Leche, vino, huevos...: una guía científica para saber qué te viene bien y qué no
  1. Alma, Corazón, Vida
La alimentación saludable ya no es lo que era

Leche, vino, huevos...: una guía científica para saber qué te viene bien y qué no

¿Cuántas tazas de café podemos tomar al día? ¿Ingerir más de tres vasos de leche diarios es perjudicial? ¿Hasta cuántas copas de vino son beneficiosas para el organismo? ¿Carbohidratos sí o no?

Foto: La ciencia ha descubierto que muchos alimentos que se consideraban de lo más sanos parecen no serlo tanto. (iStock)
La ciencia ha descubierto que muchos alimentos que se consideraban de lo más sanos parecen no serlo tanto. (iStock)

La ciencia no deja de avanzar en investigaciones que trastocan lo hasta ahora establecido sobre alimentación saludable.Hemos llegado a un punto en el que nos resulta cada vez más complicado saber qué debemos comer y qué evitar a toda costa. Algunos alimentos considerados dañinos, ahora resultan tener una cara B positiva mucho más beneficiosa que su antiguo lado oscuro.

Para muestra, los yogures y lácteos ricos en grasas: según un reciente estudio publicado en el British Medical Journal parece que las tan denostadas grasas saturadas podrían ayudar a reducir problemas de corazón, el riesgo de diabetes tipo 2 e incluso a adelgazar más que aquellas personas que mantienen una dieta libre de grasas. Vaya, parece que las supuestas culpables de la epidemia mundial de obesidad no lo eran tanto.

¿Llevamos realmente una dieta equilibrada y saludable? Anna van Praagh recoge en Telegraph las opiniones de diferentes expertos en nutrición para analizar los últimos descubrimientos en materia de alimentación saludable que han dado un giro de 360 grados a la tradicional lista de alimentos que debemos y no comer.

1. La leche: el rescate de la ‘entera’

Hasta ahora se creía que tomar leche no era saludable a no ser que esta fuese desnatada o semidesnatada, pero los avances en la investigación sobre sus verdaderos valores parecen demostrar que la leche entera contiene una gran cantidad de grasas saludables.

“La gente tiene la errónea idea de que la leche con toda la grasa engorda, pero ahora sabemos que no sólo porque sea un alimento graso tiene que ser malo ya que hay diferentes tipos de grasas”, explica Mel Wakeman, catedrática de nutrición de la Universidad de Birmingham City.

Como explicaCarmen Gómez Candela, nutricionista del Hospital de la Paz enMadrid aEl Confidencial“las personas que beben cantidades moderadas de leche y están sanas pueden consumirlaentera mientras que para aquellas que tengan problemas de salud, como colesterol alto, riesgo cardiovascular o diabetes, se aconsejan leches semidesnatadas”.

La cantidad recomendada por los expertos es de hasta un cuarto de litro –un vaso o taza– de leche entera al día.

No sólo porque sea un alimento graso tiene que ser malo ya que hay diferentes tipos de grasas

2. Cafeína: la clave está en el consumo moderado

Se han enumerado los múltiples beneficios del café y el té para nuestro organismo y, en general, se consideran más saludables que dañinos para la salud, y cada vez se encuentran más. De hecho,elúltimo informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y Nutrición (EFSA) no reconoceefectos tóxicos en la cafeína yrompe con el mito de los daños que provoca durante el embarazo.

Sin embargo, según opina la doctora Glenys Jones, “la cafeína es altamente adictiva, perjudicial para la presión arterial y se la ha relacionado con enfermedades cardiovasculares”. El mencionado informe reconoce que la cafeína tiene un efecto estimulante que en personas sensibles puede alterarles oimpedirles conciliar el sueño.

Esto no quiere decir que debamos eliminar la cafeína de nuestra alimentación, pero los expertos han disminuido la cantidad de tazas diarias recomendables de seis a un máximo de dos de café o cuatro de té.

3. Hidratos de carbono: dependiendo del tipo

Hasta ahora, la mayoría de expertos en nutrición recomendaban que los carbohidratos ocupasen el 50% de la ingesta de alimentos en una dieta normal. Este porcentaje se mantiene pero sólo si los consumimos en su variante integral.

Pese a que Wakeman se declara “defensora de los hidratos de carbono” insiste en que “siempre deben ser integrales”. Cuando los espaguetis blancos, el pan tradicional o el arroz llegan a nuestro torrente sanguíneo se convierten en azúcar “por lo que suponen un riesgo para padecer obesidad, problemas de corazón, diabetes de tipo 2 o cáncer” explica la nutricionista.

4. Chocolate: el placer oscuro puede valer

El chocolate engorda, puede producir diabetes, es adictivo… Pero no todos. “Los efectos saludables del chocolate están en la porción pura, el problema es cuando les añaden cacaos que contienen grasas o determinados lácteos” explica Gómez Candela. Así, el chocolate negro puede ser beneficioso para la salud, siempre y cuando no nos peguemos un atracón diario.

