LOS EXCESOS PASAN FACTURA

Los mejores consejos para combatir los problemas de salud tras las vacaciones

Volver al trabajo resulta traumático, entre otras razones, porque hemos descuidado por completo nuestra salud durante todo el verano. Aquí tienes una guía para recuperarte en otoño

Foto: Adiós a la playa, hola a los kilos de más. (iStock)
Adiós a la playa, hola a los kilos de más. (iStock)

La llegada de septiembre supone la vuelta de las vacaciones para muchos. En esta época, los problemas de salud derivados de los excesos realizados durante el descanso vacacional, así como los debidos a la vuelta al trabajo y la rutina, son múltiples. “Entre los especialistas más demandados se encuentran los pediatras y dermatólogos”, asegura el doctor Matías Jiménez Iniesta, médico del Servicio 24 horas de Sanitas. Las patologías más frecuentes atendidas: gastroenteritislesiones de piel (picaduras, quemaduras) y catarros de vías altas

La otitis es una de las enfermedades más frecuentes durante el verano, sobre todo en niños, y por tanto tras las vacaciones se debe prestar especial atención a la higiene del oído si se ha padecido este problema. “En los bebés es recomendable secar los oídos con una toalla o gasa húmeda tras el baño, y usar bastoncillos solo superficialmente”, señala el doctor Jiménez. “Además, en niños hay que hacer lavados nasales con frecuencia si existe mucosidad, para evitar que afecte al oído”, añade. 

Tras las vacaciones es aconsejable volver a un consumo racional con una alimentación saludable

Los problemas de la piel también son habituales tras la época estival, sobre todo las quemaduras solares. Es recomendable que el dermatólogo realice un seguimiento de éstas, quien recomendará la aplicación de una pomada regeneradora cuando sea necesario. Ante este tipo de problemas, la prevención es lo más importante, por lo que se deberá evitar la exposición solar durante las horas centrales del día, aplicarse crema protectora repetidamente y usar cremas hidratantes tras la exposición solar.

Cuando la alimentación se nos va de las manos

Los excesos realizados con las comidas durante las vacaciones también se traducen en problemas del aparato digestivo como gastroenteritis e hipercolesterolemia. Para el doctor Jiménez es fundamental la prevención, extremando las precauciones con la ingesta de agua corriente, sobre todo en el extranjero. “En cuanto a los alimentos hay que tener cuidado con las salsas vegetales, con el pescado y marisco crudo, así como con los helados artesanales”, añade.

Según Patricia Escribano, nutricionista del Servicio de Promoción de la Salud de Sanitas, tras las vacaciones “es aconsejable volver a un consumo racional con una alimentación saludable y variada, además de llevar hábitos de vida que fomenten nuestra salud”. En el caso de sufrir hipercolesterolemia, Escribano recomienda incluir en la dieta alimentos vegetales que aporten fibra, pescado azul y frutos secos. Asimismo, evitar el consumo de grasas y azúcares que aumenten el colesterol, y disminuir el de carnes rojas y lácteos. Por último, es muy recomendable realizar ejercicio de manera regular, como caminar 30 minutos al día.

Otra de las patologías más frecuentes tras el verano es el catarro de vías altas, debido sobre todo al cambio de temperaturas. Para prevenirlo, el doctor Jiménez recomienda no exponerse directamente al aire acondicionado, mantener las fosas nasales despejadas, lavarse las manos después de cualquier manipulación e ingerir gran cantidad de líquido y agua.

Linares recomienda comenzar el trabajo poco a poco, organizar las actividades estableciendo un horario y practicar algún deporte de forma moderada

Por su parte, el ‘jet lag’ y el Síndrome de la Clase turista afectan sobre todo a aquellos que han realizado un viaje de larga distancia. El ‘jet lag’ se traduce en síntomas como alteraciones en el ciclo del sueño, que desembocan en ansiedad, mareos, dolor de cabeza o pérdida de memoria. Además, puede afectar al aparato digestivo, con sensación de nauseas, vómitos e incluso diarrea. Para evitarlo, Francisco Linares, psicólogo del Servicio de Promoción de la Salud de Sanitas, recomienda, antes del viaje, descansar y realizar una dieta equilibrada, y durante éste no ingerir bebidas alcohólicas ni gaseosas así como realizar ejercicio que ayude a mantener el tono muscular, como caminar por el avión. “Una vez en el destino, es importante adaptarse a la hora local, exponiéndose a la luz del día, y no dormir a deshora con respecto al huso horario local”, añade Linares.

Otro de los males más comunes es el estrés postvacacional, al tener que adaptarse de nuevo a las obligaciones laborales y al cambio de estilo de vida que supone. Para evitarlo, Linares recomienda dormir lo suficiente –unas 8 horas–, comenzar el trabajo poco a poco, organizar las actividades estableciendo un horario, aprovechar las comidas para hacer vida social o familiar, y practicar algún deporte de forma moderada.

Con el regreso al puesto de trabajo tras las vacaciones, también son frecuentes los problemas posturales y oculares. Para evitar molestias en la espalda, Sheila Cerezo, enfermera del Servicio de Promoción de la Salud de Sanitas, recomienda sentarse correctamente en la silla apoyando la zona lumbar y los pies en el suelo; situar la pantalla del ordenador a unos 45 cm de distancia; apoyar los antebrazos alineados con el teclado; y realizar cambios posturales, como levantarse y caminar, al menos cada hora. Para evitar la fatiga visual, además de mantener una buena postura frente al ordenador, es conveniente realizar descansos periódicos de la actividad visual –5 minutos cada hora–, mantener una buena iluminación ambiental y realizar ejercicios periódicos como parpadear o fijar la vista en un punto fijo lejano del ordenador durante unos segundos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios