Es italiano, es rico y este es su consejo: "No os caséis con una estadounidense"
  1. Alma, Corazón, Vida
QUE LA VIDA PERSONAL NO MOLESTE DEMASIADO

Es italiano, es rico y este es su consejo: "No os caséis con una estadounidense"

Es el ojito derecho de Renzi y uno de los inversores de moda. En una polémica entrevista concedida a The New York Times, Davide Serra desvela cuál es el secreto del éxito que le da a sus compañeros

placeholder Foto: Entrevista con Davide Serra en la televisión italiana. (YouTube)
Entrevista con Davide Serra en la televisión italiana. (YouTube)

Que las personas más exitosas del mundo –de políticos a artistas pasando por deportistas– deben realizar grandes sacrificios en su vida privada para alcanzar su objetivo, a veces hasta el punto de convertirlos en personas profundamente infelices, no es ningún secreto. El tiempo es limitado, y si quieres invertir gran parte de él en tu carrera, es probable que no puedas dedicarlo a otras cuestiones de menor importancia entre tus prioridades vitales, como cuidar de tus padres, ayudar a tu pareja o criar a tus hijos.

De ahí a confesarlo abiertamente hay un trecho, pero hay quien se atreve a saltárselo. Es el caso de uno de los inversores de moda en la City londinense, Davide Serra, que en una entrevista con The New York Times desvelaba cuál era el consejo que le daba a todos sus amigos: “nunca jamás te cases con una mujer americana”. Una declaración un tanto irónica, teniendo en cuenta que como ella misma cuenta, la entrevistadora Jenny Anderson, a la que explicó su consejo, está casada y es americana (aunque no desvela cuál fue la opinión de su marido al respecto).

Su esposa equilibra su vida entre la gestión de una familia de cuatro pequeños y su trabajo en una consultora de diseño de interiores

La fama de bocazas de Serra le antecede, como recuerda Anderson, pero su consejo dice mucho de la mentalidad del éxito en el siglo XXI. Si el inversor recomienda ignorar a las americanas y centrarse, como él, en una mujer italiana, es porque aquellas piden demasiado. ¿Demasiado esfuerzo, demasiado amor, demasiado tiempo, demasiado dinero…? No lo aclara, pero lo que es evidente, a partir de sus palabras, es que es preferible una mujer que no pida demasiado. O, por el contrario, ambos lo pasarán mal: una por la decepción que supone descubrir que tu marido tiene otras prioridades y el otro porque se verá obligado a poner infinidad de excusas para no hacerle caso.

La esposa perfecta para el hombre ocupado

Frente a esa hipotética y pedigüeña mujer americana, Serra lo tiene claro, como explica en la entrevista con un lenguaje oportunamente económico: “Mi mujer es el verdadero activo en mi balance”. Su mujer es Anna Barassi, una antigua modelo de Gucci que estudió Literatura y Arte en la Universidad Católica de Milán. Según señala la página de la ONG Hakuna Matata, Barassi “equilibra su vida entre la gestión de una familia de cuatro pequeños y su trabajo en una consultora de diseño de interioresque fundó después de graduarse en el Chelsea College of Art de Londres”.

Algebris Investments, el fondo que gestiona, ha crecido un 30% durante los primeros meses del año

No hace falta ser muy mal pensado para descubrir cuál es el perfil de esposa que Serra prefiere, y esta no tiene que ver demasiado con su lugar de procedencia: nada de una mujer demandante, mejor un ama de hogar dedicada a cuidar de los niños y que, en su tiempo libre, puede satisfacer sus aspiraciones artísticas y morales a través de obras de caridad, de igual manera que ocurría con las esposas de la burguesía urbana durante gran parte de los siglos XIX y XX.

Serra dirige el fondo de inversión Algebris Investaments, que maneja 2,5 mil millones de dólares, y pasa gran parte de su tiempo, además de dirigiendo la compañía, aconsejando a Gobiernos en política económica, cumpliendo como mano derecha económica de Matteo Renzi y publicando investigaciones destinadas a los bancos centrales y los jefes financieros, así como practicando algunos de sus deportes preferidos, como el esquí, la escalada y la pesca del marlín. A veces, eso sí, rodeado por su familia. Todos sus esfuerzos han visto su recompensa, en forma de un crecimiento del 30% del fondo durante los primeros cinco meses del año.

Sexualidad Psicología Inversores Machismo Matrimonio Relaciones de pareja
El redactor recomienda