Noches silenciosas

Trucos y aparatos para dejar de roncar: este método es facilísimo (y gratis)

5 de cada 10 españoles ronca. Seguro que ya has visualizado ejemplos de personas que suelen dar la noche con sus sonoras respiraciones. Así pueden evitarlo y dormir a pierna suelta

Foto: Es uno de los principales problemas de pareja. Puedes dejarle dormir dedicándole unos minutos al día, a ejercitar tu lengua y tu garganta. (Corbis)
Es uno de los principales problemas de pareja. Puedes dejarle dormir dedicándole unos minutos al día, a ejercitar tu lengua y tu garganta. (Corbis)

Las estadísticas reflejan que alrededor del 45% de los españoles asegura roncar habitualmente y un 30% reconoce hacerlo ocasionalmente. Un problema que suele afectar más a los hombres ya que, según los datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el 50% de los varones roncan al menos cinco días a la semana, mientras que en el caso de las mujeres el porcentaje disminuye hasta el 25%.  

Más allá de afectar a los compañeros de cama que ven interrumpido su sueño por estos molestos ruidos nocturnos, roncar puede derivar en problemas de salud como la bronquitis crónica, enfermedades cardiovasculares e incluso un estudio halló que triplica las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

La ciencia no deja de trabajar para acabar con este problema mundialmente compartido y parece que acaban de hallar una solución mucho más sencilla que hacer uso de medicamentos o tratamientos médicos. Al menos así lo muestra un nuevo estudio publicado en la revista Chest según el cual realizar a diario unos breves ejercicios de lengua y boca ayudarían a reducir notoriamente los sonoros ronquidos.

Dulces y silenciosos sueños

Durante tres meses investigadores brasileños contaron con la participación de 39 personas con edades comprendidas entre los 20 y los 65 años a los que realizaron tres veces al día lavado nasal –a través de inhalación de vapores o con una solución salina–. Después de esto, una parte de ellos realizaban ejercicios respiratorios y la otra una serie de movimientos con la boca y con la lengua durante unos ocho minutos.  

“Si bien se observaron muy pocos cambios en las personas a las que se les asignaron los ejercicios de respiración, los investigadores descubrieron que los que hicieron los ejercicios de boca y lengua redujeron la frecuencia de los ronquidos en un 36% y la potencia total de los mismos en un 59%”, explica Amy Capetta en Yahoo Health.

Según explican los autores del estudio, los ejercicios realizados en la orofaringe (región anatómica que nace en la porción más posterior de la boca, desde el paladar blando hasta el hueso hioides e incluye el tercio posterior de la lengua) son los mismos que se utilizan para mejorar la expresión oral o la actividad de la laringe para tragar.  

En general afecta más a los hombres que a las mujeres. (iStock)
En general afecta más a los hombres que a las mujeres. (iStock)

Solucionando los problemas de alcoba

“Este estudio demuestra un tratamiento no invasivo que podría ayudar a ese numeroso sector de la población que sufre el problema de los ronquidos, tanto para roncadores como para sus compañeros de cama”, comenta Barbara Phillips, directora del Laboratorio del Sueño de la Universidad de Medicina de Kentucky.

“Francamente, estos resultados van a transformar el consejo que suelo dar a los pacientes que roncan, y son un montón”, continúa Phillips. De hecho, en EEUU se calcula que este problema afecta a aproximadamente a 90 millones de hombres y mujeres.

Lo cierto es que ni los propios investigadores saben explicar por qué estos ejercicios tienen un efecto tan intenso en los participantes en el estudio, pero “el fortalecimiento de los músculos de las vías respiratorias superiores puede ayudar a evitar el cierre en la parte posterior de la garganta cuando un persona está respirando mientras duerme”, explica la doctora.

El ejercicio para dejar de roncar

American College of Chest Physicians/Vanessa Ieto
American College of Chest Physicians/Vanessa Ieto

Aunque los autores del estudio no fueron capaces de determinar los efectos individuales de cada ejercicio específico en los participantes, todos ellos los realizaron cada ejercicio tres veces al día durante unos dos minutos. Son estos cuatro:

1. Empuja la punta de la lengua contra el paladar y después desliza tu lengua hacia atrás todo lo que puedas. De adelante hacia atrás.  

2. Dobla la lengua hacia arriba y presiónala por completo contra la parte trasera de los dientes cubriendo todo el paladar.

3. Presiona con la punta de la lengua la parte inferior de la boca, la zona de los dientes delanteros, apoyando la lengua completamente sobre el suelo de la boca. Exacto, como el anterior ejercicio pero en la parte de abajo.

4. Di la vocal ‘a’ mientras llevas la lengua hacia la parte posterior del paladar, haciendo algo de presión como si fuese a tocar con la úvula o campanilla.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios