Descubre si está coqueteando contigo

La regla de los 10 segundos: cómo saber si esta noche te vas a casa acompañado

Estás echando una visual y de pronto ves que alguien que no está nada mal te está mirando. ¿Cómo saber si está verdaderamente flirteando contigo o sólo está mirando tu lunar?

Foto: Antes de lanzarte a la piscina, por favor, asegúrate de que no está flirteando con el tipo que tienes está detrás de ti. (Corbis)
Antes de lanzarte a la piscina, por favor, asegúrate de que no está flirteando con el tipo que tienes está detrás de ti. (Corbis)

Alrededor del 80% de la información que recibimos sobre el mundo exterior nos llega a través de los ojos. Dieciocho veces más sensibles que los oídos, podemos captar hasta un millón y medio de mensajes simultáneos sólo a través de nuestra mirada.

Sólo con echar un vistazo rápido a la gente que nos rodea podemos descubrir en ellos sentimientos de tristeza, alegría o enfado, pero no sólo eso. Según señalan diferentes estudios el contacto visual es la forma más eficaz para señalar el interés sexual. “Incluso un simple parpadeo puede demostrar atracciónexplica Tracey Cox en el Daily Mail, quien explica que apenas necesitamos unos segundos para saber si estamos ligando o no con alguien.

La experta en sexo plantea algunos trucos para llamar la atención de alguien mediante el contacto visual y averiguar si esa persona está igualmente interesada. Ojo –nunca mejor dicho–, porque las señales a veces pueden interpretarse erróneamente. Antes de apuntarte el tanto, asegúrate de que no se le ha metido una pestaña en el lacrimal o que, desastre total, en realidad estaba haciendo ojitos con la rubia que está sentada detrás de ti. 

No insistas. Una retirada a tiempo, siempre es una victoria. (Corbis)
No insistas. Una retirada a tiempo, siempre es una victoria. (Corbis)

Cómo averiguar si le atraes en pocos segundos

Una exploración de rostro normal dura unos tres segundos. En este tiempo, podemos descubrir si hemos llamado la atención de alguien con un escaneo rápido de hacia dónde está dirigiendo su vista.

Cuando estás echando una visual y al cruzar la mirada con alguien coincides –situación clásica en un vagón de metro– suele resultar tan incómodo y ambos apartáis la vista. Así, podría interpretarse que cuando dos personas mantienen contacto visual durante más de diez segundos puede significar dos cosas: está ligando contigo o busca pelea.  

Un contacto prolongado con los ojos produce reacciones emocionales intensas. Nuestro sistema nervioso se activa, aumenta el ritmo cardíaco y el flujo de sangre y se estimula la producción de ciertas hormonas.

Cuando el coqueteo se hace más intenso, es tan complicado mantener el contacto visual que las miradas se vuelven rápidas y constantes

Diferentes investigaciones se han centrado en demostrar que este tipo de situaciones pueden ayudar a identificar si un extraño está o no interesado en nosotros si cuando alguien realiza contacto visual con nosotros, hace un recorrido por el resto de la estancia –normalmente para comprobar qué se le antoja más apetecible– y después vuelve a fijarse en nuestros ojos y cara, podría decirse que hemos ligado.

Pero para estar más seguros antes de empezar a hacernos ondas en el pelo con los dedos o hacerle gestos que puedan despojarte de tu dignidad, es importante observar si hace lo siguiente: te mira, deja caer la vista hacia abajo y a los pocos segundos vuelve a mirarte directamente (sonriendo y flirteando, que no sea que tienes algo pegado en la cara y ansía que lo soluciones).

Un movimiento muy rápido que apenas dura unos 15 segundos pero que indica claramente si alguien está o no interesado en nosotros. Si después de un minuto no ha vuelto a dirigir su mirada hacia ti… Va a ser que no le interesas.

No por mucho mirar, vas a conseguir ligar. Acabas pareciendo un tarado. (Corbis)
No por mucho mirar, vas a conseguir ligar. Acabas pareciendo un tarado. (Corbis)

Triángulo de amor visual

Una vez nos hayamos asegurado de atraer a alguien, debemos observar si se trata de un interés momentáneo o merece la pena poner toda la carne en el asador y continuar ligando.

Varios estudios sobre movimientos oculares han demostrado que miramos diferentes partes de los rostros de las personas en función de la situación y del nivel de atracción que sintamos. Al observar a un desconocido hacemos una especie de triángulo mirándole primero un ojo, luego el otro y después retrocediendo hacia el puente de la nariz.

Aquí está la clave, porque si alguien nos observa con sentimientos de amistad desviará su mirada hacia nuestra boca y de ahí volverá a la nariz, pero si interesamos como amante, se desviará hacia la boca y de ahí irá bajando hacia nuestro pecho y otras partes del cuerpo hasta alcanzar, si está visible, la zona de los genitales.     

“Cuando el coqueteo se hace más intenso, es tan complicado mantener el contacto visual que las miradas se vuelven rápidas y constantes, y se empleará más tiempo en mirar la boca, el cuello…”, explica la experta.

Si hace un rato que solo es capaz de mirarte a las tetas... ¡Eso es que le gustas! (Corbis)
Si hace un rato que solo es capaz de mirarte a las tetas... ¡Eso es que le gustas! (Corbis)

Sí, te está haciendo ojitos

El concepto de pestañeo o bateo de pestañas proviene precisamente de que, cuando alguien nos mira y le gustamos, tiende a parpadear más veces y más rápido. El cerebro asocia el abrir y cerrar las pestañas rápidamente con tener un interés sexual hacia alguien, por lo que cuanto más parpadees, más señales de que te sientes atraído estarás enviando.

La función real del parpadeo es limpiar el ojo y mantenerlo en un nivel constante de humedad. “Cuando sentimos emociones suelen producirse lágrimas, por lo que es de lógica que al estar tristes, felices, atraídos o excitados el ojo trata de borrar el exceso de líquido con el pestañeo”, racionaliza Cox.

Alrededor del 80% de la información que recibimos sobre el mundo exterior nos llega a través de los ojos

Hay miradas que lo dicen todo, pero igual estás confundiendo el mensaje. El problema es que no podemos dar por sentado que cuando alguien nos mira directamente a los ojos es porque les atraigamos como amante. El hecho de que lo haga es porque le producimos una reacción de excitación, pero esta también puede ser por miedo, sorpresa e incluso desprecio. No siempre va a ser sexual. Jugártela y jugar a las miraditas, ya es cosa tuya.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios