PERSONAS CON LAS QUE NUNCA DEBES SALIR

Las 6 combinaciones letales de personalidades tóxicas en una pareja

Estas seis combinaciones son tan peligrosas que muchas veces desembocan en violencia física incluso en alguna muerte, así que es mejor tomar nota

Foto: Las parejas tóxicas pueden llegar incluso a emplear la violencia física. (Corbis)
Las parejas tóxicas pueden llegar incluso a emplear la violencia física. (Corbis)

En el libro Hombres tóxicos. Diez maneras de identificar, tratar y recuperarse de los hombres que nos hacen la vida imposible (Paidós), la doctora especialista en comunicación Lillian Glass ayuda al lector a identificar a esos individuos tóxicos de los que ya habló con anterioridad en el superventas Relaciones tóxicas, y que define como “personas negativas que nos arrebatan nuestra paciencia, nuestra salud mental y que, a la larga, perjudican seriamente nuestra vida”.

En aquel volumen, Glass identificaba varios tipos de personas tóxicas, entre las que se contaban el culpabilizador, el envidioso, el criticón, el agresivo verbal, el falso, el psicópata, el mediocre, el cotilla, el jefe autoritario, el neurótico, el manipulador, el orgulloso y el quejica. En uno de los apartados de su nuevo libro, que reproducimos sintetizado a continuación, Glass trata de identificar el tipo de combinaciones de personalidades tóxicas que son letales para una pareja.

Aunque algunas combinaciones de personalidades pueden llevarse relativamente bien, a otras les sucederá justo lo contrario. Debido a los atributos concretos de ambos tipos, la combinación será muy explosiva y peligrosa, tanto para una relación personal como para una colaboración empresarial.

Estas seis combinaciones son tan peligrosas que muchas veces desembocan en violencia física, incluso en alguna muerte, así que toma nota. A continuación voy a dar detalles específicos de cada una de ellas.

1. El obseso del control y el volcán pasivo-agresivo engañosamente tranquilo

Alguien con una personalidad explosiva muy fuerte y que tiene tendencia a mandar y a controlar a los demás es una pareja horrible para una persona que permanece en silencio mientras se lo va guardando todo y alimenta sentimientos negativos hasta que ya no puede más y estalla emocionalmente. Ambos se volverán muy vengativos y acabarán destruyéndose el uno al otro.

2. El obseso del control y otro obseso del control

Dos obsesos del control compitiendo por el poder en una relación, personal o profesional, crean una combinación mortífera. En una situación profesional, estas personalidades tan parecidas nunca lograrán nada ni conseguirán ser productivas, a menos que una de ellas se vuelva más flexible. Si ninguno de los dos cede, se llegará a una situación de empate y no se podrá hacer nada. Ambos se sentirán frustrados por culpa del otro y nunca funcionará.

3. El narcisista egocéntrico y el congelador emocional

Si juntas a un narcisista egocéntrico y un congelador emocional la relación no va a funcionar. El narcisista estará siempre haciendo todo lo que pueda para llamar la atención del congelador emocional, pero el congelador no dejará de ignorarle y no le proporcionará la atención constante que el narcisista necesita para existir. Cuanto más emocional y más reactivo se muestre el narcisista, más distante se mostrará el congelador. Esta combinación es especialmente peligrosa y letal porque el narcisista puede llegar al extremo de volverse violento con el congelador emocional solo para conseguir arrancarle una reacción.

4. El espantapájaros débil y sin iniciativa y el sabelotodo arrogante y presuntuoso

Esta combinación tóxica es una de las más comunes, y también de las más letales. Es la de la típica mujer joven, tímida, que tiene miedo de hacer algo mal, que es incapaz de reivindicarse a sí misma y que se muestra insegura e indefensa, casada con un hombre brillante, con éxito, conocedor de la vida, con una gran autoconfianza, uno de esos hombres que suelen hacerse cargo de todo y que, o tiene un gran potencial, o ya está económicamente bien establecido. Es el típico síndrome de Cenicienta, la Bella Durmiente o Blancanieves, en el que el guapo príncipe rescata a la insegura damisela y la lleva con él a su mundo maravilloso.

Si tú le dedicas todo tu ser a un hombre y después él te deja tirada, sin ningún tipo de consideración ni respeto hacia ti, acabarás sintiéndote perdida y desesperada. Intenta evitar esta situación manteniendo tu propia identidad y el control sobre tu propia vida.

5. El narcisista egocéntrico y el mentiroso seductor

Si alguien sólo está centrado en sí mismo, cree que el mundo gira a su alrededor. Así que si su pareja mentirosa, seductora, manipulara e infiel le da un baño de realidad engañándole,  los resultados pueden ser trágicos. Este emparejamiento de personalidades suele acabar con una de las partes cometiendo un “crimen pasional”, normalmente resultado de una infidelidad, aunque también puede producirse el crimen si una parte se siente desairada, manipulada o si cree que se han aprovechado de él o ella de alguna forma.

6. El sociopsicópata y cualquiera

No juegues con un sociospsicópata; nunca vas a ganar y puede que te cuesta la vida. Las cosas nunca van a cambiar con un sociopsicópata, no importa lo rico, lo poderoso o lo famoso que sea. Pero si un sociopsicópata es rico, famoso y poderoso puede que todo eso te ciegue. La gente a veces se niega a aceptar que alguien así pueda tener ese tipo de personalidad. Pero si prefieres meter la cabeza debajo del ala e ignorarlo, estarás poniendo en riesgo tu bienestar físico, emocional y financiero. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios