5 superalimentos para pasar un buen otoño (y reforzar mejor tus defensas)
  1. Alma, Corazón, Vida
PLATOS TRADICIONALES PARA UNA MEJOR SALUD

5 superalimentos para pasar un buen otoño (y reforzar mejor tus defensas)

En la temporada de la lluvia, apetece quedarse acurrucado en casa y disfrutar de alguna comida caliente o de una buena sopa, y de paso, mejorar las defensas

Foto: Cuando hace frío, nuestro organismo siente predilección por las comidas calientes y reconfortantes. (iStock)
Cuando hace frío, nuestro organismo siente predilección por las comidas calientes y reconfortantes. (iStock)

El otoño lleva entre nosotros más de un mes, aunque no lo parezca debido a las agradables temperaturas de las que hemos podido disfrutar en gran parte del país las últimas semanas. Sin embargo, muchos habrán comprobado ya el cambio estacional en sus propias carnes al caer víctimas del consabido resfriado. En la temporada de la lluvia, apetece quedarse acurrucado en casa y disfrutar de alguna comida cliente o de una buena sopa. Algo que, si sabemos cómo, también puede repercutir en nuestra salud y en nuestras defensas, debido a que, por lo general, dichos platos se cocinan con verduras o legumbres con un alto contenido en antioxidantes y otros nutrientes. A continuación presentamos cinco alimentos muy tradicionales pero que jamás deberíamos eliminar de nuestra dieta.

Chocolate caliente

Una de las bebidas más reconfortantes y tan típicamente españolas, que no sólo son una dulce alternativa a la tableta habitual sino que durante mucho tiempo han sido la excusa para la ocasional reunión social vespertina. Como explica el profesor de nutrición de la Universidad de California Louis E. Grivetti en su libro Chocolate: History, Culture and Heritage (Wiley), el cacao se utilizaba en un pasado para tratar el sistema nervioso y digestivo, e incluso, en algunos casos, como afrodisiaco. No hace falta remontarse a tiempos pasados: un estudio publicado en Neurology el pasado año señalaba que no una, sino dos tazas de chocolate caliente diarias, mejoran el funcionamiento cerebral entre las personas mayores. Algo que corroboró otra investigación realizada en la Universidad de L’Aquila en Italia, el cacao retrasa el deterioro cognitivo gracias a la alta presencia de flavonoides. Otro estudio añadió que el chocolate podía mejorar la presión sanguínea y evitar la resistencia a la insulina. En el chocolate podemos encontrar vitaminas A, B, C y E, así como calcio, zinc, potasio, fósforo, hierro y magnesio.

Judías pintas

Casi nadie incluiría nuestras queridas alubias en la lista de superalimentos de moda, pero estas proporcionan un gran número de nutrientes, especialmente, el hierro y el cobre, así como fósforo y vitamina B1 y B9 (y, además, se trata de una comida baja en colesterol). Debido a ello, es un buen alimento para mantener nuestros huesos y dientes sanos, la fibra favorece el tránsito intestinal y el potasio, a una buena circulación de la sangre. El zinc que se encuentra en las judías y en otros alimentos como las nueces, la leche, el pescado o el pollo contribuye a reforzar nuestro sistema inmunitario. Eso sí, tiene una conocida contrapartida, y es que puede producir flatulencia.

Coles de Bruselas

Una importante fuente de vitamina A –que mejora la visión y la salud de la piel, aunque en menor grado que en las zanahorias y las espinacas– y de vitamina C, que reduce la duración de los síntomas del resfriado común, como explicó una investigación publicada en el Cochrane Database of Systemic Reviews. Además, las coles contienen un alto nivel de ácido fólico, importante para la formación de huesos y la prevención de enfermedades cardiacas o de algunos tipos de cáncer. Se trata de un alimento ideal para esta época puesto que, aunque se pueden encontrar durante todo el año, son frutas de otoño e invierno.

Manzana al horno

Quizá el sabor refrescante de la manzana no sea lo que más os apetezca en invierno, así que podemos plantearnos comerla al horno, ideal para personas con problemas estomacales puesto que se digiere rápidamente. Es muy rica en pectina, un tipo de fibra soluble que ayuda a regular le intestino. Simplemente, hay que recordar no deshacerse de la piel, puesto que es donde se encuentra la mayor concentración de fibra. En muchos casos, la mañana puede ser cocinada con canela, que también tiene cualidades antioxidantes.

Puré

Este plato puede preparase con muchas verduras, por ejemplo, el calabacín y la zanahoria. La zanahoria no sólo absorbe una gran cantidad de nutrientes y de minerales, sino que además tiene importantes propiedades antioxidantes y, gracias a sus altos niveles de vitamina A, como bien sabe la cultura popular, ayuda a combatir las enfermedades oculares. Por su parte, el calabacín es alto en fibra y bajo en calorías. Muy a menudo, los niños no disfrutan tomando las verduras frescas, por lo que puede ser buena idea presentarlas en forma de puré.

La felicidad se demuestra andando Leche
El redactor recomienda