CÓMO EVITAR GANAR PESO

Un nuevo libro explica qué es lo que de verdad te está engordando: tus hijos

El nutricionista y experto en fitness Mark McDonald engordó más de 10 kilos después de tener a su primer hijo. Entonces se dio cuenta de que algo malo estaba ocurriendo con los padres primerizos

Foto: Debes ser tú el que mande, no tus hijos. (iStock)
Debes ser tú el que mande, no tus hijos. (iStock)

Aunque muchas veces busquemos una fórmula mágica y definitiva para perder peso, todos sabemos que en un alto grado son nuestros hábitos de vida los que nos empujan a la obesidad. Vida sedentaria, una descanso inadecuado, exceso de bebidas alcohólicas, comilonas a deshoras y unas cuantas visitas de más a la máquina de vending son factores que explican por qué nuestra cintura está cada vez más redondeada. Aún más complicado es si somos padres, como señala el nutricionista Mark McDonald en su último libro, Why Kids Make You Fat (HarperOne).

Su en apariencia polémica tesis indica que el hecho de que muchos de nosotros engordemos durante la mediana edad no se debe únicamente a cambios en nuestro organismo, sino a las alteraciones en nuestros hábitos que se producen después de que tengamos hijos. Se trata de un libro hasta cierto punto autobiográfico ya que, como asegura el autor, ganó 15 kilos en los dos años que siguieron al nacimiento de su primer hijo.

No estaba sólo: su mujer, Abbi, lo había pasado aún peor debido a los cambios que el embarazo suele provocar en el cuerpo femenino. Como puso de manifiesto una investigación realizada en la Universidad de Chicago, alrededor del 75% de mujeres son incapaces de deshacerse del peso ganado durante el embarazo.

Teniendo en cuenta que él mismo era nutricionista y experto en fitness, el autor se preguntó qué podría pasarle a otras personas que no fuesen tan conscientes de los efectos de la alimentación y la falta de ejercicio en su cuerpo. Para ello, en el libro expone su plan dietético y tabla de ejercicios para mantenerse en el mismo peso, pero también, aquellas costumbres diarias que seguimos inconscientemente cada día y que provocan que engordemos sin darnos cuenta. Las soluciones a algunas de estas situaciones han sido recogidas por la periodista (y madre de tres hijos) Ann Maxted en The Daily Mail.

Lo importante es que coman mucho

Uno de los escollos más importantes a la hora de mantenernos en el peso ideal es la mentalidad que indica que nuestros hijos deben estar bien alimentados desde su tierna infancia, lo cual suele traducirse en aumentar el tamaño de las raciones. Ello suele acarrear otro problema, y es que, debido a que la cantidad de comida en los platos de nuestros hijos es tan grande, suelen dejarse bastante… Y nosotros nos terminamos comiendo el resto para no tirarlo a la basura.

Duermes mal

Los bebés necesitan que les hagas caso continuamente, y probablemente te despertarán un gran número de ocasiones a lo largo de la noche. La conclusión es clara: como reconocen muchos padres dormir bien durante los primeros meses (o años) es prácticamente imposible. Como recordaba un estudio publicado en la revista Scientific Reports, la falta de sueño provoca que nuestro cuerpo demande más grasas durante el día. La solución propuesta por McDonald es intentar evitar los atracones diseñando un menú semanal en el que se encuentren equilibrados las proteínas, los carbohidratos y las grasas para no sentir nunca hambre.

Come bien, y come cuando debas

Los horarios de un padre están llenos de nuevas citas, de la hora a la que hay que llevar al pequeño a la guardería a aquella en la que se recoge de casa de los abuelos pasando por las recurrentes visitas al pediatra. Ello provoca que nuestros horarios se descuadren aún más, lo que nos lleva a comer lo primero que cojamos; muchas veces, comida para llevar que podamos ingerir en el coche. McDonald recomienda tener un pequeño botiquín de emergencia para esas ocasiones con comidas saludables y saciantes como nueces. Y, a poder ser, si no vas a comer en casa, intenta preparar tu tartera con atún, pollo o pavo, yogur, verduras y fruta

Tú decides qué comes, no tus hijos

Qué monos los niños, tan pequeños y tan comilones… Qué bien se han portado hoy, ¿verdad? ¡Pizza para todos, que es lo que más les gusta! Craso error: en demasiadas ocasiones, los padres ceden indiscriminadamente a las peticiones de sus hijos, lo cual no es beneficioso ni para ellos ni para sus retoños. Como padre debes mantener el criterio de lo que entra en casa (y, sobre todo, lo que está al alcance de todos, incluido tú mismo, en la nevera), por mucho que tus hijos te pongan ojitos. Uno de los momentos más complicados es la visita al supermercado. Si no puedes evitar que tus hijos vayan contigo –lo cual no está mal, para hacer pedagogía alimenticia–, intenta evitar las “zonas de guerra”, como las llama McDonald, y transita las más saludables como la pescadería, la carnicería o la zona de las frutas. Nunca vayas con hambre.

Uno de los problemas de tener hijos y, con ellos, poco tiempo libre, es que cuando cocinamos privilegiamos la comodidad y la rapidez

Controla tu estrés

Los críos son muy bonitos, pero estresan, y no hay ningún problema en reconocerlo. Como sabemos, la ansiedad es uno de los principales enemigos de un vientre plano: como señalaba una investigación publicada en la revista Psychological Science, el estrés y la ansiedad son los principales culpables de la falta de autocontrol que muchas personas experimentan ante la comida. McDonald recomienda mantener una actitud realista hacia nuestra dieta: si tenemos poco tiempo y no podemos adelgazar, por lo menos preocupémonos por no comer lo primero que pillemos.

Dedica tiempo a cocinar

Puede ser mucho pedir, pero uno de los problemas de tener hijos y, con ellos, poco tiempo libre, es que dedicamos mucho menos tiempo a cocinar (y cuando lo hacemos, privilegiamos la comodidad por encima de la salud). Ello quiere decir que solemos preparar comidas fáciles y rápidas de preparar como pasta, congelados, bocadillos y otros alimentos altos en carbohidratos que, además, resultan especialmente cómodos porque les gustan a los más pequeños. Si nos decantamos por unas verduras, puede que en el corto plazo nos den más quebraderos de cabeza, pero a la larga nuestros hijos y nosotros saldremos ganando en salud.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios