APRENDE A COMER Y EJERCITARTE

La dieta que cambiará tu cuerpo en cuatro semanas y te deja comer carbohidratos

Una nueva dieta, elaborada por la doctora Michell Storfer y la entrenadora personal Faya Nilsson, promete cambiar tu cuerpo en sólo cuatro semanas, sin eliminar comidas

Foto: El plan de adelgazamiento incluye ejercicios con banda de resistencia elástica. (iStock)
El plan de adelgazamiento incluye ejercicios con banda de resistencia elástica. (iStock)

¿Qué es lo que hace que una dieta sea eficaz? Evidentemente, que te ayude a adelgazar, pero para ello debe ser una dieta que no nos cueste demasiado seguir. Muchas de las dietas milagro se centran en eliminar casi por completo algún grupo de nutrientes, lo que hace que nos cansemos enseguida de ellas, volviendo a comer de todo a la mínima de cambio y sufriendo el consabido efecto rebote.

Una nueva dieta, elaborada por la doctora Michelle Storfer y la entrenadora personal Faya Nilsson, promete cambiar tu cuerpo en sólo cuatro semanas, y llevarlo por la senda de los hábitos saludables para siempre. Pero lo más llamativo de la dieta es que, a diferencia de la mayoría de planes de adelgazamiento con este tipo de reclamos, promete que podrás llevar una alimentación variada y sólo emplear media hora al día para hacer ejercicio.

Incontables horas de entrenamiento infructuoso tienden a acabar con toda la energía que en realidad estás tratando de captar

El quid de la cuestión, aseguran sus autoras, reside en llevar una dieta cómoda, que todo el mundo pueda seguir sin hartarse, y realizar un ejercicio físico que sirva realmente para adelgazar, algo que no siempre ocurre. Estas son sus claves.

Un entrenamiento variado, pero que no nos quita mucho tiempo

Tal como ha explicado Faya Nilsson a The Daily Mail no tiene sentido machacarse horas y horas en el gimnasio sin saber qué tipo de ejercicios estamos realizando y para qué los estamos realizando. “Incontables horas de entrenamiento infructuoso tienden a acabar con toda la energía que en realidad estás tratando de captar”, asegura la entrenadora.

En su opinión, lo ideal es combinar tres días de entrenamiento con nuestro propio cuerpo, un día de estiramientos, un día de entrenamiento interválico de alta intensidad o HIT –que tan de moda se ha puesto últimamente– de 20 minutos y dos días de descanso.

El entrenamiento con nuestro propio cuerpo consiste en una rutina de 30 minutos diaria para la que sólo se necesita una banda de resistencia elástica y, claro está, nuestro propio peso. Se trata de cinco ejercicios –press up + burpees, sentadillas con la banda, lat pulldown, step ups y abdominales–, a los que debemos dedicar sólo un minuto, seguido de dos minutos de descanso al finalizar, en seis repeticiones. 

Como explica Nilsson, este tipo de entrenamiento “es fantástico para fortalecer y esculpir el cuerpo”, pero, además, el incremento en la masa muscular acelerará tu metabolismo aunque estés descansado.

Una dieta pensada para que no pases hambre

La doctora Michelle Storfer, que ha diseñado la dieta del plan de adelgazamiento, tiene claro que lo esencial para que un régimen funcione es que no nos haga pasar hambre, pues de lo contrario nos lo saltaremos. “Una dieta no debe centrarse sólo en qué debe excluirse, es más importante que se centre en lo que se debe incluir”, asegura Storfer. “La eliminación de grupos enteros de alimentos, contar las calorías y las instrucciones complejas hacen que comer se convierta en una tarea y no en un placer. Y el resultado final es inevitable, lo único que pensamos es en cuándo va a acabarse la dieta para poder comer lo que quiera”.

Para adelgazar debemos limitar la ingesta de algunos nutrientes y primar la de otros, pero Storfer cree que ninguno debe eliminarse por completo

Para adelgazar, claro está, debemos limitar la ingesta de algunos nutrientes y primar la de otros, pero Storfer cree que ninguno debe eliminarse por completo. En esta dieta los carbohidratos, por ejemplo, están presentes en todas las comidas, aunque eso si, en su forma no refinada: pan y arroz integral, batata, quinoa…

Storfer anima además a llevar una alimentación mindfulness, que nos permita disfrutar de la experiencia, sin prisas: “Concéntrate en el acto de comer, no engullas. No comas enfrente de la televisión ni el ordenador. Tómate tu tiempo para disfrutar de tu comida y presta atención de verdad a lo que estás comiendo”.

Este es el ejemplo de un menú diario:

Desayuno

Unas gachas de avena con frutas del bosque y café.

Comida

Un sándwich formado por 2 rebanadas de pan integral, 2 lonchas de salmón ahumando (60 gramos), un cuarto de aguacate, un tomate, un zumo de limón.

Merienda

Una manzana o una pera, dos galleta de avena y un té.

Cena

Una ensalada de quinoa con vegetales asados y una ensalada verde aliñada con vinagre balsámico.

Snack

Antes de dormir puedes tomar un chocolate caliente (elaborado con chocolate negro, de al menos el 70%), una pieza de fruta y un té. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios