido nuestros antepasados de la Edad de Piedra. Pero a estos no les daba miedo la prima de riesgo, los atentados terroristas o la posibilidad de sufrir cáncer: porque no existían o, en el último caso, porque no sabían de su existencia. En el fondo, todos los miedos forman parte del temor a la muerte, pero a medida que las sociedades evolucionan las formas de morir también, así como los caminos que (creemos) nos acercan a ella.

¿Qué es lo que temen los ciudadanos de hoy en día? Es la pregunta que trata de contestar el Observatorio sobre la percepción del riesgo de los europeos que desde 2012 realiza Ipsos por encargo de la aseguradora francesa Crédit Agricole y cuyos últimos resultados acaban de publicarse. Los encuestadores entrevistaron el pasado mes de mayo a 7.000 europeos de siete países de la Unión: Francia, Alemania, Gran Bretaña, España, Italia, Polonia y Suecia. 

Aunque la coyuntura económica sigue siendo el factor que más influye en su percepción del riesgo, algunas preocupaciones parecen disminuir. El desempleo ha dejado de ser el fantasma más temido de los Europeos. Sólo España, Italia y Polonia citan el paro como uno de los tres miedos principales. La salud, los riesgos financieros y los accidentes de tráfico vuelven a liderar el 'ranking', algo que los autores de la encuesta interpretan como un signo de vuelta a la normalidad tras la crisis.

Pese a la supuesta vuelta la normalidad, y aunque los números han disminuido respecto a 2013, una proporción significativa de la población piensa que hay hoy más posibilidades que hace cinco años de sufrir dificultades financieras (59%), atravesar una situación de pobreza (53%) o perder el empleo (44%). El miedo a conocer la pobreza es mayor en Polonia (72%, 9 puntos menos que en 2013), España (57%, 15 puntos menos) y Francia (53%, 8 puntos menos). En Italia esta preocupación se mantuvo estable en comparación con 2013 (69%).

¿Seguro que nos estamos recuperando?

Aunque algunos indicadores económicos indiquen que estamos superando la crisis, la mayoría de europeos siguen pensando que vamos a peor.

Un 40% de los europeos tienen la sensación de que la situación actual es peor que la que vivieron sus padres y, aunque esta sensación ha disminuido desde 2013 en 10 puntos, hay países en las que los niveles de frustración siguen siendo elevados. Entre los países encuestados, Italia (60%) y España (51%) son los países donde se ve más negro el futuro. En Polonia, sin embargo, sólo el 35% de los encuestados creen que la cosa va a peor –algo lógico, dado que su punto de partida no es el mismo–. Alemania es el país encuestado donde menos gente piensa que la situación está empeorando (un 24%), pero el porcentaje ha crecido 17 puntos respecto a 2013.

Si la percepción de la situación socioeconómica no mejora, es lógico que no crezca el sentimiento de estar protegido frente a las amenazas. Uno de cada tres europeos piensa que es hoy más vulnerable que hace 5 años.

No obstante, la relación con el riesgo de los europeos sigue siendo muy ambivalente, entre la aversión y la atracción. El 52% de los encuestados considera que para tener éxito es mejor tener cuidado y no tomar demasiados riesgos, sin embargo el 48% piensa que es mejor arriesgarse y aceptar las consecuencias. Pero claro, esta percepción cambia enormemente en función del perfil socioeconómico: las personas más dispuestas a tomar riesgos son las que tienen más dinero, mayor educación y son más jóvenes. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios