¿SABES CÓMO TRATAR UNA HERIDA?

Cinco hábitos higiénicos de los que deberíamos olvidarnos por completo

Todos hemos aprendido una serie de costumbres higiénicas que nos negamos a cambiar. Pero la investigación avanza y lo que creíamos correcto puede ya no serlo

Foto: ¿Has pensado que quizás no estás lavando tus dientes en el momento correcto? (iStock)
¿Has pensado que quizás no estás lavando tus dientes en el momento correcto? (iStock)

Cada vez más médicos creen que la obsesión por la higiene se nos ha ido de las manos. Sí, está bien que hayamos interiorizando ciertos consejos básicos –como lavarse las manos o ducharse con frecuencia–, pero la frecuencia de ciertos hábitos es ya excesiva, y, sin embargo, hemos olvidado otras costumbres igual de importantes.

Con la intención de conocer qué estamos haciendo bien y qué mal, la edición estadounidense de Men’s Health ha realizado una encuesta entre 500 hombres (por supuesto, sin ninguna pretensión científica) para saber cuáles son sus costumbres higiénicas más comunes.

Esto es lo que les preguntaron, lo que contestaron, y cuál debería haber sido la respuesta correcta.

¿Qué haces cuando tienes fiebre?

44% Tomar una pastilla sin receta

6% Enfriarme con un paño húmedo

50% Dejar que se pase sola

La fiebre no es una patología en sí, sino una señal de que tu sistema inmunitario está trabajando para eliminar una amenaza. El aumento de la temperatura en el cuerpo acelera la actividad de los glóbulos blancos y les ayuda a luchar contra la infección. Al tomar una pastilla o enfriar tu cuerpo, en realidad estás ayudando a la infección. En general, si la fiebre no va acompañada de otros dolores, se puede dejar pasar sin más, pues eliminará el problema más rápidamente. Otra cosa distinta es que tu fiebre dure demasiado (más de dos o tres días) o supere los 39 grados. En ese caso, debes ir al médico.

¿Cuántas veces al día te lavas los dientes?

28% Una vez al día

6% Después de cada comida

66% Dos veces al día, por la mañana y por la noche

En esta ocasión, la respuesta mayoritaria es la correcta, aunque hay mucha gente equivocada. Parece lógico pensar que el mejor momento para lavar la dentadura es después de usarla, pero no es cierto. Si hacemos esto frotaremos el ácido, el mayor enemigo de nuestros dientes, contra éstos, haciendo que su efecto sea más intenso y duradero. Lo ideal es cepillarse los dientes media hora después de las comidas, pero no es necesario hacerlo al medio día.

Aunque las recomendaciones oficiales al respecto varían enorme entre países y sociedades científicas, y los dentistas y odontólogos no se ponen de acuerdo, parece claro que lo importante es no dejar de lavarse los dientes al menos dos veces al día y, sobre todo, no perdonar jamás el lavado nocturno, que es el más importante.

¿Qué haces cuando te cortas o te haces una pequeña herida?

29% Lavarla con agua y vendarla

40% Dejar que respire hasta que se forme costra

31% Lavarla con agua oxigenada

Quizás las personas que piensan que vendarse una herida es cosa de niños deberían replantearse su estrategia. Dejar que crezca una costra sobre la herida, en vez de mantener ésta húmeda, hace que se inflame más, lo que alarga su tiempo de curación y puede dar lugar a cicatrices no deseadas. El agua oxigenada tampoco sirve de mucho. Lo mejor es que laves tus manos, laves la herida y, tras esto, aplique vaselina para que se mantenga húmeda y la vendes.

¿Cómo tratas el dolor de espalda?

12% Tomar un paracetamol y esperar a que se pase

14% Aplicar hielo, calor y esperar a que se pase

74% Tratar de seguir moviéndose

En esta ocasión, la mayoría de los encuestados no se equivocan. Un estudio publicado el año pasado en The Lancet mostró que el paracetamol no ayuda con el dolor de espalda más que un placebo, y una investigación australiana concluyo que aplicar calor sólo aporta un alivio momentáneo. Sólo hay una manera de escapar del dolor de espalda: moverse.

“A la gente normalmente le preocupa moverse, pero es lo mejor que se puede hacer para curar una espalda”, aseguraba el doctor Christopher Maher, autor principal del estudio de The Lancet. Eso sí, trata de no hacer grandes esfuerzos demasiado rápido. Empieza, por ejemplo, dando una vuelta a la manzana, y aumenta tu actividad poco a poco.

¿Cómo permaneces hidratado durante el día?

54% Beber ocho vasos de agua

20% Beber cuando tengo sed

26% Beber cualquier cosa que me haga mear

No cabe duda que hay que beber agua. Este líquido nos aporta la hidratación necesaria para eliminar toxinas, mejorar nuestra memoria y concentración o evitar dolores de cabeza, entre otras cosas, pero las normas arbitrarias como que hay que beber ocho vasos o dos litros al día no tienen ninguna justificación científica.

Todo el mundo debe beber agua, pero la cantidad de ésta varía en función de la edad, el peso, la dieta o el clima, y puedes necesitar más o menos de dos litros. Es más fácil contar cuántas veces orinas al día.  Según el doctor Stavros Kavouras, profesor asociado de la Universidad de Arkansas, el número de visitas diarias al baño que se corresponden con una correcta hidratación es de 5. Y lo ideal es que el color del pis no sea mucho más oscuro que el de una limonada. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios