GASTAN Y VIAJAN MÁS QUE LA MEDIA

'Bloomberg' señala a España como el destino preferido por los gais

Nuestro país está a la cabeza de Europa en número de turistas del colectivo LGBT, un fenómeno que incluso los perfiles más conservadores acogen con cierta simpatía por los ingresos que reporta

Foto: Imagen del Pride Parade Barcelona 2015. (EFE)
Imagen del Pride Parade Barcelona 2015. (EFE)

Visitantes gais y lesbianas aportan aproximadamente 6.8 mil millones de dólares –poco más de 6 millones de euros– a la economía española, según un informe elaborado por LGBT Capital el mes pasado, superando a Francia como principal destino gay de Europa. Según explica María Tadeo en Bloomberg, se trata de un perfil de viajeros muy interesantes para la economía española ya que gastan alrededor de un 30% más que el promedio de los turistas convencionales que vienen a nuestro país, de acuerdo con las propias estimaciones del gobierno.

Para España, el turismo representa cerca del 12% de los puestos de trabajo existentes y, gracias al clima y al periodo vacacional, tiene sus mayores repuntes en los meses de verano. En los últimos años y gracias especialmente a los avances en los derechos de este colectivo, se ha convertido en el destino preferido para el público gay, que encuentra en nuestras costas y principales metrópolis un lugar atractivo en el que sentirse relajados y respetados.

Eventos como la fiesta del Orgullo Gay de Madrid (uno de los más grandes de Europa que generó cerca de 120 millones de euros en su pasada edición) o el Pride Parade Barcelona (un montaje que atrae a un 15% de turistas con un impacto de 20 millones de euros, que podría ser mucho mayor si no coincidiera con otras grandes citas en numerosos países) acogen cada año a miles de visitantes foráneos y han convertido a España en el líder europeo del mercado por delante de Francia, que genera 6.6 millones de dólares al año.

Clima, comida y respeto

Cada vez más países como Francia o Reino Unido están introduciendo entre sus normativas nuevas legislaciones relativas a la igualdad de derechos y tratan de promocionarlas y hacerlas visibles para atraer a más visitantes gais. España está a la cabeza de Europa en cuanto a igualdad de derechos de ciudadanos independientemente de su sexualidad, un fenómeno que incluso los perfiles más conservadores de ciudades como Madrid acogen con cierta simpatía pues se traduce en ingresos económicos muy interesantes.

“Por primera vez, este año la Presidenta de la Comunidad Cristina Cifuentes colgó la bandera del arco iris, símbolo de apoyo a las personas homosexuales, en varios edificios institucionales”, explican en el artículo, “pese a que en 2005 sus colegas del Partido Popular, incluido su presidente Mariano Rajoy, reunieron a más de 100.000 manifestantes en una marcha en contra de la legalización del matrimonio gay”.

Es un perfil de viajeros con ingresos altos que no está atado por las vacaciones escolares

“En 2005 España se convirtió en el tercer país europeo en legalizar el matrimonio gay –después de Bélgica y los Países Bajos– emergiendo de la sombra tras la dictadura católica del general Francisco Franco, que murió en 1975”, continua la periodista. Esta normativa consagró a nuestro país como un destino de vacaciones donde la gente puede sentirse relajada con su sexualidad sin tabúes ni prejucios.

“Es un país muy tolerante y divertido”, valoraba Fabiano Ribeiro en Bloomberg, un joven brasileño de 32 años, tras visitar Barcelona con dos amigos. “Puedes ir cogido de la mano con tu pareja sin ningún problema”.

Turistas sin compromisos ni fechas

“Es un perfil de viajeros con ingresos altos que no está atado por las vacaciones escolares y, en general, más aventurero”, comentaba en una entrevista Carlos Kytka, director ejecutivo de la Asociación de Turismo Gay Europeo. “Es fácil llenar los hoteles en Barcelona en verano, lo que nos hace diferentes es que viajamos todo el año y gastamos el dinero, y esto mantiene el flujo económico en marcha”, resume el experto en el texto de Bloomberg.

Cada agosto, la segunda ciudad de España acoge el festival gay más grande de Europa, atrayendo a 250.000 personas en 2014 y otras tantas el pasado mes de agosto. Dos semanas en las que la ciudad se llena de carteles publicitarios dirigidos a los visitantes gais y los bares, restaurantes y comercios ofrecen ofertas especiales a los visitantes. La ocupación hotelera durante la celebración del festival alcanza picos inauditos en algunas zonas de la ciudad.

Con entradas completas a un precio de 360 euros, los organizadores calculan que el Pride Parade Barcelona genera alrededor de 150 millones de euros para la economía local. Después de ocho años, el festival se está expandiendo a Ibiza este año y se habla de las Islas Canarias para 2016. “Esta afluencia de visitantes hace que bares, gimnasios e incluso los taxistas quieran participar. Saben que esto beneficia a todos ”, explicaba en una entrevista el organizador del evento Tes Cuadreny.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios