Es noticia
Menú
Esto es lo que pasa cuando pruebas “la Viagra para la mente”
  1. Alma, Corazón, Vida
modafilino y armodafilino

Esto es lo que pasa cuando pruebas “la Viagra para la mente”

En España sólo las personas que sufren narcolepsia están familiarizados con fármacos como el modafilino, pero en EEUU no hay estudiantes que no lo conozca

Foto: Los fármacos para tratar la narcolepsia se han hecho populares entre los estudiantes. (Corbis)
Los fármacos para tratar la narcolepsia se han hecho populares entre los estudiantes. (Corbis)

En España sólo las personas que sufren narcolepsia –el más severo trastorno del sueño– están familiarizados con fármacos como el modafilino o armodafilino, pero en EEUU y Reino Unido apenas hay estudiantes que no los conozcan. Estos medicamentos, que ya han sido bautizados como “la Viagra para la mente” están siendo utilizados por los universitarios para dormir menos y aumentar su capacidad de concentración.

Aunque se trata de fármacos que sólo pueden adquirirse con receta médica, existe un floreciente mercado negro en los campus estadounidenses y británicos –pioneros siempre en el campo de las drogas– que tiene muy preocupados a las autoridades sanitarias. Según un estudio de la Universidad de Cambridge, al menos en Reino Unido, el 10% de los estudiantes las han tomado alguna vez.

Pero ¿qué hacen exactamente estas drogas? Hasta ahora los testimonios conocidos pertenecían a estudiantes anónimos, que se habían animado a hablar con la prensa, pero Erin Fuchs, redactora de Business Insider, ha contado en primera personalo que ocurre cuando tomas este fármaco. Su médico se lo recetópara tratar elhipersomnio idiopático, un trastorno que te impide descansar correctamente durante la noche lo que provoca una enorme somnolencia durante el día.

El doctor le alertó de que a algunos pacientes el armodafilino –comercializado en EEUU bajo la marca Nuvigil– les ponía “nerviosos”, pero Fuchs decidió probarlo. Ahora se arrepiente.

Un entusiasmo preocupante

Fuchs se tomó su primera pastilla a las 6 de la mañana, después de una noche agitada. Mientras se dirigía al gimnasio empezó a notar que tenía más energía de la norma. “Generalmente en mi clase de ejercicios aeróbicos y pesas de las 6:45 el entrenador me grita para que deje de distraerme y haga las series más rápido”, explica la periodista. “No ese día. Estaba como una moto, levantando pesas más pesadas de lo habitual y haciendo las series a toda pastilla. Me fui a casa para pasear al perro y terminé corriendo con él alrededor de la manzana. Mi estado de ánimo estaba increíblemente amplificado”.

La redactora asegura que nunca había probado la cocaína, pero en algo debía parecerse a esto. “Estoy en la cima del mundo”, escribió Fuchs a una amiga. Su excesivo entusiasmo empezó entonces a preocuparle. “Empecé a notar unnerviosismo incómodo que podría describir como una constante ansiedad de baja intensidad. Mis manos temblaban un poco y podía notar como mi corazón latía. El nerviosismo empezó a disiparse un poco por la tarde, pero cuando me hice una ensalada para comer me di cuenta de que no tenía ganas de echarme la siesta, como siempre tengo”.

Aunque por la tarde Fuchs estaba algo más tranquila, su jefe, con toda la buena intención del mundo, le dirigió una leve crítica que le sentó fatal y llena de ira le gritóa la cara. “Esa no es mi reacción normal a una crítica”, asegura la redactora.

Al llegar a casa el efecto del armodafilino continuaba. Fuchs asegura que suele acostarse a las 9, pero ese día no pudo dormirse hasta las 11 y tuvo que tomarse un par de chupitos de whisky para adormecerse. “Esto podría convertirse en un círculo vicioso”, reconoce.

Una droga extendida en aulas y centros de trabajo

La “viagra para la mente” no es la primera droga que se populariza por sus supuestos efectos para aumentar el rendimiento, estudiando o trabajando, pero su capacidad para aumentar la capacidad cognitiva es mayor que la de las anfetaminas.

Un universitario británico que no quiso revelar su nombre explicó en un reportaje de The Daily Mail que uno de estos fármacos, en este caso el modafilino, le hacía sentir una especie de “visión túnel” que le permitía concretarse por completo en lo que estaba estudiando. “Tu cerebro funcionacomo un ordenadorprocesando información”, asegura. “Puedes estar 12 horas sin levantar la vista de los libros. Estás totalmente concentrado”.

Pero, claro está, no todo es tan perfecto. Los efectos secundarios son notorios y peligrosos. “Después de tomar una pastilla no quería interactuar con nadie, lo que es útil si quieres que nadie te distraiga de los estudios para ir al pub a tomar una pinta”, explica el estudiante. “Pero había días que no podía siquiera comer nada “Sentía que toda mi energía provenía de la pastilla. Tomar esta tuvo un efecto directo en mi relación, pues mi novia notóun cambio en mi comportamiento. Tenía un humor cambiante y estaba muy irritable. Es como si no quisiera tener gente alrededor. Nos peleabamos muchísimo. La pastilla destrozó gran parte de mi vida social”.

La popularización de estos fármacos en el ambiente universitario anglosajón –de momento parece que su uso en España es anecdótico– refleja la enorme paradoja de un sistema educativo cada vez más competitivo. Algunos pensadores, como José Antonio Marina, creen que estas drogas podríancrear un dopaje en las universidades similar al que se da en los ámbitos deportivos: “todo el mundo va a verse obligado a tomarlas para poder competir en igualdad de condiciones”.

La fiesta ha sido siempre el mayor peligro de los estudiantes, pero en los tiempos que corren parece que hay personas para las que el peligro reside en tratar de estudiar demasiado.

En España sólo las personas que sufren narcolepsia –el más severo trastorno del sueño– están familiarizados con fármacos como el modafilino o armodafilino, pero en EEUU y Reino Unido apenas hay estudiantes que no los conozcan. Estos medicamentos, que ya han sido bautizados como “la Viagra para la mente” están siendo utilizados por los universitarios para dormir menos y aumentar su capacidad de concentración.

Universidades Reino Unido Sueño Trabajo José Antonio Marina Sistema educativo Drogas
El redactor recomienda