A ELLOS LES HA FUNCIONADO

10 personas con más de 100 años te dicen cómo debes sacar jugo a la vida

Aunque el factor más importante para alcanzar determinada edad es, sobre todo, tener suerte (y una buena genética) casi todos los longevos son personas positivas, entusiastas y que evitan el estrés

Foto: Haz deporte, bebe, fuma, visita a tu familia, haz turismo y ¡conduce! (iStock)
Haz deporte, bebe, fuma, visita a tu familia, haz turismo y ¡conduce! (iStock)

Más sabe el diablo por viejo que por diablo, que dice el refrán. Y si dicho diablo supera el siglo, razón de más para hacerle caso si queremos saber qué influye a la hora de vivir más tiempo y, sobre todo, hacerlo de forma feliz. Hace poco nos preguntábamos por qué zonas como Japón o Cerdeña son mucho más longevas que la media mundial. Hoy examinamos algunas de las lecciones vitales que los centenarios han proporcionado cuando han sido interrogados por la prensa, y que han sido recogidas por James Altucher en un gráfico en Quora.

Marian Schlesinger

A sus 102 años (103 en septiembre), la hija de la reformista feminista Carnella James Cannon y del profesor de Harvard Walter Bradford puede estar orgullosa de haber seguido durante décadas los principios de sus progenitores. “Sigue adelante y haz lo que debas pase lo que pase” es el consejo que quiso dar a las jóvenes en las páginas de The Atlantic. La viuda de Arthur Schlesinger Jr., ayudante de John Fitzgerald Kennedy, ha publicado dos volúmenes de sus memorias: Arrebatado al olvido: una memoria de Cambridge (Gale Hill Press) y Yo recuerdo: una vida de política, pintura y gente (TidePool Press).

Katharine Weber

El pasado mes de septiembre, Katharine cumplió 103 años muy bien aprovechados. Como explica Chatelaine, Weber ha utilizado este tiempo para viajar por todo el mundo, de Canadá a Colombia pasando por China. “Intento no preocuparme, simplemente me limito a vivir; intento tener la confianza suficiente en mí misma para afrontar las cosas tal como vengan” es el principal lema que rige su vida, aunque también se propone que su edad cronológica no determine sus costumbres: a los 70 conoció Rusia, Siberia, Azerbaiyán y Ucrania y, a los 80, visitó la Muralla China.

Hinohara Shigeaki no se ha ido aún.
Hinohara Shigeaki no se ha ido aún.

Hinohara Shigeaki

Este doctor ha pasado de convertirse en investigador a investigado a sus 103 años. Le ha cundido bastante: desde su 75 cumpleaños, ha publicado 150 libros sobre bienestar en los que se recogen consejos como “lo más importante es sentirte bien”, “vigila tu peso”, “haz planes que te entusiasmen”, “comparte lo que sabes”, “sube escaleras”, “sé moderado con lo material” y, sobre todo, “haz gran arte, no pequeños garabatos”. En otras palabras, no debemos tener miedo a vernos envueltos en grandes empresas: “Dibuja un círculo tan grande que no haya manera de que puedas terminarlo mientras estés vivo”.

Dorothy Howe

Una de las más célebres de la lista, no por su brillante inteligencia o por su espíritu aventurero, sino por haberse mantenido sana y salva a base de alcohol y tabaco. Concretamente, 15 cigarrillos al día y un whiskey ocasional. “Sólo bebo cuando salgo, pero mi médico dice que no estaría viva sin ambas cosas”, reconocía a The Daily Mail. Según calcula el rotativo británico, Howe puede haberse fumado a lo largo de su vida unos 460.000 cigarros, lo que le habría costado algo más de 171.000 euros. Con eso ya le habría dado para realizar un viaje por Asia o haber intentado dedicarse al arte durante un par de días.

Elsa Bailey

La mujer que celebró su centenario esquiando en Arapahoe Basin, como informa The Denver Post, ha pasado los últimos 75 años de su vida (empezó tarde) practicando dicho deporte. ¿Cómo se mantiene en forma a tan avanzada edad? Sencillo: “Salto en trampolín todos los días, 100 veces cada mañana. Déjame que te diga que eso activa todas las células de tu cuerpo”.

Encuentra algo que te guste de cada uno –siempre hay algo– porque al final todos somos personas

Lili Rudin

El pasado 17 de mayo Rudin falleció a los 103 años, dejando atrás dos hijos, diez nietos y 14 bisnietos, producto de sus cuatro matrimonios, el último de ellos con el rabino Jacob Phillip Rudin. Como explicaba en Real Simple, el secreto para haber llegado a dicha edad era haber viajado por todo el mundo y sentir interés por otras personas. “Esa es la razón por la que salgo todos los días y me mezclo con la gente”, señalaba en la misma entrevista en que manifestaba su interés por vivir otros 50 años para visitar todo aquello que no había podido ver aún. En su rutina diaria, Rudin iba a comprar, a hacer ejercicio y a ver a sus familiares cada día.

Lucille Boston Lewis

El primer recuerdo que Lewis tiene es de 1917, cuando tenía cuatro años y su padre abandonó el hogar para combatir en la Primera Guerra Mundial. Casi un siglo después se reunía con otra centenaria, Cora Tollet Kerley, para celebrar conjuntamente su cumpleaños. “Ama a la gente”, recomienda. “Encuentra algo que te guste de cada uno –siempre hay algo– porque al final todos somos personas”.

Bel Kaufman.
Bel Kaufman.

Bel Kaufman

Esta escritora y profesora consiguió alcanzar los 103 años tras haber sobrevivido a una dura infancia en Odessa y Kiev. En 1965 publicó la novela por la que sería recordada, Up the Down Staircase, basada en sus experiencias como docente, que rápidamente se convirtió en un superventas y sería adaptada al cine por Robert Mulligan (en España fue estrenada como Contra corriente). “La gente tiene que ser curiosa”, afirmaba. “Debe mostrar interés en la vida más allá de sus propios dolores y preocupaciones. Debe sentir entusiasmo por ver cosas nuevas, conocer a nuevas personas, sentirse apasionada por la vida”.

Justina Sotomayor

Esta mujer, nacida en 1913, puede presumir de haber visto nacer a cinco niños, 16 nietos, 53 bisnietos y 28 tataranietos: una estirpe de 103 miembros. Por eso no es de extrañar que ser querida” sea su mejor consejo. “He vivido una vida tan larga porque mucha gente me quiere”, reconocía. “Criar a mis hijos me ha ayudado a vivir tanto tiempo. Mi familia ha dado significado a mi vida. Tener amigos también ayuda. Vamos a comer juntos y a fiestas”.

Mary Cooper

Calma, que hay muchos años por delante. En un completo perfil publicado en The Washington Post, esta conductora centenaria y defensora de los automovilistas ancianos, reconocía no haber bebido o fumado nunca (mira por dónde, Dorothy Howe). La clave se encuentra en “no dejar que nada me enfade”… Especialmente el tráfico. “No me gusta el estrés. No aguanto las discusiones. Si alguien se preocupa por tonterías, me marcho. Me gusta estar cerca de la gente positiva, gente que te eleva y que no te deja caer”. Sí, lo ha adivinado: la clave no está en beber o no beber, ni en ejercer un riguroso autocontrol o en dejarse llevar sino, más bien, en ser un poco entusiasta y, sobre todo, tener suerte. Mucha suerte.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios