Así sí: cómo conseguir un vientre plan

Diez sencillos pasos que te ayudarán a reducir la grasa abdominal definitivamente

La grasa abdominal que acumulamos alrededor de nuestra cintura se hace fuerte con los años. Eliminarla de nuestras vidas es más sencillo de lo que crees

Foto: Existen sencillos pasos que puedes seguir en tu día a día y que te ayudarán a reducir tripa y conseguir una cinturita de avispa. (Corbis)
Existen sencillos pasos que puedes seguir en tu día a día y que te ayudarán a reducir tripa y conseguir una cinturita de avispa. (Corbis)

Barriga, michelín, flotador, panza, lorza, tripón… La grasa abdominal que acumulamos alrededor de nuestra cintura tiene muchos nombres y una sola obsesión: eliminarla de nuestras vidas.

Con el paso de los años se hace cada vez más complicado quitarnos esa grasa que, de no frenarla a tiempo, puede tomar proporciones desmesuradas. Además de ser estéticamente desagradables, tienen importantes efectos en nuestra salud a largo plazo.

La acumulación de grasa abdominal puede deberse a diferentes motivos, desde la propia genética, los cambios hormonales o una mala alimentación, hasta el sedentarismo o las malas posturas.

Como explican en 360 Nobs, la única forma de lucir vientre plano y un abdomen liso es manteniendo una dieta y un estilo de vida saludables, pero no tienes por qué cambiar por completo tus hábitos.

Hay pasos que puedes seguir en tu día a día y que te ayudarán a reducir tripa y conseguir una cinturita de avispa

Existen sencillos pasos que puedes seguir en tu día a día y que te ayudarán a reducir tripa y conseguir una cinturita de avispa sin estar atado a una dieta estricta ni una dura tabla de ejercicios.

1. Cuida y mejora la función hepática

El hígado es un órgano vital del sistema digestivo ya que ayuda a la desintoxicación, la síntesis de proteínas y a la producción de sustancias bioquímicas necesarias para la digestión. Es también el encargado de producir la bilis, fundamental para realizar una digestión adecuada y eliminar las grasas sobrantes. Si nuestro hígado no trabaja correctamente, nuestra tripa tenderá a crecer poco a poco. Sin prisa, pero sin pausa, así que cuídalo.

2. Come los alimentos adecuados

La posibilidad de reducir la grasa abdominal depende en un 80% de la alimentación que llevemos. Para que el hígado funcione correctamente tenemos que mantener una dieta sana y equilibrada que incluya los macro y micro nutrientes adecuados. Si no tienes demasiado tiempo de cocinar, trata de tener siempre a mano frutas y verduras para saciar el apetito y evita los alimentos grasos y los hidratos de carbono.

Puedes calcular la cantidad que debes beber multiplicando 35ml por tu peso en kilos. (Corbis)
Puedes calcular la cantidad que debes beber multiplicando 35ml por tu peso en kilos. (Corbis)

3. Bebe mucha agua

La falta de agua en el organismo y la consecuente sensación de sed deriva muchas veces en que el cerebro nos pida consumir alimentos azucarados y grasos. Para lucir un vientre plano es fundamental beber entre un litro y dos de agua al día, aunque depende de nuestro peso y altura. Puedes calcular la cantidad que debes beber multiplicando 35ml por tu peso en kilos. Es decir, si pesas 65 kilos tendrás que beber unos 2.275 ml al día.

4. Haz ejercicio con picos de intensidad

Recientes estudios han demostrado que para reducir la grasa abdominal es mejor compaginar ejercicios relajados con breves minutos de otros intensos y activos que estar durante más tiempo haciendo un ejercicio ligero.

Lo ideal es comer pequeñas raciones de comida a lo largo de todo el día

Es decir, si por ejemplo salimos a correr veinte minutos, lo ideal será ir a un paso ligero y alternarlo con algo de velocidad en sprint y volver a caminar rápido a los pocos minutos. Repetir la carrera rápida varias veces. 

5. Reduce el consumo de azúcar…

No es necesario eliminarlo de nuestras vidas, pero sí hay que reducir el consumo de azúcar diario si queremos rebajar barriga. Evitar los bollos, pasteles y dulces –con altos contenidos en grasas– te resultará más sencillo si buscas alternativas dulces al azúcar como la miel, el azúcar de palma o el extracto de regaliz.

6. …Y también el de sodio

Nadie dice que dejes de salar la comida, pero sí que debes realizar un consumo moderado y tratar de evitar la sal de sodio. Como con el azúcar, puedes buscar sustitutos como las sales marinas, el limón e incluso especias como la pimienta para aderezar tus platos.

7. La vitamina C

La vitamina C es importante para la secreción de la L-Carnitina, una molécula imprescindible para quemar la grasa abdominal. Ésta la puede fabricar nuestro propio cuerpo a partir de esta vitamina C –de ahí la importancia de que no nos falte– así como desde el aminoácido lisina, pero también podemos encontrarla en otros alimentos como la carne.

No comer nada por las mañanas lo único que hace es incrementar la sensación de hambre. (Corbis)
No comer nada por las mañanas lo único que hace es incrementar la sensación de hambre. (Corbis)

8. No te olvides de los alimentos quema grasas

Además de tener tu organismo en buen estado y tu hígado funcionando correctamente, también puedes ayudarte de algunos alimentos que ayudan a quemar grasas de una forma natural como el ajo, la cebolla, el jengibre, el repollo, el tomate y otras especias como la pimienta o la canela.

Consumir un poco de jengibre cada mañana o tomar un vaso de agua tibia con el zumo de medio limón, son sólo dos ejemplos que podemos hacer para ayudar a nuestro metabolismo a quemar grasa.

9. No se saltes el desayuno

Saltarse el desayuno ayuda a perder peso porque así se come menos… ¡Error! Olvida esta creencia generalizada porque no comer nada por las mañanas lo único que hace es incrementar la sensación de hambre e hinchar el abdomen.

Dormir las horas suficientes es fundamental para que nuestro metabolismo esté regulado

Lo ideal es comer pequeñas raciones de comida a lo largo de todo el día para estar saciados y mantener el metabolismo sano. Esta es la verdadera clave para controlar el peso y, de paso, evitar picar entre horas.

10. Duerme bien y suficiente

Esto no quiere decir que el sedentarismo y el estar tirados en el sofá nos ayuden a quitarnos la lorza abdominal, pero dormir las horas suficientes es fundamental para que nuestro metabolismo esté regulado: entre 6 y 8 horas de sueño al día es lo más recomendable.

Además, recientes estudios han encontrado que tener una regularidad en las horas de acostarnos y levantarnos también puede ayudar a evitar que se acumulen grasas en el vientre.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios