PEQUEÑOS TRUCOS, GRANDES DIFERENCIAS

10 cosas que puedes aprender en menos de un minuto y que cambiarán tu vida

Dentro de diez minutos quizá tu vida no haya cambiado sustancialmente, pero seguro que será un poco más cómoda gracias a estos pequeños trucos que probablemente no conocías

Foto: Ahorra tiempo y esfuerzo con estos sencillos truquitos. (iStock)
Ahorra tiempo y esfuerzo con estos sencillos truquitos. (iStock)

En inglés cada vez más se utiliza el concepto life hack para referirse a esos pequeños pirateos cotidianos que nos permiten mejorar nuestra vida. De igual manera que un aficionado a los videojuegos consigue superar una fase complicada a través de un atajo que la mayor parte de jugadores no conocen, podemos enriquecer nuestra existencia (y la de los demás, que nunca está de más) a través de pequeñas argucias que a veces nos resultan desconocidas y otras parecen obvias, pero raramente las habríamos imaginado.

Un hilo publicado en Quora que cuenta ya con casi 900 respuestas ha recogido algunos de estos trucos, que se aprenden rápidamente y duran para toda la vida. A continuación seleccionamos una decena de los más útiles. Dentro de diez minutos, quizá tu vida no haya cambiado sustancialmente, pero seguro que será un poco más cómoda.

Detiene un estornudo

Aunque en algunos casos aguantarse un estornudo resulta peligroso, ya que puede provocar infecciones al retener los patógenos, hay determinadas situaciones en las que no procede estornudar a pleno pulmón. El usuario Alexander Freiherr, profesor emérito de Sociología (o eso afirma en su perfil) proporciona cuatro trucos para detener un estornudo: con los dedos, coge la parte que rodea al tabique de la nariz y tira de ella ligeramente hacia afuera; presiona con la lengua en el paladar, en la parte inmediatamente posterior a los dos incisivos; agarra con dos dedos el labio superior y tira hacia arriba, hacia las fosas nasales; o, simplemente, suénate.

No digas “pero” cuando pidas perdón

En un episodio de Juego de tronos, Benjen recordaba a Tyrion Lannister que “nada de lo que dice alguien antes de la palabra 'pero' cuenta”. En otras palabras, si vas a pedir perdón, intenta que no vaya acompañado de una excusa que intente exculparte. El usuario Lalith Vikram Natarajan propone realizar una pausa en lugar de decir “pero”. Por ejemplo, en lugar de explicar “perdón por los errores, pero el plazo terminó pronto”, es mejor afirmar “perdón por los errores. El plazo terminó pronto”. La lógica será semejante, pero no parecerá que estás escaqueándote de tus responsabilidades.

Evita enviar correos por accidente

A todo el mundo le ha ocurrido: estás redactando un correo electrónico y, sin querer, pulsas el botón equivocado y este se envía sin terminar o con errores. Es tan sencillo como dejar para el final el campo de dirección, recuerda David Spencer. De esa manera, aunque pulsemos por error el botón de “enviar”, el correo no será enviado. Y, en caso de estar escribiendo sin el control de nuestras emociones, nos dará unos cuantos segundos más para contar hasta diez.

Ahorra tinta al imprimir

Aunque cada vez es menos frecuente, muchas personas siguen teniendo impresora en casa, y como bien saben, la tinta sale a precio de sangre de unicornio. Para ellos, y también para los que quieran ahorrar unos euros a su empresa, está pensado este truco: cambia el color de la fuente de negro a gris oscuro. El resultado es muy semejante pero te permitirá ahorrar una gran cantidad de tinta negra y, además, acelerará el proceso de impresión.

Cómo relajarse rápidamente antes de dormir

¿Quieres meterte en la cama y despertarte cuando el despertador suene sin que te des cuenta de que el tiempo ha pasado? Mihalache Catalin propone repasar tu día en menos de un minuto, con todo lo que has hecho y no has llegado a hacer, así como buscar soluciones a ello (sin atormentarse, claro). Es una buena manera de relajarse, poner en perspectiva tu existencia y, sin darte cuenta, la noche habrá pasado en un suspiro.

Antes de ir a la máquina de 'vending', llamar a una ex o pedir otra copa, pregúntate '¿por qué?', y probablemente no lo harás

Que la última gota no quede en el pantalón

Los hombres sabrán a lo que nos referimos. Nuestro amigo el sociólogo Alexander Freiherr vuelve a hacer acto de presencia con este consejo un tanto peculiar: cada vez que orinamos, una vez hayamos terminado, debemos sacudir ya-saben-qué mientras presionamos ligeramente en la zona del perineo, la que se encuentra entre los testículos y el ano, para vaciar la vejiga por completo. Es una técnica ampliamente utilizada en el mundo musulmán, donde recibe el nombre de “istibra”.

Átate correctamente los cordones

Muchas zapatillas deportivas, como las Converse All Star, tienen agujeros para los cordones hasta el tobillo. Algunas personas deciden atarlas normalmente; otras ni siquiera los utilizan puesto que hace que les opriman más. Craso error, recuerda un usuario anónimo, que reproduce un texto publicado en Sun Gazing. Si están ahí es por algo, y esto es evitar que salgan ampollas en el talón y que el pie baile dentro de la zapatilla. Por eso debemos utilizar el “nudo cerradura”, que este vídeo enseña a realizar.

Deja el ordenador, agarra el teclado y tarda menos

Pasamos de ellos como de meternos alfileres bajo las uñas, pero los maravillosos atajos de teclado siguen existiendo, y pueden ahorrarnos gran cantidad de tiempo si aprendemos a utilizarlos con frecuencia, especialmente cuando navegamos por internet. Jhasketan Sahu propone los siguientes:

Para abrir una nueva pestaña: Ctrl. + T

Para cerrar una pestaña: Ctrl. + W

Para moverse de una pestaña a otra: Ctrl. + RePág o Ctrl. + AvPág

Para volver a abrir una pestaña que acabas de cerrar: Ctrl. + Shift + T

Para encontrar texto en una página: Ctrl. + F

Para aumentar o disminuir el tamaño del texto: Ctrl. + “+” o “-”; también sirve la rueda del ratón

Para abrir un enlace en una nueva pestaña: Ctrl. + click en el enlace

Pregúntate “por qué” antes de hacer nada

Un consejo un tanto filosófico, pero que nos vendrá bien la próxima vez que vayamos a la máquina de vending a comprar una bolsa de patatas, o estemos a punto de llamar a un o una ex, o corramos a la barra a pedir la enésima copa. Charles Faraone considera que deberíamos cuestionar todas nuestras decisiones y pensar qué impacto pueden tener en nuestras vidas: si lo hacemos porque realmente pensamos que va a ser positivo o, simplemente, es una forma de evitar nuestras obligaciones, ceder a la tentación o de que nos guíe la ansiedad.

Si tardas menos de un segundo en hacerlo, hazlo

Un metaconsejo cortesía del emprendedor Gabriel Lewis. Si dejamos demasiadas cosas sin hacer a lo largo del día –de los platos que se amontonan en el fregadero a los correos electrónicos que se quedan sin responder–, basta con hacernos la siguiente pregunta: ¿cuánto tiempo me habría llevado hacerlo? Si la respuesta es uno o dos minutos, no debemos esperar más para dejarlo finiquitado. En caso contrario, esas pequeñas tareas se amontonarán y terminarán llevándonos mucho más tiempo que por separado, lo que nos desmotivará aún más. Y esta vez, con razón.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios