tuvo problemas de autoestima

La mujer que se quedó en bragas en mitad de Londres por una buena causa

Jae West no dudó en quitarse la ropa en la mítica plaza de Picadilly Circus, con los ojos vendados y los brazos en cruz, para concienciar sobre un grave problema de la sociedad

Foto: Jae West, en Picadilly Circus
Jae West, en Picadilly Circus

Imagine que va paseando por la mítica plaza londinense de Picadilly Circus y, de repente, aparece ante sus ojos una mujer en ropa interior, con los brazos en cruz sosteniendo rotuladores y los ojos tapados con un pañuelo. Apoyado en sus piernas descansa un letrero que explica el motivo de su aspecto. Seguro que pasa por su mente algún tipo de novatada, una venganza inacabada o la forma más rara de reírse en una despedida de soltera. Cualquier cosa, menos el objetivo real. ¿Habría pensado alguna vez que se trata de una forma de denuncia contra los trastornos alimenticios y la percepción negativa del propio cuerpo?

Jae West forma parte de Libertators International, una organización comprometida con la concienciación sobre la correcta alimentación. Como última propuesta para difundir su mensaje, esta joven decidió desnudarse en la conocida plaza de la capital británica para llamar la atención sobre el tema. “Estoy apoyando a todos los que han lidiado con desórdenes alimenticios o problemas de autoestima como yo… Para colaborar con la autoaceptación, dibuja un corazón en mi cuerpo”, podía leerse en el cartel que había sobre sus pies.

Mujer desnuda trastornos alimenticios Londres

Al principio, la muchedumbre mira desde lejos a la joven. Después, poco se empieza a concentrar en torno a ella. Más tarde, una chica rubia da el primer paso y decide coger uno de los rotuladores que sujetaba Jae para plasmar su dibujo en el cuerpo de la protagonista. Desde ese instante, decenas de transeúntes –adultos y niños– decidieron mostrar su apoyo a las personas que han sufrido o sufren trastornos alimenticios.

Según la propia Jae –nacida en Australia–, uno de los momentos más emotivos de su experiencia fue cuando un padre le explicaba a sus hijos por qué estaba ella desnuda en mitad de la calle. “Les decía que todos deberían quererse a sí mismo exactamente como eran, y apreciar los cuerpos que tenían”, recordó la joven. Su idea surgió instilada en la charla que la artista Amanda Palmer recitó en 2012 titulada 'El arte de pedir', donde se recordaba la buena acogida que tienen las propuestas cuando se solicita la colaboración ciudadana.

Amanda Palmer El arte de pedir

En su discurso, la cantante de rock alternativo puso en relieve la forma de actuar positiva de la gente cuando se le pide cooperación para un proyecto en lugar de exigírselo. Fundamentaba sus palabras con su propia experiencia, puesto que ella misma había pedido dinero en la calle y sabía cómo reaccionaba 'su público'. La teoría sirve para explicar el éxito del crowdfunding, una propuesta donde cada uno decide dónde va a para su apoyo –en este caso, en forma económica–.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios