CÓMO UN DETALLE AFECTA A TU PESO

La verdadera razón por la que estás comiendo de más y encima a deshoras

Un ámbito que puede tener gran influencia para comer mejor es el orden en casa y la distribución de los alimentos en las diferentes estanterías, cajones, nevera y resto de espacios del hogar

Foto: Nuestras ansias nos juegan una mala pasada si lo que queremos es adelgazar. (iStock)
Nuestras ansias nos juegan una mala pasada si lo que queremos es adelgazar. (iStock)

El físico es algo que a todos nos importa en mayor o menor medida, porque al final, quien más o quien menos, todos tenemos un punto presumido. A veces es esta actitud la que nos lleva a mantener extrañas o rígidas dietas, cuando detectamos que el pantalón nos aprieta un poco más, nos comenta un conocido que hemos ganado algún kilo o se acerca cualquier acto en el que queramos estar hechos un pincel.

Muchas de esas soluciones se convierten en el pan para hoy, hambre para mañana. Es posible que sí, que se mejore la figura durante un determinado momento o de cara a un acto próximo, pero el objetivo no es, o no debería ser, ese, sino tener un físico saludable y que no sufra grandes cambios temporales. Y para conseguirlo, tampoco hay que volverse loco.

El entorno y organización de nuestra casa puede ser una enorme influencia en nuestro comportamiento alimenticio

Un ámbito que puede tener gran influencia, aunque no suela tenerse en cuenta, es el orden en casa y la distribución de los alimentos en las diferentes estanterías, cajones, nevera y resto de espacios del hogar. Esta es la hipótesis a partir de la que comenzó sus investigaciones Charles Emery, profesor, psicólogo, investigador y director del programa de medicina de comportamiento cardiopulmonar en la Ohio State University.

El orden en casa influye

En la obesidad o el sobrepeso influyen decenas de factores. Desde la propia genética hasta los diferente hábitos a los que nos acostumbramos en el tránsito del día a día, los kilos de más pueden tener un origen en unos casos y uno totalmente diferente en otros, por lo que resulta imposible buscar una única respuesta a este problema.

Si no tienes nevera, desde luego que no puedes levantarte a buscar algo en ella por la noche. (Reuters/Rafael Marchante)
Si no tienes nevera, desde luego que no puedes levantarte a buscar algo en ella por la noche. (Reuters/Rafael Marchante)

Pese a esta limitación, Emery tiene claro que el entorno y organización de nuestra casa puede ser una enorme influencia en nuestro comportamiento alimenticio. Son estos motivos los que llevaron a investigar en 2013, junto a su equipo, las casas de 100 personas, de las cuales 50 eran obesas, mientras que la otra mitad no. El objetivo principal de la investigación era claro: encontrar qué aspectos del hogar influyen en nuestro peso.

Tras realizar todo este trabajo de campo, publicaron sus hallazgos en el International Journal of Obesity. Una de las principales conclusiones es que las personas no obesas tienden a tener menos alimentos en lugares fríos, como el frigorífico. Esto mismo ocurre respecto a la tenencia de comida por el resto de la casa, más allá de la cocina.

¿Hasta qué punto ha de tenerse en cuenta?

Quizá parezca una obviedad, pero el equipo de Emery encontró una relación entre el sobrepeso y la continua presencia cercana de comida. El propio Emery lo relaciona con la depresión o el estrés, pues afirma que es más común sufrir estos problemas entre las personas obesas, lo que podría llevarlas a un comportamiento más impulsivo hacia su alimentación y esto, a su vez, provocaría la necesidad de tener siempre algún dulce o algún aperitivo cerca.

Tener una bolsa de patatas fritas cerca del sofá no quiere decir que nos la vayamos a comer

Este último punto no es más que una reflexión del autor, más allá de las propias conclusiones del estudio. La investigación ha sido mirada con recelo y escepticismo por algunos colegas de profesión. Este es el caso de James Hill, psicólogo de la Universidad de Colorado: “Lo que señala la investigación son solamente algunas diferencias entre las personas con sobrepeso, respecto a las que no lo tienen, pero tener una bolsa de patatas fritas cerca del sofá no significa que vaya a comerse”, afirma Hill en unas declaraciones recogidas en la National public radio.

La crítica incide en que no existe un conocimiento suficiente como para dar un consejo sanitario, ante lo que Emery responde que su investigación se centra en la hipótesis de que la organización de los espacios en la casa puede tener influencia en nuestra alimentación y que estas conclusiones pueden servir como un primer paso para una mejora en el rediseño de las casas para disfrutar de un espacio en el que se fomente el desarrollo de una vida más sana.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios