Esto es 'fidelizar' al cliente: el restaurante chino que echaba opio a sus tallarines
  1. Alma, Corazón, Vida
SU PROPIETARIO HA SIDO DETENIDO

Esto es 'fidelizar' al cliente: el restaurante chino que echaba opio a sus tallarines

Crear parroquia es el secreto del éxito de todo restaurante, pero hay quién se lo toma demasiado a pecho. En Zhang tenían una receta que no fallaba

Foto: La comida puede ser aditiva, pero no tanto como si lleva droga. (Reuters)
La comida puede ser aditiva, pero no tanto como si lleva droga. (Reuters)

Todo empresario de la hostelería busca dar un buen servicio al clientepara que este repita. No en vano, crear parroquia es el secreto del éxito de todo bar y restaurante. Algunos establecimientos se especializan en servirbuenas tapas, otros ofrecen la bebida muy barata y, en la mayoría, tratan de dar un trato cercano, para que el cliente se sienta como en casa. Pero hay quien prefiere una forma más directa de fidelizar al cliente.

Como ha informado el diario chino Hua Shang, el propietario de un restaurante chino de la provincia de Shaanxi (en el norte del país)ha sido detenido por condimentar sus tallarines con opio, para que sus comensales se engancharan al plato y volvieran al establecimiento.

El empresario ha confesado a la policía que compró dos kilos de brotes de amapola en agosto (por unos 77 euros) y con ellos elaboró un polvo que añadía a los tallarines. El restaurante, que llevaba por nombre Zhang, estuvo sirviendo sus “tallarines de la casa” desde entonces. Y sólo una carambola del destino acabó con su estrategia de convertir a todos sus clientes en yonquis de los noodles.

Drogadicto sin saberlo

Tras acudir al restaurante, un comensal, de nombre Liu Juyou, fue detenido en un control rutinario de tráfico, en el que le hicieron una prueba de drogas. Su sorpresa fue mayúscula cuando los policías le indicaron que había dado positivo en opio. El joven de 26 años aseguró a los agentes que él no se había drogado en la vida. Estos, claro está, no le creyeron una coma.

Juyou paso dos semanas en el calabozo, pero al salir de este, convencido de que el popular restaurante al que solía acudir tenía algo que ver, convenció a su familia para probar los tallarines y, después, pasar un control de drogas. Después de ver los resultados positivos, Juyou los compartió con la policía y empezaron a investigar al restaurante.

Tras realizar una redada en el restaurante los agentes comprobaron que, en efecto, el propietario condimentaba los tallarines con pequeñas cantidades de opio que, a la larga, habrían tenido un efecto adictivo en los comensales.

Después de conocer la detención del propietario del restaurante, el joven chino, que pasó 15 días en los calabozos,tratóde poner un recurso en contra de su encarcelación, pero la policía lo desestimo: su prioridad era detectar las drogas y castigar a los usuarios, el cómo accedieran ellos a las sustancias no era su problema.

Noticias de China Drogas Alimentación Weird news
El redactor recomienda