CUIDA TU "SEGUNDO CEREBRO"

Los 9 alimentos que debes comer si quieres que tu estómago no te dé ningún problema

Todo aquello que pasa por nuestro intestino es importante para nuestro funcionamiento diario e influye de forma determinante en nuestra salud

Foto: No, no es turrón duro, es tempeh. (iStock)
No, no es turrón duro, es tempeh. (iStock)

¿Comemos con cabeza? En El segundo cerebro (Paidós), el periodista y divulgador especializado en nutrición y gastronomía Miguel Ángel Almodóvar Martín explica por qué todo aquello que pasa por nuestro intestino es importante para nuestro funcionamiento diario e influye de forma determinante en nuestra salud. La semana pasada señalamos tres clases de alimentos que debemos controlar en nuestra dieta si queremos adelgazar y mantenernos saludables. Hoy, resumimos el fragmento en el que Almodóvar explica que alimentos debemos potenciar y descubrir.

1. El agar-agar

El agar-agar es una gelatina vegetal de origen marino. Se obtiene de varias especies de algas. Su uso principal es como medio de cultivo en microbiología. Se emplea en cocina como laxante, espesante, gelificante y como agente aclarador de la cerveza.

El agar-agar es una alternativa a la gelatina animal para quienes llevan una alimentación vegetariana. El que se presenta en polvo y copos es el que contiene mayor proporción de fibra natural, por estar más concentrado, y es el más fácil de utilizar en cocina.

2. El arroz integral

El arroz integral conserva el germen íntegro con la capa de salvado que lo envuelve. Tiene más valor nutritivo que el arroz blanco debido a que el salvado contiene muchos elementos como fibra, vitaminas B1 (tiamina), vitaminas B2 (riboflavina), B3 (niacinamida), vitmaina D, hierro, magnesio, calcio y potasio, elementos que se pierden con la molienda a la que es sometido el arroz blanco.

3. El boniato

Esta raíz contiene grandes cantidades de almidón, vitaminas, fibras (celulosa y pectinas) y minerales, y destaca entre estos el contenido de potasio. Posee gran cantidad de fibra digerible, que acelera el tránsito intestinal, previene el cáncer de colon, controla el nivel de glucosa, reduce el nivel de colesterol y produce sensación de saciedad. Su piel y su pulpa poseen antioxidantes, por lo que previene enfermedades cardiacas, la diabetes y el cáncer.

4. El chucrut

El chucrut se prepara haciendo fermentar las hojas del repollo en agua con sal. A su importante aporte de vitamina C hemos de añadir que es muy rica en minerales como el calcio, el hierro, el fósforo, la vitamina B1, la vitamina B2, el magnesio y la vitamina A. Y sólo aporta de 10 a 20 calorías por cada cien gramos.

Gracias a su fermentación, el chucrut es muy rico asimismo en ácido láctico, que es un elemento muy importante para las bacterias del estómago y los intestinos. Como todos los alimentos fermentados tiene un gran efecto remineralizante y depurativo a la vez.

5. El jengibre

El jengibre es muy útil en dispepsias con náuseas y gastritis leve, como quedó demostrado en un estudio publicado por la prestigiosa revista The Lancet. Asimismo, el jengibre es un estimulante del sistema nervioso central y el sistema nervioso autónomo.

6. La leche de cabra

La leche de cabra aporta proteínas de muy buena calidad. En cuanto a vitaminas y minerales destaca en calcio y vitamina D, sustancias esenciales para la formación de huesos que ayudan a prevenir enfermedades como la osteoporosis. También contiene un aporte destacado de vitamina B2 o riboflavina y de vitamina A.

La grasa de la leche de cabra es más digerible que la de vaca, debido a que sus glóbulos o gotitas de grasa son más pequeños y más fácilmente atacable por los jugos digestivos. Esta ventaja la convierte en una buena opción para niños, ancianos y personas que sufren trastornos gástricos.

7. El kéfir

El kéfir, o yogur búlgaro, es un producto lácteo fermentado probiótico, originario del Cáucaso. Su consumo regular palia todas las patologías gastrointestinales, regula el tránsito intestinal, provumente el peristaltismo del intestino, reduce las flatulencias y fomenta un sistema digestivo saludable.

8. La stevia

La stevia es una planta cuyas hojas son ricas en una sustancia llamada esteviósido, que es entre diez y treinta veces más dulce que el azúcar. Regula los niveles de azúcar en sangre, por lo que es muy recomendable para diabéticos o personas con riesgo de padecer diabetes tipo B, reduce la presión arterial y agiliza el funcionamiento del aparato digestivo, actúa favorablemente en casos de ansiedad, es diurética y reduce las grasas en personas obesas o con sobrepeso.

9. El tempeh

El tempeh es un alimento procedente de la fermentación de la soja originario de Indonesia. Se elabora a partir de la soja amarilla parcialmente cocinada, a la que posteriormente se le añade un hongo que lo hace fermentar.

Contiene un 19,5% de proteínas de muy alta calidad. Está libre de colesterol y solo contiene un 7,5% de grasas y la gran mayoría no saturadas. Es muy rico en vitaminas del grupo B, en especial B12. Al ser un fermentado, contiene unas enzimas muy beneficiosas para la digestión. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios