día de san valentín

Qué sucede en el cerebro cuando nos enamoramos (y no es igual en ellos y ellas)

Dopamina, oxitocina, serotonina, noradrenalina. Si existiera la receta perfecta para San Valentín, sin duda estos ingredientes deberían encontrarse en ella

Foto: ¿Qué sucede en el cerebro cuando nos enamoramos? (Corbis)
¿Qué sucede en el cerebro cuando nos enamoramos? (Corbis)

Dopamina, oxitocina, serotonina, noradrenalina. Si existiera la receta perfecta para San Valentín, sin duda estos ingredientes deberían encontrarse en ella. Bajo estos nombres se encuentran algunas de las sustancias responsables de que el amor sea una de las actividades que más trabajo cerebral provoca. “Hay pocas cosas que ocupen tanto al cerebro como el amor”, explica el doctor Carlos Tejero, Vocal de la Sociedad Española de Neurología.

Tejero ha desarrollado trabajos para intentar localizar patrones que se repitan en el cerebro durante la fase amorosa. Para ello, varios estudiantes se sometieron a examen visualizando diferentes fotografías entre las que, de vez en cuando, aparecía su pareja. “El amor provoca una cascada de reacciones en el cerebro, donde hay hasta doce áreas involucradas”, refleja el doctor. Entre esas zonas también se incluyen algunas que a simple vista no vincularíamos con el amor, como por ejemplo el cerebelo, que es el gran coordinador de las acciones musculares y el equilibrio.

El cerebro cumple una función esencial en el amor
El cerebro cumple una función esencial en el amor

Pero en el amor no sólo funciona la química. Para que fluya la chispa también es necesario que se estimulen ciertas áreas de percepción física, como la vista, el oído, el olfato o el tacto. “En este sentido, el cerebro está pendiente de esas sensaciones que le han provocado tanto placer e intenta volver a encontrarlas”, informa el doctor, que añade: “Además, las respuestas del cerebro ante ellas también son notables a simple vista”.

A tenor de las explicaciones de Tejero, las ‘mariposas en el estómago’ que se sienten cuando se está enamorado distarían mucho de ser únicamente una bonita metáfora del amor. Escalofríos, sudores, el corazón a mil por hora… Todos estos síntomas de que Cupido nos ha atravesado el corazón serían consecuencia de las sustancias que liberan diferentes áreas del cerebro.

¿El amor produce los mismos efectos que la droga?

Precisamente esos cambios físicos son los que han llevado a algunos a pensar que el amor produciría los mismos efectos en el organismo que los estupefacientes. “Las drogas inducen a sensaciones parecidas, pero no iguales”, determina el Vocal de la Sociedad Española de Neurología. “Para algunas personas, los triunfos de la Selección o su equipo favorito también provocan una sensación parecida por la liberación de sustancias que experimenta el cerebro”, recalca. 

Algunas de esas hormonas o neurotransmisores están siempre presentes en el proceso de enamoramiento, tal y como explica Tejero. Sin embargo, aunque éstas se liberan de manera natural, también hay medicamentos que las introducen en el organismo artificialmente. Es el caso de algunos antidepresivos: “Se les llama ‘droga del amor’ por el estado de enamoramiento del mundo que provocan en el paciente”, afirma el doctor.

¿Se enamora igual un cerebro masculino que uno femenino?

Según la experiencia de Carlos Tejero, el proceso de enamoramiento en ambos sexos establece una serie de diferencias. El cerebro masculino tiende a dar más importancia a las áreas de percepción visual y a la libido, de ahí que busquen en su pareja elementos relacionados con el físico que les satisfagan (aunque no siempre sea así).

Por su parte, el cerebro femenino es algo más ‘equilibrado’. “Las percepciones están más repartidas en las mujeres”, explica el doctor, que añade que no es tan sencillo establecer áreas de funcionamiento claras como en el caso de los hombres. 

¿Cuánto tiempo dura el amor?

“El amor hace pasar el tiempo, y el tiempo hace pasar el amor”, dice un proverbio italiano. Aunque la sabiduría popular suele ser buena consejera, en este caso no existe una base científica que apoye esta afirmación. “El tiempo que dura el amor depende de cada persona”, explica el Vocal de la Sociedad Española de Neurología. 

El amor puede sobrevivir al tiempo (Corbis)
El amor puede sobrevivir al tiempo (Corbis)

Lo que sí sucede es que los niveles en sangre de algunas de las sustancias que colaboran en el enamoramiento ven alteradas sus cifras: no se dejan de producir, pero sí se relajan. “La oxitocina suele mantenerse a lo largo del tiempo, mientras que la serotonina es mucho más abundante en casos de enamoramiento agudo”, explica Tejero. No cabe duda de que cada persona experimenta el amor de una manera diferente, y para el amor no existe mejor resumen que el que relató Lope de Vega en su famoso soneto: “Esto es amor. Quien lo probó, lo sabe”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios