Deja de consumir como si no hubiese un mañana

Las cinco técnicas de los supermercados para que gastes más en sus productos

Definitivamente no sabes hacer la compra: siempre te llevas cosas que no necesitas y se te olvidan, precisamente, las que ibas buscando. Pero ¡buenas noticias! La culpa no es tuya, es de las tiendas

Foto: Estás aturdido y abrumado y no, esa lata de coco no te hacía falta. (iStock)
Estás aturdido y abrumado y no, esa lata de coco no te hacía falta. (iStock)

Diferentes organismos y asociaciones en defensa de los consumidores no dejan de denunciar las tácticas de venta poco fiables y desconcertantes que las grandes cadenas de supermercados y marcas internacionales realizan a menudo. Y aún así, parece que no aprendemos.

[Lea aquí: Descubre cómo te engañan con la comida falsa que compras todos los días]

Ibas a por un brick de leche y unas servilletas y sin saber muy bien cómo llegas a casa con seis kilos de kiwis blandurrios, ocho latas de calamares del suroeste de Nueva Zelanda –eso sí, en su tinta– y unos doscientos –¡más 25 gratis!– pañales de bebé ultrasuaves y superabsorbentes. Fenómenal. Ni siquiera tienes hijos.

Algunos quizás los conozcas, pero el hecho es que cuando te los ponen delante te resulta muy difícil darles la espalda y no picar con la oferta de turno. Espabila porque no los necesitas y en casi ninguna ocasión estás realmente ahorrando dinero. Estos son los cinco mejores trucos que utilizan los supermercados para jugar con los consumidores, y les funcionan.

1. Ofertas de temporada (fuera de la misma)

Según un estudio elaborado por la Competition and Markets Authority (CMA), organismo británico encargado de velar por los intereses y derechos de los consumidores, los precios más altos sólo se aplican fuera de temporada cuando los consumidores son menos propensos a comprar los artículos.

Es decir, si compramos alimentos cuando están fuera de su periodo de cultivo son mucho más caros por mucho que los pongan 'en oferta'. Especialmente si se trata de productos semiperecederos como los chocolates o bombones empezarán a subir de precio cuando suban las temperaturas y les cueste más dinero y tiempo conservarlos adecuadamente, advierten desde la CMA.

'Santo dios, ¡si yo venía sólo a por huevos y me he dejado media pensión en cosas que no necesito!'. (iStock)
'Santo dios, ¡si yo venía sólo a por huevos y me he dejado media pensión en cosas que no necesito!'. (iStock)

2. Antes/Ahora, ya

Con cada nueva temporada de rebajas nos lo advierten: aseguraos de que los precios sobre los que se hace el descuento son realmente los que tenían los artículos días antes de sacarlos en oferta. Pero nos la siguen colando y no hay nada que nos atraiga más que pensar que 'ahora' nos está costando mucho menos que 'antes'.

El mencionado estudio encontró este tipo de prácticas en supermercados como Waitrose o Sainsbury donde se observó una subida continuada en los precios de determinados productos durante más de 20 días para, a continuación, ofrecer durante una semana un descuento importante en los mismos. Lo que en realidad ocurría es que 'ahora' se estaba pagando lo mismo que en el 'antes' de dos semanas atrás, por lo que no había ahorro real alguno.

3. Cuidado con los artículos relacionados

¿Alguna vez te has encontrado con que, curiosamente, cerca de la carnicería hay un stand donde te dan a probar una salsa barbacoa ideal para aderezar la carne que hay justo al lado? No es coincidencia, los supermercados los colocan estratégicamente para que compremos lo que denominan artículos de conveniencia.

Los carteles que anuncian en letras gigantes una oferta, especifican en una tipografía bastante más pequeña que el descuento es en 'la segunda unidad'

Se trata de productos que los consumidores normalmente no están dispuestos a buscar a lo largo y ancho del súper, pero que si se los ponen delante cuando están comprando algo relacionado, acaban por cogerlo ‘para probar’. “Sin embargo”, alerta el profesor de la Universidad de Texas Narayanan Janakiraman, “debes tener cuidado porque estos artículos de conveniencia normalmente son de las marcas más caras de la tienda”.

4. Multicompras y artículos “regalados”

“En las ofertas multicompra los precios se incrementaron para que el ahorro sea menor del que anuncian, e incluso sea inexistente”, explica Nadia Khomami en The Guardian. Exacto, en los llamativos '2x3', '3x2', 'llévate de regalo', etc., tu ahorro en realidad es bastante nimio porque el precio de los productos es más elevado de lo normal. Por lo general este tipo de “obsequios” suelen realizarse en los productos más caros de los supermercados y, lo que es peor, en paquetes de tal tamaño que te las vas a ver y desear para gastar antes de que se queden inservibles tus artículos rebajadísimos. A todo esto, ¿has pensado dónde vas a almacenarlos?

Es interesante también observar cómo los carteles que anuncian en letras gigantes al consumidor que se encuentra ante un artículo en oferta, especifican en una tipografía bastante más pequeña que el descuento del 30%, 40% o 50% se hace en 'la segunda unidad'. Ojo.

'¡Oe oeeee!'. Claro que sí, cuando no te cuelan ni una, ¡tienes que celebrarlo! (iStock)
'¡Oe oeeee!'. Claro que sí, cuando no te cuelan ni una, ¡tienes que celebrarlo! (iStock)

5. Cuanto más grande, ¿mejor?

Seguro que también has picado alguna vez en llevarte el paquete más grande que haya de cualquier producto porque ¡eh! es la mejor opción en relación cantidad-precio. Pues te equivocas: “El precio de los artículos individuales en paquetes más grandes en realidad es más alto”, advierte Khomami.

Según la investigación de CMA, Tesco vendía cuatro latas de maíz dulce de la marca Gigante Verde por 2 libras cada una –unos 2,83 euros–, pero este 'precio especial' era proporcionalmente más caro que llevarse seis latas de un tamaño un poco más pequeño pero que en total hacían la misma cantidad.

Igual ocurre con los paquetes gigantes anunciados como 'formato ahorro' que no siempre se traducen en pagar menos. Busque y compare bien antes de tener que alquilar un trastero para poder guardar los lotes gigantes de productos tan rebajados que ha comprado de forma compulsiva, por el amor de dios.   

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios