¿eS LEGAL HACER EL AMOR EN UN AVIÓN?

“Gracias por viajar con nosotros y enhorabuena por hacer el amor en el baño”

La semana pasada los pasajeros de un vuelo de París a Estocolmo se quedaron de piedra cuando, tras aterrizar, les anunciaron por megafonía que alguien había estado haciendo el amor en el baño

Foto: Practicar sexo en un avión no es tan raro como parece. (Corbis)
Practicar sexo en un avión no es tan raro como parece. (Corbis)

Sus miembros no tienen una bonita tarjeta ni cuentan con un local. No existe siquiera un organismo que garantice que los candidatos a ingresar cumplen con los requisitos exigidos. Pero cada vez más personas sueñan con unirse al Mile High Club: la selecta (e imaginaria) sociedad que aglutina a todos aquellos que han practicado sexo en un avión, a la que ya pertenecen celebridades como Janet Jackson y Richard Branson.

Ya sea porque la gente se aburre, se emborracha o entabla conversación con desconocidos, lo cierto es que fornicar en la cabina de un avión es una fantasía erótica recurrente. Y hay quien logra cumplirla. Por supuesto, es imposible saber cuánta gente ha logrado hacerlo realmente, pues es algo que parece interesante mantener en secreto (al menos a ojos del resto de pasajeros). Pero en ocasiones te pillan. Y hay auxiliares de vuelo especialmente malintencionados.

El pasado lunes, los pasajeros de un vuelo de París a Estocolmo de la compañía Norwegian Airlines se quedaron de piedra cuando, tras aterrizar, un miembro de la tripulación uso la megafonía del avión para “desear los mejores deseos, y una feliz reproducción, a la pareja que se ha estado revolcando en el baño”.

Tal como ha contado una de las personas presentes en el avión a The Local, tras el anuncio “la gente empezó a aplaudir y reírse y, claro, cotillear acerca de quién podría haber sido”. Eso sí, sólo aquellos que sabían sueco, pues los angloparlantes tuvieron que conformarse con un sencillo “Welcome to Sweden” –la prueba fehaciente de que los auxiliares de vuelo jamás dicen lo mismo en todos los idiomas–.

De izq. a dch.: Richard Branson, Janet Jackson y Ralph Fiennes, reconocidos miembros del Mile High Club.
De izq. a dch.: Richard Branson, Janet Jackson y Ralph Fiennes, reconocidos miembros del Mile High Club.

Unos tipos con suerte

Aunque se desconoce la identidad de la pareja, ni cómo les pillaron, un portavoz de la compañía aérea ha confirmado a The Daily Mail que, en efecto, la tripulación cazó a una pareja haciendo el amor (o, sencillamente, copulando) en el lavabo de su vuelo DY4314. Aunque hay dudas sobre si el acto en sí está prohibido o no, en opinión de la compañía se trata de un comportamiento que los pasajeros deberían evitar. “Si bien somos conscientes de que París es la ciudad del amor, esperamos que los pasajeros se abstengan de mantener este tipo de comportamiento a bordo”, ha explicado el portavoz de la aerolínea, que reconoce, en cualquier caso, que ni se avisó a la policía ni el suceso afectó a la seguridad del viaje.

Aunque son raros, ha habido casos de pasajeros que han sido arrestados por hacer el amor en un avión

En otras ocasiones los amantes aéreos no han acabado tan bien parados. Aunque hacer el amor no es algo que este expresamente prohibido en los códigos de seguridad de los aviones, el acto puede ser ilegal en función de la legislación del país de origen o destino del vuelo y, también, del espacio aéreo en que se encuentre la aeronave en el momento del suceso. Todo un quebradero de cabeza.

En 2007 la BBC elaboró un reportaje para averiguar si hacer el amor en un avión es ilegal y llegó a la conclusión de que, al menos en Reino Unido, sí lo es. Los miembros del Mile High Club incumplen el artículo 71 de la Ley de delitos sexuales de 2004 que prohíbe mantener relaciones sexuales en los espacios públicos, y como tal se considera a la totalidad de la cabina del avión (incluido el baño).

Aunque son raros, sí ha habido casos de pasajeros que han sido arrestados por dedicarse a tareas reproductivas en un avión. En 1999 dos pasajeros de American Airlines fueron detenidos por hacer el amor en un vuelo de Dallas a Manchester frente al resto de pasajeros de primera clase; en 2006 otra pareja fue arrestada por negarse a cesar en su actividad sexual después de haber sido apercibida por la tripulación y en 2007 una azafata de la aerolínea Qantas fue despedida tras hacer el amor con el actor Ralph Fiennes el en el lavabo de primera clase. Así que, si estás pensando en cumplir tus fantasías eróticas aéreas, mejor que no te pillen.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios