AGRESIÓN SEXUAL EN SAN FERMÍN

“La gente viene a una ciudad sin ley y las agresiones sexistas están presentes a diario”

La presunta violación de una joven de 19 años en Pamplona ha reabierto el debate sobre la impunidad de los acosadores en las fiestas de San Fermín

Foto: Celebración de los Sanfermines 2015. (EFE)
Celebración de los Sanfermines 2015. (EFE)

Las plataformas feministas llevan años denunciado la situación que viven a diario muchas de las mujeres que acuden a las fiestas de San Fermín, donde las agresiones sexuales de baja intensidad parecen un invitado más de las fiestas. Aunque el fenómeno cuenta cada vez con mayor visibilidad, y pancartas con lemas como ‘Babosoak, ez’ (babosos, no) y ‘No to sexist aggression’ (No a las agresiones machistas) adornan los balcones de las calles del centro de Pamplona, la grave agresión sexual que ha sufrido una joven de 19 años ha puesto de manifiesto que el problema está lejos de solucionarse.

“Durante muchos años se han vendido los Sanfermines como una fiesta en la que todo vale, puedes hacer lo que quieras y no tiene consecuencias”, ha asegurado a El Confidencial Zuriñe Altable, portavoz de la Plataforma de Mujeres contra la Violencia Sexista y el colectivo 'Gora Iruñea!' “La gente viene a una fiesta en una ciudad sin ley y las agresiones sexistas están presentes a diario”.

Altable cree que el fenómeno es común a la mayoría de fiestas populares, pero especialmente preocupante en las de San Fermín, “porque se ha vendido que todo vale”. Aprovechando las aglomeraciones y el ambiente festivo, en el que las normas sociales parecen desaparecer, se suceden los tocamientos, los piropos no consentidos y las intimidaciones. Agresiones de baja intensidad que no son más que el preludio de otro de otro tipo de conductas más graves, como la vivida el domingo, un presunto intento de agresión sexual que ya ha sido denunciado a la policía.

Cada vez hay más gente en contra de las agresiones y que es capaz de recriminar a los atacantes ante una situación de violencia

El suceso podría haber sido más grave si los amigos de la joven víctima no hubieran actuado contra los agresores. “En cierto modo algo está cambiando”, asegura Altable. “Lo que hemos conseguido con las campañas de prevención es que la sociedad esté alerta y actué contra las agresiones. Por ejemplo, en este caso ha habido más de un agresor, aunque uno encerró a la chica dentro del baño la cuadrilla estaba afuera mofándose de la situación. Un amigo y una amiga de la chica se percataron de que no estaba y se enfrentaron contra el grupo”.

San Fermín se propone acabar con los episodios e imágenes sexistas

“No tenemos por qué soportar las agresiones”

Como explicó a El Confidencial la psicóloga Blanca Vázquez, cofundadora y codirectora del Instituto Español de Agresión y Familia, estas desagradables escenas son fruto del comportamiento grupal. “Los jóvenes se amparan en la masa para hacer algo que seguramente nunca se les ocurriría por iniciativa propia”, algo que unido al exceso de alcohol y la desinhibición durante los momentos de fiesta hace que las normas sociales se relajen y se tenga la sensación de que todo está permitido.

Pero, al margen del alcohol y los comportamientos de masas, lo cierto es que muchos hombres siguen sin considerar que ciertas actitudes son en realidad agresiones que no deben consentirse. “En el imaginario colectivo sólo consideramos como agresiones sexuales los casos más graves, pero éstas no tienen por qué tener un componente físico”, explica la portavoz de la Plataforma de Mujeres contra la Violencia Sexista. “Una agresión sexista puede ser incluso una mirada. Una cosa es que pronunciemos un piropo como parte de un juego de dos personas y otra que se lo digamos a alguien a quien no le gusta”.

Para Altable el límite de lo permisible es muy sencillo de establecer: “Cuando una mujer se está sintiendo agredida es una agresión”. Y es algo que cada vez más gente tiene claro. “Vivimos en un sistema donde los valores machistas se perpetúan pero el trabajo de las feministas va calando en la sociedad”, asegura la portavoz. “A la vista esta que estamos muy hartas y no nos vamos a asustar. Cada vez hay más gente en contra de las agresiones y que es capaz de recriminar al agresor si ve a una chica en situación de violencia. Hay un cambio de responsabilidad”.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios