UN DECÁLOGO DE jACK wELCH

Cómo conseguir que no te echen, según uno de los jefes que más gente ha despedido

Jack Welch es uno de los directivos más reputados de EEEU, pero también uno de los más polémicos. Estos son sus consejos para no ser despedido o degradado

Foto: El antiguo ceo de general electric, jack welch, en el world business forum de 2010. (reuters)
El antiguo ceo de general electric, jack welch, en el world business forum de 2010. (reuters)

Jack Welch es uno de los directivos más reputados de Estados Unidos, pero también uno de los más polémicos. Fue CEO de General Electric durante más de 20 años y reestructuró la compañía por completo. Su gestión fue todo un éxito desde el punto de vista económico (logró quintuplicar la facturación de la compañía), pero implementó unos cambios revolucionarios en la gestión del personal que no fueron bien recibidos por sus trabajadores

Bajo el mandato de Welch, GE fue La primera gran empresa que utilizó lo que se conoce como “la curva de la vitalidad”, un método de gestión del personal en el que todos los años se evalúa a los empleandos situándoles en parcelas de rendimiento de tamaño predefinido: si estás en el más bajo y no mejoras en un año eres automáticamente despedido.

En opinión de Welch, que defendió su modelo en un artículo del Wall Street Journal, este método "es la forma más amable de gestionar al personal. A las personas que rinden menos se les da la oportunidad de mejorar, y si no lo consiguen en un año, se les echa”.

Los consejos para no ser despedido del mayor ‘despedidor’

La tesis de Welch es clara: si no demuestras que estás mejorando es que estás empeorando y tu empresa no te necesita. En su opinión, de hecho, la gente a la que le agota trabajar 70 horas a la semana “no es lo suficientemente competente como para realizar las tareas que le han sido asignadas, por lo que se contrató a la persona equivocada”.

Si reconoces entre ellos tus propios comportamientos, haz que tu misión sea cambiarlos, antes de que sea demasiado tarde

Hoy Welch está retirado de la primera línea de la gestión empresarial y se dedica, principalmente, a jugar al golf, mientras disfruta de un plan de retiro de 8 millones de dólares anuales. Pese a esto, de vez en cuando, escribe algún artículo en Linkedin para dar consejos a trabajadores y empresarios. Y en el de esta semana apunta los diez comportamientos que, en su opinión, no pueden exhibir los empleados si no quieren arruinar su carrera.

“Estos diez fallos pueden marcar la diferencia entre progresar en el trabajo o entrar en una espiral descendente”, asegura Welch. “Si reconoces entre ellos tus propios comportamientos, haz que tu misión sea cambiarlos, antes de que sea demasiado tarde”.

1. Fallos en el rendimiento o en los valores

No podemos entregar menos de los que nos piden y no podemos faltar a los valores de la compañía, “ni por exceso ni por defecto”, puntualiza Welch.

2. Resistirse a los cambios

La incapacidad para abrazar nuevas ideas (o requerimientos) puede ser un gran obstáculo para avanzar en una empresa.

3. Quejarse de los problemas, pero no resolverlos

Las empresas no quieren a gente que sólo sepa identificar los problemas, también quiere que se solucionen. La gente que se queja mucho pero no hace nada para arreglar la situación tiene sus días contados en la empresa.

4. Ganarte a tu jefe, pero no a tus compañeros

Como explicaba el profesor de management Adam Grant, la generosidad es el verdadero secreto del éxito laboral. Puedes ser muy pelota, pero sí no eres considerado con tus compañeros tarde o temprano te darán la patada.

5. Preocuparte por tu próximo trabajo y no por el que estás haciendo

Es cierto que la forma más rápida de conseguir un mejor sueldo es cambiar de trabajo, pero sí sólo estás preocupado por cuál será la empresa siguiente que va a pagarte más los directivos acabarán por no fiarse de ti. Los responsables de Recursos Humanos desconfían enormemente de los currículos que muestran demasiados empleos en un pequeño periodo de tiempo, pues pueden indicar una falta de compromiso.

6. Competir por un cargo

Todo el mundo compite tarde o temprano por un puesto, pero trata de ser discreto en tus intenciones. Si tus jefes se ven amenazados podrían desconfiar de ti.

7. Ser demasiado serio

Welch cree que una actitud rígida, sin sentido del humor, puede ser problemática en los entornos laborales. No en vano, Seth Godin, uno de los teóricos del marketing más importantes de nuestro tiempo, tiene claro que las empresas no buscan a gente con talento, buscan a gente con actitud y, más concretamente, a gente que les caiga bien.

8. No saber destacar

El coraje y la convicción son dos cualidades muy valoradas en los entornos laborables. Esto no quiere decir que los directivos vaya a promocionar a la gente demasiado atrevida, pero si a aquellas personas que logran destacar.

9. No tener un sustituto

Lograr un ascenso puede suponer el fin de tu carrera laboral sí, al irte, tus jefes descubren que en tu grupo no hay nadie preparado para ostentar el liderazgo.

10. Ser complaciente

Si dejas de tener ilusión por crecer en el trabajo no sólo no ascenderás: según la visión empresarial que el propio Welch implantó, y que rige en muchas empresas, acabarás en la calle. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios