el "lobo de wall street" adolescente no existe

La falsa historia del joven que ganó 58 millones "jugando" a la Bolsa

Mohammed Islam inventó una patraña sobre supuesta fortuna sin vaticinar el revuelo mediático que tendría. Ahora lamenta que sus padres renieguen de él

Foto: Mohammed Islam, el lobo de Wall Street adolescente (Instagram mocashmomoney)
Mohammed Islam, el "lobo" de Wall Street adolescente (Instagram mocashmomoney)

Fue proclamado el nuevo  "Lobo de Wall Street" adolescente por la revista New York Magazine, que le dedicó un gran espacio a este joven en una edición especial titulada "Razones para amar Nueva York". Sin embargo, la historia de Mohammed Islam -el chico que había ganado 58 millones de euros "jugando" a la Bolsa en el recreo- era falsa. Él mismo se la inventó y todos los grandes medios de todo el mundo se lo creyeron, desde el Telegraph hasta el New York Post.

Agobiado y espantado por el gran revuelo mediático que había generado esta patraña, inventada por él y su amigo Damir Tulemaganbetov, el chico tuvo que confesar este martes, antes de aparecer en el programa de televisión CNBC, que no era el niño prodigio del que todos hablaban sino que era un farsante al que le había entrado un ataque de pánico después de que las cosas fueran demasiado lejos.

El New York Magazine contaba que todavía no había cumplido los 18 años ni había terminado el instituto pero ya había acumulado una fortuna valorada en más de 58 millones de euros jugando a ser un trader de la Bolsa durante el recreo. Aseguraban que el joven de 17 años e hijo de inmigrantes bengalíes había ganado tanto dinero que incluso invitaba a sus amigos a cenar fuera todos los fines de semana, llegándose a gastar 400 dólares en caviar en el prestigioso restaurante Morimoto de la Décima Avenida.

"Nunca he invertido en Bolsa y no soy rico"

"Se aprende más de las pérdidas que de las ganancias", decía Mohammed, quien admitía sentir una gran pasión por Wall Street desde niño, cuando supuestamente empezó a invertir en Bolsa. Lo cual era falso. "Nunca he invertido en Bolsa y no soy rico", ha tenido que confesar Mohammed Islam al New York Observer.  

El adolescente ha asegurado que sus mentiras habían enfadado tanto a sus padres que incluso ha tenido que pasar la noche en casa de unos amigos para evitar sus continuos reproches. "Mi padre me ha dicho que renegará de mí y mi madre que nunca más hablaría conmigo", comentó el joven quien lamenta que sus padres ya no puedan confiar en él.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios