Cinco sorprendentes (y divertidas) formas de mejorar tu memoria
  1. Alma, Corazón, Vida
Cuando El recuerdo es el olvido

Cinco sorprendentes (y divertidas) formas de mejorar tu memoria

Hay factores simples que tienen un fuerte impacto en la salud del cerebro y que son más poderosos que cualquier medicamento que podamos tomar. Haciendo estos cinco empezarás a recordar

placeholder Foto: Olvídate de empapelar tu vida con post-it y recordatorios. Solo tienes que cambiar pequeñas cosas de tu rutina para acordarte de ellas. (iStock)
Olvídate de empapelar tu vida con post-it y recordatorios. Solo tienes que cambiar pequeñas cosas de tu rutina para acordarte de ellas. (iStock)

Puede ser que ocurra porque no prestas atención cuando te hablan, que tengas tantas cosas en la cabeza que te cuesta retener todos los datos o incluso que realmente tengas un problema diagnosticado, pero el hecho es que no consigues acordarte de casi nada.

Si estás cansado de tener manos y brazos llenos de recadosescritos a boli para no olvidar las cosas que tienes que hacer, te resultarán muy útiles estos cinco consejos para que la sangre fluya por tu cerebro y tu memoria trabaje correctamente. Deja de quedar fatal en tu día a día. Puedes acabar con tus lapsus mentales y, encima, pasártelo la mar de bien.

Cómo acabar con la memoria de pez

Son muchas las causas que se relacionan con la aparición de lapsus de memoria. La ciencia lleva décadas estudiando las razones y ha encontrado que son muchos los factores que pueden influir: desde hábitos poco saludables como fumar, la falta de sueño o llevar una dieta alta en grasas hasta, como defendía un estudio publicado en la revista Neurology, la exposición a algunos gérmenes como el herpes labial, pueden hacer que seamos más propensos a tener problemas de memoria.

Son muchas las personas que tratan de paliar el problema a través de fármacos o complementos vitamínicos –la falta de vitamina B12 también está directamente relacionada con los lapsus mentales–, pero, en ocasiones, puede ser tan sencillo como aprender a ejercitar nuestra memoria con pequeños cambios en nuestro estilo de vida.

¿Eres capaz de recordar la fecha de cumpleaños de diez de tus amigos más cercanos sin acudir a sus perfiles en redes sociales?

Según explica en Time el doctor Majid Fotuhi, presidente del Instituto de Neurología Memosyn, “la gente no aprecia que hay factores simples que pueden tener un fuerte impacto en la salud del cerebro y que son más poderosos que cualquier medicamento que puedantomar”. Y estos son cinco de los hábitos que podemos poner en práctica para… ¿Qué era? Ah sí, mejorar nuestra memoria.

1. Tener un propósito en la vida. Ya sea tu carrera laboral, tu familia, escribir un libro o dar la vuelta al mundo, tu capacidad cerebral mejorará si te centras en cumplir con un objetivo vital. Al menos así lo demostró un estudio publicado a principios de este año en la revista Stroke, para el que se analizaró el funcionamiento de diferentes cerebros de adultos, según el cual las probabilidades de tener un accidente cerebrovascular se redujeron a la mitad en las personas mayores que tenían un alto compromiso con sus propósitos vitales, en comparación con aquellas cuyos familiares reportaron que no era así.

2. Bailar. Aunque te sientas como un pato mareado cada vez que te da por lanzarte a la pista de baile, olvidate de la vergüenza: echarse unos bailes y conocer los ritmos y técnicas de algún tipo de danza, ya sea folclore o sencillas coreografías de moda, pone a tu memoria a trabajar para que esté siempre a punto. “La construcción cerebral encuentra una triple alianza en el baile”, explica Fotuhi quien, además, recomienda practicar tango: “la actividad física protege el cerebro, el aprendizaje de los pasos y la técnica hace que crezca su capacidad de memoria y la socialización derivada lo ayuda a desarrollarse”.

3. Aprender algo nuevo. Un estudio científico demostró que aquellos taxistas a los que se les obligó a aprender a manejarse por las calles de sus ciudades sin ayuda de un GPS desarrollaron más la parte del cerebro asociada con la memoria espacial. Antes de que san Google nos diese una respuesta inmediata a cualquier duda, las personas eran capaces de recordar los trayectos, los datos históricos relevantes e incluso los números de teléfono de sus contactos más directos sin tener que acudir a ningún dispositivo electrónico. Párate a pensar, ¿eres capaz de recordar la fecha de cumpleaños de diez de tus amigos más cercanos sin acudir a sus perfiles en redes sociales? Pequeños desafíos mentales que no deberíamos abandonar.

4. Condumir ácidos grasos omega-3. “El combo de ácido docosahexaenoico (DHA) y eicosapentaenoico (EPA) aumenta el flujo de sangre al cerebro, reduce la inflamación y ayuda a las neuronas a repararse”, explica el doctor Fotuhi quien a través de su investigación también ha encontrado que el DHA puede retrasar el deterioro cognitivo. Todo ventajas. ¿Y cómo incluirlos en nuestra dieta? Procurando consumir pescados como el verdel, las sardinas o el salmón, vegetales de hoja verde oscura –espinacas, col o escalora– y otros alimentos ricos en omega-3como las nueces o las semillas de lino.

5. Hacer ejercicio. Según un estudio publicado en la revista PNAS, las personas que hicieron ejercicio todos los días durante un año tuvieron un crecimiento del 2% en suhipocampo –una parte del cerebro que juega un papel importante en la memoria a corto y largo plazo– mientras que en las que llevaron una vida sedentariase contraía. El aumento del flujo sanguíneo al cerebro ayuda a desarrollar nuestra memoria y conseguirlo es tan sencillo como tratar de practicar algo de ejercicio habitualmente. No hace falta que te conviertas en un runner obsesionado con participar en maratones, procurar caminar a un ritmo ágil al menos media hora al día puede ser suficiente. “Hay que estar físicamente en forma por debajo de nuestro cuello con el objetivo de que el cerebro que hay encima esté ajustado y funcionando correctamente”, recomienda el doctor.

Salud Neurología Memoria Envejecimiento Cerebro
El redactor recomienda