no son sanas aunque no engorden

Esto es lo que ocurre en tu cuerpo cuando dejas de tomar bebidas 'light'

Son refrescantes, te ayudan a saciar el apetito y, lo mejor, ¡no engordan! Deja de ser tan positivo: cuando descubras cómo sería la vida sin ellas, pasarás de las bebidas sin azúcares

Foto: Los que estén brindando con refrescos 'light', quizás deban ahorrarse el '¡salud!'... (iStock)
Los que estén brindando con refrescos 'light', quizás deban ahorrarse el '¡salud!'... (iStock)

Cuando nos proponemos perder peso una de las primeras medidas que tomamos es tratar de evitar los alimentos altos en grasas y azúcares. Así que encontramos un universo de posibilidades en los alimentos light pero ojo porque no todos son tan buenos para la salud como te puedes imaginar.

Una de las bebidas comodín cuando queremos adelgazar son las bebidas refrescantes sin azúcar. Son estupendas porque tienen un sabor parecidísimo a las que acostumbramos a tomar pero ¡eh! estas además no engordan. Todo ventajas. ¿O nonbsp;

Quizás sea porque, al pensar que tienen cero grasas y azúcares y que encima ayudan a saciar el apetito, bebemos más cantidad de refrescantes latas de refrescos o tés helados sin azúcares de la que solíamos consumir, o porque no tenemos en cuenta los posibles efectos de sus ingredientes en nuestro organismo y solo pensamos en que no engordan. Ya. 

“Sea cual sea la razón que te lleva a beberlos, debes saber que eliminar los refrescos light de tu dieta mejorará su salud de la cabeza a los pies”, asegura Jordan Davidson en Prevention. Mientras los consumes no te das cuenta, pero si dejas de beber refrescos light durante una temporada esto es lo que ocurre en tu organismo, y ojito porque son todo ventajas.

Si te obsesiona tu figura, igual deberías plantearte con qué bebidas estás acompañando tu dieta. (iStock)
Si te obsesiona tu figura, igual deberías plantearte con qué bebidas estás acompañando tu dieta. (iStock)

Se acabaron los dolores de cabeza

Quizás no te has dado cuenta de que, al tomarlos, tienes más dolores de cabeza que antes, pero según una investigación publicada en el European Journal of Clinical Nutrition el ingrediente que hace tan deliciosas estas bebidas es precisamente el culpable de las migrañas que desaparecerán si dejas de consumirlas: “Esto se debe a que las sustancias químicas que componen el edulcorante artificial aspartamo –el que endulza prácticamente todos los productos light que conoces– puede haber alterado el funcionamiento de las señales nerviosas y el sistema de recompensa del cerebro, lo que conduce a dolores de cabeza, ansiedad e insomnio”, explicaban los responsables del estudio realizado en 2013.

Tras varios análisis en el laboratorio, los investigadores encontraron que las ratas que bebían refrescos light sufrían daños en las terminaciones nerviosas del cerebelo –la parte del cerebro responsable de las habilidades motoras– mientras que las que no las consumían no mostraron tales efectos. Vuelve a leer las alteraciones y piensa qué es lo último que has bebido: ¿te sientes identificado?

Bienvenidas, papilas gustativas

“No es tu imaginación: sin tomar tu habitual refresco dietético, es posible que la comida tenga más sabor”, advierte Davidson. Es un cambio sutil, pero poco a poco irás descubriendo a qué saben los alimentos que antes no percibías como consecuencia de los efectos de los edulcorantes artificiales en tu paladar: endulzan tu boca en exceso y apenas percibes más sabores.

Sólo el aspartamo es entre 150 y 200 veces más dulce que el azúcar y la sucralosa triplica a éste. ¿No te parece un exceso de dulce? Lo peor, vas a querer más. De hecho, a través de escáneres cerebrales se ha demostrado que los refrescos gaseosos light alteran los receptores de dulce del cerebro y prolongan los antojos de azúcar ya que no nos sentimos satisfechos.

Consumir solo una bebida 'light' al día incrementa un 65% las posibilidades de padecer obesidad

“A menudo observamos que los pacientes cambian sus opciones de aperitivos cuando dejan de tomar estos refrescos”, comenta la doctora Heather Bainbridge, del Centro Médico de Control de Peso de la Universidad de Columbia: “En lugar de querer golosinas azucaradas o snacks salados como pretzels o patatas fritas eligen opciones más saludables como una manzana o un trozo de queso, y cuando vuelven a beberlos notan que son insoportablemente dulces”.

Ahora sí: tu régimen empieza a funcionar

“Puede que hayas comenzado a beber refrescos light para adelgazar más rápido pero alternativas como dejar de fumar te ayudarían más”, recomienda Davidson. Un reciente estudio encontró que los adultos que incluían en sus dietas bebidas sin azúcares continuaban almacenando la misma grasa en el vientre. Según la investigación consumir solo una ración al día incrementa un 65% las posibilidades de padecer obesidad en los siguientes 10 años. Además, un estudio publicado en la revista Diabetes Care asociaba el consumo de los mismo con un aumento del síndrome metabólico, obesidad, problemas de presión arterial alta, niveles altos de triglicéridos y mayores posibilidades de sufrir una enfermedad cardíaca y diabetes.

Almacenas menos grasa

La teoría de que al dejar de beber refrescos light uno se deshace de las grasas con más facilidad se debe en gran medida a cómo influyen sobre nuestras hormonas. Un estudio publicado en la revista Diabetes Care, encontró que solo bebiendo dos tercios de un refresco light antes de comer obligaba al páncreas a liberar una gran cantidad de la hormona insulina, responsable de almacenar la grasa. No solo eso, además debemos tener en cuenta que cuando el páncreas está sobrecargado de trabajo con la creación de la insulina para controlar los niveles de azúcar en sangre, la diabetes asoma la cabeza.

No, aunque la rebajes con el agua de los hielos sigue siendo mejor que la erradiques de tu dieta si pretendes adelgazar. (iStock)
No, aunque la rebajes con el agua de los hielos sigue siendo mejor que la erradiques de tu dieta si pretendes adelgazar. (iStock)

Se fortalecen los huesos

Atención: según los expertos en alimentación, dejar de beber refrescos light puede ser la mejor manera de mejorar tu resistencia ósea y reducir el riesgo de fracturas. Tal cual. 

Un estudio llevado a cabo el año pasado demostró que cada refresco que se toma al día aumenta el riesgo de fractura de cadera en un 14% para las mujeres posmenopáusicas, y otra investigación señaló que aquellas que los consumían a menudo tenían menor densidad ósea en la cadera. “Aunque todavía se está deliberando sobre los efectos de este tipo de refrescos”, reflexiona la autora, “la ciencia sugiere muy claramente que su consumo habitual debilita los huesos”.

Cambia tu actitud hacia los alimentos

“Como los refrescos light apenas tienen calorías, las personas que los beben a menudo se autoconvencen de que a cambio pueden darse caprichos y disfrutar de alimentos más pesados”, explica Bainbridge. Según la experta en nutrición, muchos de las pacientes que consumen bebidas sin azúcares suelen decantarse por alimentos grasos como patatas fritas o bollería “porque piensan que pueden compensar esas calorías adicionales con sus refrescos dietéticos”.

En las personas que mezclan los refrescos dietéticos con alcoholes duros, la intoxicación etílica se da con más facilidad y frecuencia

En su opinión la mayoría terminan por consumir alimentos poco saludables y advierte, “a veces estas malas elecciones se convierten en hábitos”. Bainbridge está convencida de que erradicar su consumo de nuestra dieta nos ayudará a romper con la comida basura.

Te emborrachas menos

Es un hecho demostrado que acompañar un buen whisky o ginebra con una bebida light hace que el alcohol te afecte antes que con uno normal. Según los autores de estudio australiano publicado en el American Journal of Medicine, “cuando se mezclan con alcohol, el estómago se vacía más rápido que si se consume con un refresco normal, causando un aumento drástico de las concentraciones de alcohol en sangre”. Así, en las personas que mezclan los refrescos dietéticos con alcoholes duros, la intoxicación etílica se da con más facilidad y frecuencia. Tu bebida engordará menos, pero acabará con tu juega antes de tiempo: a ver cuánto aguantas en pie.

Mejora la función renal

Según un estudio, las personas que bebían dos o más porciones diarias de estas bebidas duplicaban las posibilidades de disminuir la función renal. “Ahora que tu organismo ya no tiene que enfrentarse a los ingredientes de los refrescos dietéticos, los riñones pueden volver a limpiar las toxinas, estabilizar la presión arterial y dedicarse a la absorción de minerales”, resume Davidson.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios