¿Es mejor el fútbol o las palas?

Los mejores deportes de playa para tu salud y cómo debes practicarlos

Dependiendo del tipo de deporte que practiquemos, obtendremos diferentes beneficios para nuestro cuerpo. Elige el que más te convenga

Foto: Las palas son uno de los deportes más comunes en este ambiente. (iStock)
Las palas son uno de los deportes más comunes en este ambiente. (iStock)

En verano, la playa se convierte en el destino favorito de todos, desde los niños a los más ancianos. Además de refrescarnos y ayudarnos a soportar mejor el calor de estas fechas también podemos aprovechar para practicar algún deporte. Pero, ¿qué ventajas tiene la playa? ¿Qué la diferencia frente a otras opciones? ¿Qué beneficios nos aporta?

Álvaro Herrera, coordinador del servicio de rehabilitación del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, analiza estos y otros aspectos sobre la práctica de deporte en la playa.

Al practicar ejercicio físico o aeróbico nos vemos forzados a mantenernos en constante movimiento, con lo que calentamos, tensamos y trabajamos nuestros músculos. En la playa todo cambia al estar trabajando en otro medio con una superficie totalmente distinta. La arena es una superficie inestable en la que debemos vencer su resistencia, por lo que el trabajo muscular, sobre todo de las piernas, será mucho mayor y la intensidad de la zancada será también más grande. Esto se traducirá en un mayor desgaste y en un elevado consumo de energía.

Dependiendo del tipo de deporte que practiquemos, obtendremos diferentes beneficios para nuestro cuerpo.

Fútbol playa, menor riesgo de lesiones

(iStock)
(iStock)

En la arena, al ser una superficie más blanda que una pista o el césped, existe un menor riesgo de sufrir lesiones. Sus ondulaciones demandan un mayor esfuerzo en nuestras piernas y se ejercitan todos los músculos del tren inferior, sobre todo los cuádriceps, los gemelos y los isquiotibiales, especialmente beneficioso para prevenir lesiones de rodilla.

Con el fútbol playa también trabajaremos la musculatura del tobillo que nos proporcionará una mayor estabilidad en esta articulación. Además, también se consigue una importante mejora de la capacidad cardio-respiratoria.

Palas, afirmación muscular y mejora de la coordinación

(iStock)
(iStock)

Primer beneficio: a las palas suele jugarse en la orilla o directamente dentro del agua. Esta cuestión no es baladí, porque el agua fría mejora la circulación.

Para el aparato locomotor, jugar a las palas contribuye a la afirmación de los músculos del brazo y antebrazo, de las extremidades inferiores y de la espalda, principalmente zona dorsal y lumbar. Si nos fijamos en el sistema nervioso, aumenta su capacidad de alerta y, por tanto, mejoran nuestros reflejos al tiempo que trabajamos la coordinación.

Vóley-playa, mayor fuerza y mejor movilidad articular

(iStock)
(iStock)

Si decidimos practicar vóley-playa, conseguiremos distintos beneficios. En el tren inferior se favorece el desarrollo muscular, sobre todo en longitud, al saltar y flexionar el cuerpo mientras que, al tiempo, mejora la circulación de la sangre. Además, los músculos abdominales, dorsal ancho, pectorales, bíceps y tríceps se desarrollan sin esfuerzos violentos, los que nos proporciona una mayor fuerza. También nos permite ejercitar la movilidad articular y la flexibilidad de los dedos, muñecas, codos y hombros, mejorar los reflejos y la coordinación muscular.

¿Correr por la playa o sólo caminar? Depende

(iStock)
(iStock)

Muchas veces vemos, sobre todo a primera hora de la mañana, gente corriendo por la playa. ¿Es beneficioso o simplemente con caminar es suficiente? Ambas opciones son beneficiosas pero optaremos por una u otra dependiendo de nuestra forma física.

Caminar es una de las mejores opciones que podemos elegir para practicar en la playa, principalmente por la orilla, ya que el terreno es lo suficientemente firme pero a la vez inestable como para que las articulaciones de las piernas -rodillas, tobillos y dedos- trabajen y se fortalezcan. Además, nos ayuda a mejorar la coordinación y el equilibrio, puesto que al caminar por una superficie que nos desestabiliza, varios sistemas de nuestro organismo trabajan para no caernos (sistema propioceptivo)

Correr por la playa en principio nos puede beneficiar si estamos acostumbrados a practicar este deporte porque fortalece miembros inferiores y musculatura de la cadera. Pero si no estamos en buena forma o si arrastramos alguna lesión hay que tener cuidado, porque el esfuerzo al que sometemos a nuestros músculos puede ser excesivo y producir alguna sobrecarga en la musculatura de la pierna, como cuádriceps, isquiotibiales, gemelos, sóleo, flexores y extensores de los dedos y planta de los pies. Si éste es tu caso, mejor caminar por la orilla y así, de vez en cuando, refrescamos el cuerpo dándonos un bañito.

Natación o cualquier otro deporte en el agua

(iStock)
(iStock)

En estos meses de tanto calor, el rey de los deportes para practicar en la playa, o en la piscina, es la natación. O cualquier ejercicio dentro del agua.

La natación es el deporte más completo. Es muy beneficioso porque el movimiento que realizamos para vencer la resistencia del agua nos obliga a ejercitar toda la musculatura del cuerpo: cervical, dorsal, lumbar y de las extremidades. Además, el trabajo del sistema respiratorio y cardiovascular que provocamos también es muy positivo para nuestro organismo.

Lo recomendable es tomar la natación como un hábito durante todo el año y no limitar su práctica a la época veraniega. Su práctica nos permite tonificar y estirar la musculatura, previniendo dolores de espalda o mejorando problemas en la columna, que suelen empeorar con las posturas y esfuerzos que realizamos cada día.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios