PERSISTE LA BRECHA DE GÉNERO

Informe PISA: Las chicas repiten menos y se les da mejor la lectura que las 'mates'

El nuevo informe PISA certifica que los progresos a escala mundial a favor de la equidad de género en la educación no han sido suficientes para eliminar las disparidades entre alumnos y alumnas

Foto: Apenas una de cada veinte chicas se imagina trabajando en el futuro en un área científica o técnica, donde están los empleos mejor pagados, frente a cuatro de cada veinte chicos, según PISA (CORBIS)
Apenas una de cada veinte chicas se imagina trabajando en el futuro en un área científica o técnica, donde están los empleos mejor pagados, frente a cuatro de cada veinte chicos, según PISA (CORBIS)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Las alumnas españolas de 15 años repiten curso en una proporción menor que sus compañeros varones y obtuvieron un rendimiento medio más alto en comprensión lectora en la última Evaluación Internacional de Estudiantes PISA, pero su puntuación fue más baja que la de ellos en matemáticas y ciencias.

El informe sobre los países de la OCDE explica que las españolas de esa edad dedican casi dos horas (1,8) más a la semana a los deberes escolares que los chicos, según datos extraídos de PISA 2012.

Las españolas consiguieron en lectura 503 puntos de media en PISA 2012, frente a los 474 de los hombres; en matemáticas, en cambio, ellos alcanzaron 492 y ellas, 476. En ciencias, los chicos lograron 500 puntos y sus compañeras, 493.

A pesar de los resultados en lectura, el informe constata que España es el único país donde los hombres jóvenes de entre 16 y 29 años superan a las mujeres en competencia lingüística, aunque la diferencia es pequeña, según el Programa Internacional para la Evaluación de la Competencia de los Adultos (PIAAC en sus siglas en inglés).

Persiste la brecha de género

Los progresos experimentados a escala mundial a favor de la equidad de género en la educación no han sido suficientes para eliminar las disparidades entre alumnos y alumnas, debido tanto a factores sociales, como emocionales o de comportamiento, según refleja un estudio difundido hoy por la OCDE.

"La buena noticia es que se ha avanzado hacia el objetivo de la igualdad y que, para seguir haciéndolo, no es preciso invertir en costosas reformas. La mala, que para erradicar la disparidad hay que combatir factores muy anclados en nuestros comportamientos", resumió el director del área de Educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Andreas Schleicher.

Así, entre las chicas se perciben las matemáticas como una asignatura "difícil", mientras que entre los chicos se considera la lectura como algo "poco relevante" para su futuro profesional.

A la inversa ocurre lo mismo en ámbitos como la lectura, lo que crea una especie de círculo vicioso entre afinidades reales o adquiridas, prosiguió el experto de la OCDE.

Más machistas en el sur de Europa

Apenas una de cada veinte chicas se imagina trabajando en el futuro en un área científica o técnica, donde están los empleos mejor pagados, frente a cuatro de cada veinte chicos, aunque los estudios PISA muestran que sus rendimientos en ciencias en la escuela son similares.

En países como Chile, Hungría o Portugal, alrededor del 50 % de los padres se imagina a sus hijos varones trabajando en un área científica y técnica, y sólo el 20 % a sus hijas. Las diferencias por sexo son similares en los 34 países miembros de la OCDE, por encima de sus distintos nivele de desarrollo.

"La brecha del género persiste, estemos en Suecia o Finlandia o en los países del sur de Europa, tradicionalmente más machistas", resumió el experto. No hay diferencias innatas en cuando a rendimiento potencial, pero sí en cómo utilizan los chicos o las chicas sus capacidades, subraya el estudio.

Así, las chicas dedican más tiempo a las tareas escolares -unas siete horas semanales, frente a cuatro de los chicos-, su percepción de la escuela es más positiva y están más implicadas en el estudio. Sin embargo, tienen en contra los arquetipos familiares, sociales o del entorno laboral, que condicionan su rendimiento.

Entre los chicos está más extendida que entre sus compañeras la idea de que la escuela es una pérdida de tiempo, pero paradójicamente serán "ellas quienes se verán con más frecuencia empujadas a interrumpir sus estudios, influidas por sus padres, maestros o o incluso por sus novios".

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios