Piensa en verde

El método que permitirá que te recuperes con un descanso de 40 segundos

Las largas jornadas laborales, los estreses del día a día y los interminables trayectos del trabajo a casa apenas te dejan tiempo para relajarte. Pero, ¡eh!, en menos de medio minuto puedes recuperarte

Foto: No se trata de un desmayo por lipotimia, está descansando y sólo necesita 40 segundos para volver a estar a tope. (iStock)
No se trata de un desmayo por lipotimia, está descansando y sólo necesita 40 segundos para volver a estar a tope. (iStock)

Llegamos a casa, tenemos un pequeño rato de tranquilidad, decidimos tumbarnos un rato en el sofá para descansar y cuando nos queremos dar cuenta, estamos más cansados y apagados que antes de echar una 'cabezadita'. La mayoría de estudios coinciden en que dormir la siesta es positivo para nuestra salud y es evidente que estos ratitos son necesarios en un mundo con un ritmo laboral en ocasiones tan elevado que nos impide vivir a gusto, con comodidad y relajados.

Descansar es básico para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y necesario para que podamos cumplir cada día con esas tareas que son, a la postre, las que nos provocan cansancio cuando llega la noche. Un problema casi igual de importante que la falta de descanso, es cuándo y cómo llevar a cabo estos ratitos de esparcimiento personal, pues al final la escasez de tiempo es uno de los principales obstáculos a superar en nuestro día a día.

Está claro que para poder funcionar durante el día hay que saber descansar por la noche. Pero esto no significa, sin embargo, que cuando el sol aparezca, y con él las obligaciones, no podamos tener nuestros ratitos de calma, tranquilidad y sosiego. Aunque hemos de reconocer que en ocasiones parece poco menos que misión imposible. Sin embargo, aunque no lo creamos, siempre hay alguna solución o, al menos, una alternativa.

Tienes tanto sueño que te echarías un rato en el césped de al lado de la oficina, si lo hubiese. (Corbis)
Tienes tanto sueño que te echarías un rato en el césped de al lado de la oficina, si lo hubiese. (Corbis)

La sorprendente solución

Todos hemos oído o pronunciado en alguna ocasión la muletilla aquella de que la naturaleza es sabia y, la verdad, es que no les falta razón a estas palabras. La autora Jessica Stillman cuenta en Inc. la base de un curioso y útil estudio australiano según el cual cuarenta segundos pueden ser más que suficientes para descansar, siempre y cuando se haga de la manera correcta. Y sí, es aquí donde entra en juego la naturaleza.

Cada vez es más habitual, en grandes ciudades, la tendencia de los techos verdes. Esta moda consiste en que en los edificios que pueblan las calles, se aprovecha una zona sin uso, como lo son los tejados o las azoteas, para crear pequeños espacios naturales con césped, flores y todo tipo de miembros del reino vegetal. La ventaja es doble, pues no sólo se consigue un nuevo espacio de oxigeno, algo cada vez más complicado en las urbes, sino también una nueva zona de bienestar y confort en el edificio.

Si cuando levantamos la mirada hacia la ventana encontramos naturaleza somos más productivos

Esta ventaja no sólo la disfrutan los residentes o trabajadores del mismo, sino también los que lindan con él. En el estudio mencionado por Stillman dividieron un grupo de 150 personas en dos subgrupos. El primero de ellos estaría viendo imágenes de tejados normales y el segundo, los ya explicados techos verdes. Tras esta actividad se vería el rendimiento y nivel de concentración de todos los participantes.

La respuesta fue clara: se encontraron notables diferencias a favor de aquel grupo que durante un minuto miró fotos de diferentes techos verdes, en comparación con aquellos que visionaron las imágenes de varios tejados normales, incluso si este acto se prolongara durante un tiempo inferior a sesenta segundos, concretamente fueron 40 los segundos en los que estuvieron delante de dichas fotografías.

'Mirándolo en la pantalla del ordenador seguro te han dolido los ojos, pero seguro que si lo vieses a través de la ventana te fliparía'. (iStock)
'Mirándolo en la pantalla del ordenador seguro te han dolido los ojos, pero seguro que si lo vieses a través de la ventana te fliparía'. (iStock)

Un futuro más verde

La directora de esta investigación, Kate Lee, lo tiene claro: “Es importante tener pequeños descansos, esto es algo natural y que todos hacemos cuando estamos fatigados o estresados. Si cuando levantamos la mirada hacia la ventana encontramos naturaleza, somos más productivos”. Por tanto, parece claro que cualquier empresario con dos dedos de frente debe buscar una manera de que sus empleados puedan tener contacto con la naturaleza durante el transcurso de su jornada laboral más allá del típico cactus que se coloca al lado de la pantalla de ordenador.

Esta es la idea que defienden los creadores del estudio, ya que mantienen la idea de convertir las ciudades en unos espacios más ecológicos, en los que convivan las construcciones modernas con los espacios verdes. Esto significaría poder estar trabajando y que en poco más de tres pasos puedas estar tranquilamente sentado en un trozo de césped.

Aunque claro, para ver si realmente ocurre esto, solo habrá que esperar a que pase el tiempo. Para una solución inmediata, individual y que nos sirva en nuestro día a día, todo pasa por buscar la zona verde más cercana y estar en ella durante unos segundos, o minutos, cada jornada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios