¿El sexo acaba al llegar al clímax?

La guía definitiva para ser multiorgásmico (y es válida para ellos y ellas)

Las mujeres no tienen el periodo refractario que se produce en los varones después de haber eyaculado, por lo que pueden despertar su deseo minutos después. ¿Y los hombres? También

Foto: Ve comprándote un paquete, porque ya no echarás un solo piti 'de después'. (iStock)
Ve comprándote un paquete, porque ya no echarás un solo piti 'de después'. (iStock)

En cuestiones de cama podría decirse que no hay un sexo ganador. Si bien, por lo general, los hombres tienen una mayor facilidad para alcanzar el orgasmo, las mujeres pueden disfrutar de multiorgasmos: es decir, alcanzar el clímax varias veces durante una misma sesión.

“Es cierto que las mujeres tienen más probabilidades de ser multiorgásmicas, pero la buena noticia es que los hombres también pueden experimentar esta sensación (o algo muy similar) con un poco de entrenamiento” comenta la sexóloga Megan Stubbs en Yahoo Health. Estos son los pasos que hay que seguir para disfrutar mucho practicando relaciones sexuales. Sustituye la clásica pregunta del ‘¿has llegado?’ por un satisfactorio ‘¿cuántas veces?’.

El orgasmo múltiple en mujeres

Por lo general, las mujeres necesitan más estimulación que los hombres para alcanzar el clímax, pero una vez llegan son capaces de mantenerse excitadas durante más tiempo y estar relativamente preparadas para tener otro. Ellas no tienen el periodo refractario que se produce en los varones después de haber eyaculado por lo que pueden despertar su deseo de nuevo incluso horas después de haber tenido un orgasmo.

“La gente tiene una idea equivocada con el momento en el que se produce el multiorgasmo: el segundo no tiene porqué ser necesariamente segundos después del primer orgasmo”, explica Stubbs quien dice que “podría ser cinco, diez  o quince minutos más tarde”. Es bastante común que se dé un periodo de tiempo entre un orgasmo y otro y su duración dependerá de la intensidad de los anteriores y de cuando dejan de sentirse.  

El orgasmo múltiple (también) en hombres

La clave para que los hombres puedan disfrutar de múltiples orgasmos durante una sesión de sexo es comprender que el clímax y la eyaculación no son la misma cosa”, explica la sexóloga: “En realidad son dos funciones separadas que tienden a ocurrir simultáneamente. Una vez que un hombre eyacula entra en el período refractario, que inhibe la posibilidad de tener más orgasmos”, explica la sexóloga quien asegura que si son capaces de separar estas dos acciones podrán alcanzar el clímax cuantas veces lo deseen.

No todo el mundo disfruta de múltiples orgasmos cada vez que tienen sexo porque, en la mayoría de los casos, se necesita práctica

Stubbs recomienda a todos aquellos interesados en multiplicar su capacidad orgásmica, hacerse asiduos del sexo tántrico: “Con este los hombres pueden realmente separar el orgasmo de la eyaculación, por lo que son capaces de tener orgasmos múltiples y no limitarse a eyacular y ya está”, explica. Si realizar estas prácticas da cierto vértigo o se percibe como un imposible, no hay problema, la sexóloga asegura que con realizando ejercicios de relajación y respiración adecuados se pueden conseguir resultados similares.

Lo ideal es practicar con uno mismo antes de dar pautas a la pareja sobre qué debe hacer para que disfrutes de varios orgasmos. (Corbis)
Lo ideal es practicar con uno mismo antes de dar pautas a la pareja sobre qué debe hacer para que disfrutes de varios orgasmos. (Corbis)

Practicar y planificar

Visto así, parece loco pensar que haya personas que se conformen con un único orgasmo pudiendo disfrutar de varios. Pero hay una buena razón por la que no todo el mundo disfrute de múltiples orgasmos cada vez que tienen sexo: en la mayoría de los casos, se necesita práctica y muchos no invierten su tiempo libre en aprender. 

“Lo importante es conseguir cierta sintonía con nuestro cuerpo e ir averiguando lo que nos funciona”, dice Stubbs. ¿Cómo descubrirlo? La experta recomienda realizarse exploraciones a menudo –tanto en solitario como acompañados de sus parejas– y probar cosas nuevas para descubrir cuáles conducen y cuáles no hacia el objetivo.

“Usar juguetes sexuales puede resultar de gran ayuda en la búsqueda de los orgasmos múltiples”, recomienda. Por ejemplo, con un vibrador podemos descubrir si disfrutamos más teniendo una presión constante o nuestro grado de placer es mayor si hacemos movimientos circulares. “Para ambos sexos, los juguetes pueden añadir la variedad con la que se consigue mantener la excitación más allá del orgasmo”, asegura.

Otro consejo útil es el de planificar las sesiones de sexo con antelación. La mayoría de la gente da por terminadas sus relaciones sexuales después del orgasmo. No hay nada de malo en ello, pero si quieres alcanzar el multiorgasmo tendrás que trazar un plan para que tu pareja quiera continuar tras el primer clímax: “Si se fijan las expectativas justo al comenzar a practicar sexo (e incluso días antes) aumentan las probabilidades de que ambos trabajen en equipo para mejorar los resultados”, recomienda la autora.

'¿Ves como tú también podías, tontorrón?'. (Corbis)
'¿Ves como tú también podías, tontorrón?'. (Corbis)

La clave está en la relajación

“Si hablas con cualquier sexólogo te dirá que tenemos que dejar de centrarnos en el orgasmo como el fin de todo y ver que las relaciones sexuales son algo más”, explica la experta. Si pensamos así nos obsesionamos tanto con llegar al clímax que no sólo se complica la posibilidad de tener varios orgasmos, sino que la presión y el ansia por llegar pueden incluso impedir alcanzar uno.

“En todas las situaciones, lo mejor es relajarse y disfrutar”, recomienda Stubbs. “Una persona puede tener un objetivo concreto o un deseo en mente cuando llega a la cama, pero este no debe marcar el ritmo de todo el acto”.

El segundo orgasmo no tiene por qué ser necesariamente segundos después del primero, podría ser cinco, diez o quince minutos más tarde

Además de controlar la respiración, los movimientos y mantenernos en un estado de ánimo relajado, es importante no correr. Por mucho que queramos llegar al orgasmo, las prisas no son buenas consejeras y la sobreestimulación puede desembocar en orgasmos poco placenteros y de una intensidad leve. Recuerda que en cuestión de multiorgasmos también prima más la calidad que la cantidad.

No hay que obsesionarse con llegar ni con ganar el partido por goleada, “solo hay que centrarse en el placer que se está sintiendo en el momento y disfrutar de la relación que estás desarrollando contigo mismo y con tu pareja”, insiste la sexóloga.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios