unidos por la misma enfermedad

Carlos Sobera y Bea García: “La diabetes nunca nos ha condicionado”

Ambos comparten la manera de enfrentarse a una enfermedad que les fue diagnosticada a ambos con edades muy diferentes. 10 y 51 años respectivamente

Carlos Sobera y Bea García, presentador y atleta, no se conocían hasta que da inicio esta charla con ellos. Aparentemente, no tienen nada en común y no pueden ser más distintos. Uno es un emblema de los concursos televisivos españoles y un actor con más registros de lo que da a entender su innegable vis cómica. La otra, es una deportista joven que se enfrenta a un próximo reto, la última carrera de la 4desert, siendo la primera diabética en hacerlo.

Justamente eso es lo que Sobera y García comparten, la manera de enfrentarse a una enfermedad que les fue diagnosticada a ambos con edades muy distintas. A él con 51 y  a ella 10 años. Vanitatis los une a ambos en esta entrevista en la que sacan varios intereses comunes entre los que también está, obviamente, la televisión.

Ella la hace en TV3 y él, cuando el teatro y la obra teatral El ministro le dejan. De hecho, Sobera ha presentado programas ya míticos como Atrapa un millón o Los mejores años de nuestra vida. “Yo soy diabético tipo 2 precisamente porque en el año 2010 2011 estuve haciendo a la vez Atrapa a un millón, La Guerra de los Rose y otro programa en Euskal Televista, y eso hace que tengas que pasar veinte días fuera de casa y viajar, coger trenes coches, llegar estresado a los sitios…”.

Carlos Sobera y Beatriz García en el Hotel de las Letras.
Carlos Sobera y Beatriz García en el Hotel de las Letras.

A él le asustó descubrir que era diabético tipo 2, pero cree que la enfermedad también ha ayudado a que, paradójicamente, le mejore la vida. “Yo solía estar veinte días por ahí sin pasar por casa por trabajo, de aquí para allá. Eso implica comer dulces, pinchos de tortilla, ensaladilla rusa, pan… Unido al estrés, que es un factor bastante importante, te lleva a la diabetes. En el fondo, me vino bien porque me vi obligado a perder peso, a tener una rutina de ejercicio, físicamente me encuentro genial”.

No es una sentencia de muerte, es una enfermedad crónica que no tiene por qué afectar a tu vida normal

García también parece llevarlo con aplomo desde que era una niña, aunque su familia trata de protegerla cuando se enfrenta a algún reto que entre en conflicto con su diabetes. Por ejemplo, la 4desert: “Son siete días sobreviviendo con lo que llevas en la mochila. La gente me decía: “¿vas a sufrir?”. Es una filosofía de vida, de poder ir a cuatro partes del planeta con corredores de todo el mundo. Tus padres lo pasan mal también porque estás fuera de un área de seguridad, porque allí tienen un hospital a tres o cuatro o cinco horas”.

Sobera se encuentra ahora mismo en un momento prolífico de su carrera. El ministro es la obra que ocupa su tiempo ahora, antes de que vuelvan las agotadoras grabaciones de televisión. Entre las tablas y la pequeña pantalla tiene claro que no prevalecería una sobre otra: “El concurso me parece el mejor de los formatos. Es el único en el que el presentador puede ser divertido, espontáneo e improvisar. Esto no lo puede hacer ni Wyoming en su programa. El concurso es así, una mecánica con personas que no conoces, que no sabes por dónde van a salir y que te obligan a dar lo mejor de ti mismo”.

Puesto que la televisión es el otro gran nexo de unión entre Bea y Carlos, ¿Qué pensarían si algún ejecutivo les ofreciese hacer juntos un programa de salud? “Nos encantaría porque tenemos la misma filosofía con respecto a la diabetes, por ejemplo”, dice Bea.

Siguiente y gran punto en común entre ambos: la alegría producida por dedicarse a aquello que les gusta por encima de cualquier impedimento. “Espero seguir compitiendo durante muchos más años, quizá no al mismo nivel pero quiero seguir haciéndolo. De hecho, el atletismo a larga distancia es un deporte asociado a la gente mayor. Hay que transmitir a la gente que es un deporte muy chulo aunque aquí no se vea mucho. Somos un país pequeño pero tenemos buenos deportistas en todas las disciplinas”, nos comenta Bea.

Sobera también está encantado con lo laboral porque ahora no sólo se cuida más para sobrellevarlo, sino que ese cuidado le hace llevar mejor los vaivenes del teatro, en el que se encuentra inmerso actualmente: “Es el único lugar del mundo en el que estás solo pero tienes la sensación de poderío que te da estar frente al público. En televisión hay cortes, tecnicismos y mil cosas que desvirtúan un poco el proceso. Pero me quedo también con la tele”.

Ambos coinciden también en lanzar un mensaje de tranquilidad a aquellos que acaban de ser diagnosticados con diabetes, sea del tipo que sea: “Diría que no se asusten, que no es una sentencia de muerte. Es una enfermedad crónica que no tiene por qué afectar a tu vida normal”. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios