el gobierno inglés publica un duro estudio

Alarma sanitaria: una infección causada por superbacterias acabaría con 80.000 vidas

El Registro Nacional de Emergencias Civiles del gobierno británico ha publicado un informe en el que se alerta del peligro de una pandemia resistente a los antibióticos actuales

Foto: Un científico británico sostiene una muestra de una bacteria E.coli. (Reuters)
Un científico británico sostiene una muestra de una bacteria E.coli. (Reuters)

Los científicos llevan más de una década advirtiendo de la amenaza que suponen las nuevas estirpes bacterianas resistentes a los antibióticos, que pueden convertir en intratables enfermedades prácticamente olvidadas en Occidente.

Hasta la fecha, las superbacterias se han mantenido relativamente controladas, pero cada vez causan más problemas, sobre todo en los entornos hospitalarios, donde es más fácil que aparezcan cepas resistentes a los medicamentos más avanzados. El pasado febrero, dos personas murieron en un hospital de Los Ángeles (EEUU) tras infectarse con endoscopios contaminados con una peligrosa y resistente bacteria. El brote se logró atajar, pero los científicos existen en que episodios como este podrían repetirse en cualquier hospital, causando daños mucho mayores.

El Registro Nacional de Emergencias Civiles del gobierno británico ha publicado un informe en el que se asegura que si una de estas superbacterias causara un brote infeccioso morirían nada menos que 80.000 personas.

Este organismo de Reino Unido proporciona orientación para afrontar todo tipo de amenazas –desde el terrorismo a los desastres naturales– y siempre contempla la peor opción imaginable, pero posible. Y, según el nuevo informe, una pandemia de gripe resistente a los antibióticos sería la mayor amenaza a la que se enfrentaría el país, sólo por detrás de un ataque terrorista a gran escala. 

El número de infecciones imposibles de tratar con antibióticos crecerán considerablemente en los próximos 20 años

El informe es contundente: “Sin antibióticos efectivos, incluso las cirugías menores y las operaciones rutinarias pueden convertirse en procedimientos de alto riesgo, lo que ocasiona un incremento de la duración de las enfermedades y, en última instancia, una mortalidad prematura. Gran parte de la medicina moderna (por ejemplo, el trasplante de órganos, la cirugía intestinal y algunos tratamientos del cáncer) pueden convertirse en peligrosos debido al riesgo de infección. Además, las pandemias de gripe se volverían más graves”.

Los expertos británicos creen que el número de infecciones imposibles de tratar con antibióticos crecerán considerablemente en los próximos 20 años. Y si, por ejemplo, una infección bacteriana normal y corriente, pero resistente a los antibióticos, afectara a 200.000 personas, mataría al 40% de los afectados

Una amenaza que debemos tomar en serio

El documento del gobierno británico respalda las conclusiones a las que llegó la Organización Mundial de la Salud en 2014, cuando publicó un informe que auguraba el advenimiento de un mundo “postantibióticos”, en el que cualquier infección o lesión común que hoy en día no causa problema alguno puede ser potencialmente mortal.  Por ejemplo, se calcula que las personas infectadas por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina tienen una probabilidad de morir un 64% mayor que las infectadas por cepas no resistentes. Además, el auge de las superbacterias aumenta el coste de la atención sanitaria ya que alarga las estancias en el hospital y requiere más cuidados intensivos.

Aunque la sociedad está cada vez más concienciada de la importancia de no abusar de los antibióticos (y de respetar a rajatabla la receta de nuestro médico), es imposible combatir todas las infecciones si no se desarrollan medicamentos de forma constante. Las bacterias se adaptan rápidamente a los antibióticos pues la selección natural opera de forma mucho más eficiente en ellos. Cuando entra en circulación un nuevo fármaco acaba con la mayoría de las bacterias para las que está diseñado, pero aquellas que, debido a una mutación, resisten al mismo, se reproducen con tanta rapidez que en poco tiempo el medicamento es inservible.

Hasta ahora, el desarrollo de nuevos medicamentos había atajado el problema, pero los expertos coinciden en señalar que la industria farmacéutica ha dejado de interesarse por su desarrollo. Como explicaba la cristalógrafa israelí Ada Yonath a Sinc, “los antibióticos no dan dinero porque curan las enfermedades en poco tiempo; son más rentables otros fármacos que se deben tomar durante largos periodos, como los cócteles de medicamentos que se administran a los ancianos o los que tratan enfermedades como el cáncer”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios