“Este trabajo lo podría hacer un mono”. Y pagan una pasta
  1. Alma, Corazón, Vida
LA VIDA COMO BECARIO EN UN BANDO DE INVERSIÓN

“Este trabajo lo podría hacer un mono”. Y pagan una pasta

Llegar a hacer prácticas en Goldman Sachs es el sueño de todo estudiante de finanzas. Es difícil entrar, pero una vez dentro el trabajo es un juego de niños

Foto: “Este trabajo lo podría hacer un mono”. Y pagan una pasta
“Este trabajo lo podría hacer un mono”. Y pagan una pasta

Entrar a trabajar como becario en un banco de inversión de Wall Street no es es sencillo. Para empezar, es casi imposible lograr un puesto si no se cuenta con un título de una universidad de la Ivy League, pero además tu currículum (sin experiencia pero con apellidos) tiene que competir con el de miles de aspirantes. Este verano Goldman Sachs ha tenido 59.000 candidatos a becario y sólo ha contratado a 2.900.

Dado lo difícil que es trabajar en una de estas compañías –algo lógico, teniendo en cuenta que son las empresas en las que es posible ganar más dinero– cabría esperar que el trabajo fuera duro. Pero no es así. “Este trabajo lo podría hacer un mono”, ha confesado a Business Insider un banquero junior que estuvohaciendo prácticas en un banco de inversión.

El trabajo es rutinario, sencillo y está muy por debajo de las capacidades reales de un estudiante de Harvard o Columbia. En realidad, los becarios de estas compañíasacaban haciendo lo que todos los becarios del mundo de las finanzas: rellenar hojas de cálculo, preparar presentaciones y, general, realizar el trabajo menos interesante del que pasan sus superiores.

Hoy los estudiantes más avispados tratan de hacer prácticas en 'hedge funds', donde el trabajo es más estimulante

Es habitual escuchar que en este tipo de empresas los becarios no ven la luz del sol. Pero como explica a Business Insiderun becario de Goldman Sachs, en realidad los junior se pasan el día pegados a la silla para aparentar: “Mucha gente exagera cuando dice que trabaja 80 o 90 horas a la semana. La mayor parte del tiempo no están trabajando per se, tan sólo esperan a que les den trabajo o revisen lo que han hecho”.

Un trabajo poco agradecido, pero lucrativo

Tradicionalmente, todo aquel graduado que buscaba abrirse paso en Wall Street tenía que pasar dos años como analista junior en un banco de inversión, haciendo el trabajo sucio, muy poco estimulante. Una especie de rito de paso hacía lo más alto, aburrido, sí, pero muy bien pagado en comparación con cualquier otro tipo de prácticas.

Hoy los estudiantes más avispados tratan de hacer prácticas en hedge funds, donde el trabajo es más interesante y pueden llegar a tomar incluso decisiones sobre inversiones. Un becario que ha logrado trabajar en una de estas compañías este verano lo tiene claro: “No he escuchado nunca a nadie decir 'he disfrutado de mi experiencia de becario en un banco de inversión”.

Muchos de estos “becarios de élite”, que en su mayoría no han cumplido ni 21 años, tienen algo en común: eran miembros de los clubs de inversión de la universidad. Esto es, gente de buena familia con dinero para invertir sin necesidad de haber trabajado nunca.

Ahora bien, la mayoría de los egresados no se libran de los dos años de prácticas “que podría hacer un mono”. Si quieres acabar en el lado de los compradores, en el que se gana más dinero, lo habitual es que tengas que estar dos años tomándote las cosas con calma. Eso sí, a nadie le pagan tanto por aprender a usar el Excel.

Wall Street Goldman Sachs Educación
El redactor recomienda