Mientras los chocolates con leche están relacionados con grasas y azúcares en exceso, una reciente investigación ha demostrado que consumir del conocido comúnmente como puro en pequeñas cantidades puede mejorar la presión sanguínea gracias a que contiene polifenoles y antioxidantes.

5. Zumo de frutas: mejor natural

El zumo de frutas es saludable, nutritivo y tiene un gran aporte de vitaminas y azúcares saludables. Siempre que sea natural. Como explica el doctor Michael Mosley, quien lleva investigando sobre los peligros del zumo de futas desde hace años, “muchos zumos de frutas tienen un contenido similar de azúcar al de la Coca Cola, equivalentes a 10 cucharaditas por vaso”.Muchos zumos comercializados se deshacen de la fibra lo cual no es bueno, pero además tienen una gran cantidad de azúcar y esto repercute negativamente en nuestra salud.

No obstante, como explica Gómez Candela, es importante saber dónde nos ubicamos:“En España no hacemos consumos masivos porque tomamos bastante fruta fresca pero en algunos países es un problema porque el consumo que hacen es muy elevado e incluso consideran que es más sano que el agua”, explica la nutricionista quien recomienda“tomar zumo ocasionalmente pero sin sustituir de forma regular a las frutas porque éstas ya contienen todos los ingredientes intactos”.

Se recomienda tomar zumo ocasionalmente pero sin sustituir de forma regular a las frutas

6. Mantequilla: ¿grasas saturadas?

“Solíamos pensar que la mantequilla tenía muchos grasas saturadas por lo que eleva los niveles de colesterol y aumenta el riesgo de ataques al corazón” explica el también periodista científico Mosley, pero, continúa, “parece que las grasas lácteas no funcionan así en nuestro torrente sanguíneo”.

Mientras los expertos siguen recomendando una cantidad moderada de mantequilla al día, parece que la creencia generalizada de que la mantequilla puede ser mala queda desmitificada.

7. Yogur: los beneficios de los no desnatados

Hasta ahora se consideraban especialmente saludables las variedades de yogures bajos en grasa, sin embargo, “actualmente existe una fuerte evidencia de que el consumo de yogur con toda su grasa ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes y está asociado con la pérdida de peso efectiva”, explica Mosley.

Los yogures desnatados y bajos en grasa tienen un menor aporte calórico, pero “se sustituye la grasa que se les quita por más azúcares con el objetivo de que sean más sabrosos”, comenta el doctor. No sólo eso, al eliminar esa grasa se pierde gran cantidad de vitaminas y hace que tengamos menos sensación de estar llenos, por lo que al poco querremos comer más.

8. Huevos: ¿colesterol en estado puro?

El consumo semanal de huevos siempre ha estado restringido porque se consideraba un alimento con demasiado colesterol. Los avances científicos sinembargo ha demostrado que consumirlos no tiene ninguna vinculación con problemas de salud.

Los huevos contienen múltiples nutrientes, vitaminas y proteínas, por lo que además ayudan a sentirnos llenos durante más tiempo y así evitamos picar entre horas. Como con todo, un consumo moderado será lo ideal: alrededor de tres o cuatro veces a la semana.

9. Vino: sus beneficios a debate

Todos hemos escuchado que una o dos copas al día son realmente saludables, pero Wakeman opina que “los beneficios del vino están sobrevalorados”. Al menos en base a lo que afirma una reciente investigación.

“Ciertamente es bueno para las mujeres posmenopáusicas porque el vino tinto hace que la sangre sea menos pegajosa y disminuye el riesgo de enfermedades del corazón, pero en las mujeres más jóvenes, sin embargo, la investigación muestra que hay una conexión indiscutible entre los niveles de consumo de alcohol y el cáncer de mama”, explica la nutricionista.

Gómez Candela disiente en esta opinión ya que estas consecuencias derivan del consumo de cualquier tipo de bebidas alcohólicas y “los efectos beneficiosos del vino no derivan de su composición en alcohol sino del resto de los ingredientes”.

Se recomienda comer huevo alrededor de tres o cuatro veces a la semana

En su opinión “todo tiene su frecuencia y su medida”. Para tener una referencia podemos hacer caso de las recomendaciones a nivel internacional que establecen un máximo de dos copas de vino diaria en el caso de los hombres y una para las mujeres

10. Pan: el fin del reino de la barra diaria

Como ocurría con los hidratos de carbono, el pan es saludable sí, pero siempre que sea integral. La harina blanca, como los carbohidratos blancos, se convierte en azúcar según llega al torrente sanguíneo.

“El hecho de que el pan esté cubierto de semillas no significa que esté hecho con harina integral. Un montón de panes artesanales de aspecto saludable se hacen con harina blanca, por lo que hay que leer siempre las etiquetas”, aconseja Wakeman.

Piensa bien dónde quieres mojarlo porque los expertos recomienda entre dos y cuatro rebanadas al día como máximo.

Salud Obesidad Dietas Comida sana Nutrición
El redactor recomienda