UNA PRÁCTICA CADA VEZ MÁS EXTENDIDA

Sexo oral: las seis cosas que deberías saber (inexcusablemente)

El 61,3% de los españoles reconoce haber realizado alguna vez sexo oral, pero sigue siendo una de las áreas más desconocidas del acto amoroso

Foto: Cada vez hay menos tabúes en torno al sexo oral. (Graham Dean)
Cada vez hay menos tabúes en torno al sexo oral. (Graham Dean)

Aunque se ha practicado toda la vida, el sexo oral está rodeado de prejuicios. Para muchas personas las felaciones y el cunnilingus son costumbres estandarizadas dentro de la práctica sexual cotidiana, pero hay quien sigue viéndolo como algo especialmente sucio. Grandes hitos del sexo oral, como el caso Lewinsky-Clinton y las confesiones de Michael Douglas han hecho que el asunto se normalice, pero aún queda mucho camino por recorrer para que esté en boca de todos.

Según el estudio sobre Actitudes y Prácticas Sexuales del Centro de Investigaciones Sociológicas (cuya última edición se publicó en 2008) el 61,3% de los españoles reconoce haber practicado alguna vez sexo oral, lo que quiere decir que 4 de cada 10 españoles no han disfrutado nunca de él.

Cierto es que, como cualquier otra práctica, el sexo oral no está exento de riesgos, pero también tiene muchas ventajas. Lizette Borreli apunta en Medical Daily seis curiosidades sobre el sexo oral, que todo el mundo debería conocer.

1. Los hombres dan tanto sexo oral como el que reciben

Contrariamente a lo que suele pensarse, los hombres practican más sexo oral que las mujeres. De vuelta al estudio del CIS, el 69,7% de los hombres lo han realizado frente al 53,3% de las mujeres, y, además, según envejecen, les gusta más. Una investigación de 2010, publicada en The Journal of Sexual Medicine, concluyó que sólo el 55% de los hombres de entre 20 y 24 años le habían hecho un cunnilingus a sus parejas el pasado año, frente al 75% de las mujeres que habían practicado al menos una felación. Pero en el rango de 30 a 39 cambian las tornas: el 69% de los hombres habían realizado sexo oral a sus parejas frente al 59% de las mujeres.

2. Practicar felaciones disminuye el riesgo de sufrir preeclampsia

La preeclampsia es la complicación del embarazo más común y peligrosa, ya que en casos graves pone en peligro la vida del feto y de la madre. Pero, lo que poca gente sabe, es que practicar felaciones cuando se está embarazada disminuye el riesgo de padecer la enfermedad. Así lo comprobó un estudio de 2000, publicado en el Journal of Reproductive Immunology que relacionaba la exposición de las mujeres al semen de sus parejas con una menor incidencia de la patología.

Los investigadores creen que esto ocurre debido a que las mujeres que practican sexo oral desarrollan una mayor tolerancia inmunológica gracias a la ingesta del semen. La función protectora, eso sí, sólo funciona si se trata del esperma del padre.

3. Tragar semen relaja las náuseas matutinas del embarazo

Tradicionalmente, las náuseas matutinas características de los primeros meses del embarazo se trataban con jengibre o menta, pero el semen también es una buena opción. Según una investigación de 2012, en las primeras felaciones las mujeres embarazadas rechazan el semen de sus parejas como si fuera una infección y vomitan, pero tras esto, su cuerpo desarrolla una tolerancia que alivia los síntomas de las náuseas.

4. El esperma tiene propiedades antidepresivas

Los compuestos químicos del semen pueden mejorar el humor, aumentar la afectividad y proteger de la depresión. Estas son las principales conclusiones de un estudio de 2012 publicado en la revista Archives of Sexual Behavior que asegura que sus efectos beneficiosos se obtienen tanto en la práctica del sexo oral como en el coito. Ahora bien, los investigadores descubrieron que las mujeres que se describen como “promiscuas” pero usan condón tenían el mismo ratio de depresión que las célibes, lo que significa que los efectos beneficiosos no vienen del sexo en sí, sino del semen.

5. El sexo oral puede causar cáncer

No todo podían ser buenas noticias. La relación entre el sexo oral y los cánceres de boca y faringe parece cada vez más clara. Un estudio de 2011 publicado en la revista Journal of Clinical Oncology mostró que la incidencia de cánceres asociada con el virus del papiloma humano (VPH) había crecido de un 16% a un 72% entre finales de los 80 y la década de los 2000, sobre todo entre los hombres caucásicos de mediana edad, algo que los investigadores asociaban al aumento de la práctica del cunnilingus. Esta Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) puede causar verrugas genitales o presentarse sin síntomas, pero si no se trata debidamente puede causar cáncer de cuello uterino, ano, pene o vagina.

6. Puedes contraer una ETS vía sexo oral

Aunque las ETS se contraen normalmente a través del sexo vaginal o anal, también pueden contagiarse vía oral: tanto el VPH, como la gonorrea, la sifilis, los herpes y la hepatitis B. El sida, por el contrario, es más difícil de pillar por esta vía. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios