Es noticia
Menú
La niña sin nariz que tendrá un rostro completo gracias a las impresoras 3D
  1. Alma, Corazón, Vida
no deja cicatrices en la piel

La niña sin nariz que tendrá un rostro completo gracias a las impresoras 3D

Tessa Evans nació con arrinia hace dos años. Esta poco frecuente malformación congénita podrá ser subsanada gracias a la implantación de una 'nariz' artificial elaborada con nuevas tecnologías

Foto: Tessa Evans nació con arrinia, una rara enfermedad que sólo afecta a 47 personas en el mundo (Captura YouTube/Karen Jackson)
Tessa Evans nació con arrinia, una rara enfermedad que sólo afecta a 47 personas en el mundo (Captura YouTube/Karen Jackson)

Las nuevas tecnologías son las responsables de que Tessa Evans vaya a tener nariz. Esta niña irlandesa, que ahora tiene dos años, nació con una malformación congénita conocida como arrinia. Sólo hay 47 casos como el suyo en el mundo pero, a pesar de lo poco habitual que es [aquí te recordamos otro caso similar], los padres de la pequeña no perdieron la esperanza de que su hija pudiera tener un rostro completo algún día. Ahora, gracias a las impresoras en 3D, el momento está más cerca que nunca.

Vídeo: Tessa Evans no tiene nariz

Nathan y Garinne Evans, padres de Tessa, tenían claro que no someterían a su hija a una reconstrucción 'al uso' de su nariz. Las terapias que les ofrecían los médicos conllevarían graves cicatrices en el rostro de la pequeña, algo que no estaban dispuestos a aceptar. No fue hasta que acudieron al Hospital Great Ormond Street de Londres cuando se abrió una nueva posibilidad ante ellos: el doctor Jonathan Britto les propuso introducirle una prótesis creada con impresoras 3D.

Este nuevo sistema no dejaría secuelas físicas a la niña, además de que podría ser sustituido con facilidad por una pieza más grande en función del tamaño que vaya adquiriendo su cara en la adolescencia y posterior madurez. A través de un modelo en tres dimensiones del cráneo de Tessa, los médicos han logrado crear una prótesis a la medida de sus huesos para que 'encaje' a la perfección. Este implante se introducirá a través del cuero cabelludo, por lo que el propio pelo tapará la cicatriz y podrá reabrirse de nuevo cuando llegue el momento de poner otro más grande.

La única pega que se encuentra a esta prótesis es que la nueva nariz de Tessa no le permitirá realizar las funciones respiratorias –en la actualidad respira a través de una traqueotomía– ni olfativas, pero al menos se solventarán todos los problemas estéticos derivados de su arrinia. Los orificios nasales le serán tatuados, y el tejido cutáneo se irá dando de sí sin procedimientos agresivos ni invasores: poco a poco su piel se irá estirando según vayan siendo sustituidas sus prótesis.

Las nuevas tecnologías son las responsables de que Tessa Evans vaya a tener nariz. Esta niña irlandesa, que ahora tiene dos años, nació con una malformación congénita conocida como arrinia. Sólo hay 47 casos como el suyo en el mundo pero, a pesar de lo poco habitual que es [aquí te recordamos otro caso similar], los padres de la pequeña no perdieron la esperanza de que su hija pudiera tener un rostro completo algún día. Ahora, gracias a las impresoras en 3D, el momento está más cerca que nunca.

Tecnología