La verdad sobre la muerte de Knut

El misterio de la enfermedad del oso polar que sólo sufrían los humanos, resuelto

Fuimos testigos de la vida del oso Knut, desde su crecimiento hasta su muerte. Ahora un estudio revela que el animal sufrió una enfermedad autoinmune solo conocida en humanos

Foto: Objetivo de las cámaras de medio mundo, el oso polar murió a los 4 años de edad en el Zoo de Berlín. (Marius Becker / Corbis)
Objetivo de las cámaras de medio mundo, el oso polar murió a los 4 años de edad en el Zoo de Berlín. (Marius Becker / Corbis)

En diciembre de 2006 nació en el zoo de Berlín (Alemania) el oso polar Knut. Rechazado por su madre y criado por los trabajadores del centro, el entrañable osezno se hizo mundialmente famoso tras la controversia en torno a su mantenimiento en el zoo.

Pero pese a ser el centro de atención de los medios de comunicación durante meses, el animal murió en marzo de 2011, a la edad de cuatro años, tras sufrir ataques de epilepsia y caer al recinto de la piscina. La causa oficial de su muerte fue encefalitis, que se le diagnosticó al poco de morir.

Sin embargo, hasta ahora se desconocía qué dolencia sufría en realidad el popular mamífero. Investigadores alemanes resuelven por fin el caso: Knut padeció una enfermedad autoinmune que afectó a su cerebro, encefalitis por anticuerpos contra el receptor de NMDA.

Según el estudio, que se publica en la revista Scientific Reports, Knut es el primer animal salvaje o doméstico en el que se demuestra esta forma de encefalitis. En humanos los síntomas son parecidos a los que sufrió el oso polar.

Entre los síntomas se encuentran los ataques de epilepsia, las alucinaciones y la demencia

El equipo del Centro alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE, por sus siglas en alemán), el Instituto Leibniz para la investigación para la vida salvaje y el zoo (IZW, por sus siglas en alemán) y la Universidad Charité de Medicina de Berlín propone que las respuestas inmunes errantes pueden estar asociadas con enfermedades del cerebro de manera más común de lo que asumía.

El famoso oso polar Knut jugando en 2007 el Zoo de Berlín. (Crossland, D. /Corbis)
El famoso oso polar Knut jugando en 2007 el Zoo de Berlín. (Crossland, D. /Corbis)

Su muerte no ha sido en vano

Tras la muerte de Knut, al leer la autopsia, el especialista en neurología, Harald Prüß del DZNE, encontró paralelismos con sus propios estudios sobre las enfermedades del cerebro humano. Se puso en contacto con Alex Greenwood, del IZW, para tratar de responder a su duda: ¿pudo el oso polar padecer una enfermedad autoinmune en el cerebro?

Después de confirmar la causa no infecciosa de la enfermedad, los investigadores se pusieron a analizar las muestras de cerebro conservadas y descubrieron la presencia de anticuerpos contra el receptor de NMDA, unas proteínas características de esta encefalitis.

Falleció a los cuatro años de edad. Ahora se conocen las causas de su muerte. (Wolfgang Kumm / Corbis)
Falleció a los cuatro años de edad. Ahora se conocen las causas de su muerte. (Wolfgang Kumm / Corbis)

“Hasta ahora, esta enfermedad autoinmune solo se conocía desde hace muy poco en humanos. En esta dolencia, el sistema inmune del cuerpo sobreactúa y produce anticuerpos que dañan las células nerviosas en lugar de luchar contra los patógenos”, subraya Prüß. Entre los síntomas se encuentran los ataques de epilepsia, las alucinaciones y la demencia. En humanos existen ya pruebas de diagnóstico de la enfermedad, que es relativamente receptiva al tratamiento médico.

“Si la terapia actual en los pacientes humanos es también adecuada para animales, se podrían prevenir muchos casos fatales de encefalitis en los zoos”, comenta Greenwood, quien añade que la enfermedad de Knut tiene más implicaciones. “Es posible que las enfermedades autoinmunes del sistema nervioso sean mucho más comunes en humanos y otros mamíferos que lo que se pensaba”, concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios